Uno de los lugares más prometedores dentro del Sistema Solar para encontrar vida es Titán, la luna de Saturno. Aunque una nueva investigación sugiere que existe peligro de que esta colisione con su planeta o de que termine por ser expulsada de nuestro sistema. En este último caso, separaría su trayectoria del gaseoso anillado para terminar vagando por el vasto y desolado espacio cósmico.

Los expertos del Centro Nacional Francés de Investigación Científica quienes han seguido de cerca las trayectorias de Titán, dicen que el final del satélite saturnino dependerá en gran medida de cómo evolucione la gran influencia que tiene sobre el ángulo de inclinación del planeta anillado. También depende de si su lenta pero continua separación hacia el exterior es capaz de vencer la gravedad que Saturno ejerce sobre ella.

Titán escapa de Saturno lentamente 

Titán ha estado alejándose constantemente de Saturno, a una razón de 11 centímetros por año. Y aunque no es un fenómeno extraño, por ejemplo, la Luna se ha ido separando de la Tierra al menos cuatro centímetros por año, el caso de Titán es especial. A medida que la órbita de Titán se aleja de Saturno, también afecta la rotación del gigante gaseoso lo que ocasiona que oscile más rápido sobre su propio eje. Esta incidencia en el movimiento de Saturno sólo puede traducirse de una manera; aunque lenta pero inexorablemente, el planeta anillado se inclina cada vez más.

saturno y luna titán

Si el satélite saturnino que por cierto es el segundo más grande de todo el Sistema Solar, continúa migrando a esta velocidad, Saturno cambiará por completo su eje de rotación, dice Melaine Saillenfest, autora principal de la investigación. Saillenfest junto con su equipo de trabajo, han realizado una serie de simulaciones y descubrieron que de continuar de esta forma, Saturno alcanzará una inclinación de 90°. Es decir que el planeta anillado rotaría completamente perpendicular al plano en el que orbita alrededor del Sol.

Una cuestión similar ocurre con Urano que tiene una inclinación de 98°, característica que ha sorprendido a los astrónomos desde hace décadas. Con anterioridad se había predicho que tal eje podría ser el resultado de colisiones que desviaron su rotación. Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que la separación de una luna podrá haber ocasionado tal cosa. Justo como está sucediendo con Titán y Saturno.

El destino de Titán

Pero lo que suceda con el eje de rotación de Saturno es tan sólo uno de los aspectos en este proceso. Si Titán termina por vencer la gravedad ejercida por su planeta anillado, entonces los investigadores predicen que podrían ocurrir dos escenarios. El primero es que la luna termine por ser eyectada de su trayectoria y comenzaría a vagar por el desolado espacio. El segundo es que no, por el contrario, terminé siendo devorada por Saturno mismo.

titán luna saturno

Como quiera que sea este proceso tardaría miles de millones de años en concluirse. Y aunque es probable que la humanidad ya no esté aquí para observarlo, esta nueva información nos da pistas sobre otros planetas en nuestro sistema. Tal como es el caso de Urano y su inusual eje de rotación.

Referencias: Saillenfest, M. Lari, G. (2021). Future destabilisation of Titan as a result of Saturn’s tilting. Astronomy and Astrophysics. DOI