Tesla es quizá el más grande inventor que la humanidad haya visto surgir. Con sus ideas revolucionarias vino a crear los cimientos de lo que ahora es la tecnología moderna. Aunque alrededor de él también existen grandes misterios que siguen vigentes hasta nuestras fechas. Uno de ellos es el llamado Rayo de la Muerte, con el que Nikola Tesla aseguró sería posible realizar ataques a kilómetros de distancia. Pero, ¿realmente existió?

En la década de 1930, Tesla ya era un inventor consolidado con sus avances eléctricos. El joven inmigrante serbio que a finales de la década del siglo XIX había diversificado la transmisión de energía inalámbrica y de radio, ahora de edad avanzada, deambulaba entre los hoteles de Manhattan. Entre sus inventos anteriores se incluían la Estación Experimental Tesla en Colorado y la Torre Wardenclyffe o Torre Tesla, en la costa este de Estados Unidos. Un proyecto sumamente ambicioso con el que demostró la transmisión inalámbrica energética.

nikola tesla rayo de la muerte
Moham Mesh

No es de sorprenderse que sus demás inventos pudieran alcanzar grandes dimensiones. La mente de este creador tenía el poder de mirar mucho más allá que cualquier pensamiento convencional. Por esta razón, cuando en 1930, un Tesla ya anciano comenzó a hablar de un proyecto aún más ambicioso, la gente volteó a prestar atención.  

El mismo Tesla anunció lo que más tarde se conoció como ‘El Rayo de la Muerte’, como un arma capaz de destruir todo a cientos de kilómetros a la redonda. “Mi invento requiere de una gran instalación, pero una vez establecida, es posible destruir todo lo que esté en un radio de 322 km, ya sean hombres o máquinas”, dijo en la revista Liberty Magazine.

¿El Rayo de la Muerte realmente existió?

A principios de 1939, la salud de Tesla estaba ya bastante deteriorada y el 8 de enero de ese año se le encontró muerto en su habitación de hotel. En aquel entonces el gobierno de los Estados Unidos no sabía si el Rayo de la Muerte era real o sólo eran ideas que el inventor no llegar a concluir. Sin embargo, era un tema sumamente relevante ya que eran épocas de guerra y el temor a que los alemanes pudieran tener acceso a esta tecnología, ponía en riesgo la victoria sobre El Eje. Por esta razón, decidieron confiscar los papeles del fallecido Tesla y sus pertenencias.

nikola tesla rayo de la muerte

No encontraron entre las pertenencias y los papeles, bases sólidas para afirmar que el Rayo de la Muerte de Tesla realmente existió. Por el contrario, según el físico encargado de inspeccionar los artículos confiscados por el FBI, se trató sólo de una situación de naturaleza “especulativa, filosófica y promocional”. Además de que no incluía “principios o métodos sólidos y viables”.

Sin embargo, muchos medios han citado el especial interés del FBI por encontrar evidencia sólida de que el Rayo de la Muerte realmente existió, sobre todo tratándose de Nikola Tesla, el inventor más grande del siglo. Pero hasta la fecha el artefacto sigue siendo un misterio y es considerado por muchos como un mito, una idea desesperada de Tesla. Aunque, al tratarse de las palabras de una de las mentes más grandes de la historia, hace que la posibilidad de su existencia siga abierta a la duda.