Hoy en día es muy natural utilizar la palabra evolución para referirse a los cambios que el entorno ha propiciado en las especies a lo largo de los millones de años. Sin embargo, anteriormente la comprensión de la vida era muy distinta y la evolución no figuraba en el escenario. La selección natural y la evolución de la vida, se entendieron hasta que Charles Darwin viniera a romper con todo lo que se creía a través de su libro El Origen de las Especies, cuya publicación fue un 24 de noviembre de 1859.

Para llegar a la comprensión del Origen de las Especies antes hay que hacer un recorrido por las diversas teorías naturalistas que han surgido a lo largo del tiempo. No siempre se miró a la evolución como parte de la ecuación, sino que curiosamente las teorías también fueron evolucionando hasta llegar a su punto más álgido con Charles Darwin.

A lo largo de la historia de la ciencia han surgido distintas teorías que vale la pena traer a colación para comprender cómo es que Darwin revolucionó para siempre la manera en que los naturalistas observan el desarrollo de la vida.

charles darwin origen especies

Del fijismo al evolucionismo

El recorrido entre las principales teorías puede dividirse básicamente en dos tipos: las teorías fijistas y las evolucionistas. Las primeras se basan en la premisa de que las especies han existido desde su origen en la forma en que las observamos ahora. Es decir, que no han existido cambios a lo largo de los millones de años y que, por el contrario, las especies han permanecido estáticas todo el tiempo.

Una de las principales teorías fijistas es la del catastrofismo que surgió como una consecuencia de la aparición de fósiles que demostraban que las especies del pasado fueron distintas a las de ahora. El catastrofismo sugiere que las especies han aparecido en determinadas eras de la Tierra con su forma característica que mantienen sin cambios durante periodos de tiempo largos. Sin embargo, luego son presas de alguna catástrofe equis que acaba con ellas, para luego surgir nuevas especies con otras características.

  • Carlos Linneo (1707-1778): Se consolida el fijismo de manera académica.
  • Finales del siglo XVIII: Surge el catastrofismo.

Las teorías fijistas no tienen mucho soporte científico y han sido rechazadas por la mayoría de la comunidad científica. Sobre todo, por la paleontología que constantemente encuentra evidencia fósil de la evolución de las especies.

Evolucionismo

Las teorías evolucionistas han existido desde antes de las fijistas, cuando en la Antigua Grecia se creía que las especies evolucionaban a lo largo de los años. Sin embargo, no se consolidaron como teorías sino como ideas para mirar y entender la realidad natural. Su llegada hasta los libros de biología y su consolidación académica llegó hasta principios del siglo XIX, gracias al reconocido naturalista Jean-Baptiste Pierre Antoine de Monet Chevalier de Lamarck.

  • Antigua Grecia: Se considera el evolucionismo como parte de la naturaleza.
  • Finales de siglo XIX: Lamarck introduce la primera teoría evolucionista coherente.

La teoría lamarckista defiende la evolución de las especies a través de cuatro premisas importantes:

  1. Los organismos se ven obligados a evolucionar por los cambios del entorno.
  2. Los cambios del entorno generan prioritario de ciertos órganos, así como el deterioro de otros.
  3. Como consecuencia está el surgimiento de órganos especializados.
  4. Estas características se heredan a los sucesores posibilitando la evolución.

En su momento, Lamarck cambió las perspectivas naturalistas y abrió brecha para que nuevas ideas ayudarán a comprender cómo es que las especies desarrollaron las características intrínsecas de cada una. Aunque hoy en día su teoría se ha desestimado debido a que se ha comprobado que muchos caracteres adquiridos no son heredados.

Charles Darwin y El Origen de las Especies

A mediados del siglo XIX entró en escena la teoría de la selección natural cuando Charles Robert Darwin y Alfred Russel Wallace presentaron una nueva teoría de la evolución. Curiosamente ambos investigadores llegaron a la misma conclusión pero de manera independiente.

charles darwin el origen de las especies

Las premisas principales que Darwin postulara en su célebre libro ‘El Origen de las Especies’ son tres:

  1. Los rasgos sujetos a selección deben ser heredables.
  2. Naturalmente se produce una mayor descendencia de la que puede subsistir. Por lo tanto, sólo los más exitosos pueden reproducirse en esta lucha por la supervivencia
  3. Los ejemplares descendientes son distintos a los progenitores, ya que heredan rasgos de ambos.

La repetición sempiterna de estas tres premisas estipuladas por Charles Darwin, da como resultado el origen de las especies. Así como la evolución de estas hasta alcanzar las características y rasgos intrínsecos de cada una. Y aunque puede parecer ahora una teoría más que estudiada, nos sigue dando para comprender casos interesantes que se dan en el entorno natural.

Charles Darwin siempre tuvo una visión perspicaz para observar la naturaleza. Incluso en nuestros días, teorías lanzadas por él que no estaban del todo confirmadas se han ido comprobando poco a poco conforme la tecnología de investigación avanza. Gracias a él ahora comprendemos cómo es que la biodiversidad llegó a tan álgido punto y por qué es que se suscitó de esa manera.