Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

SCI-INNOVACIÓN

Titán, la luna de Saturno donde llueve metano

Por: Ecoo sfera9 de marzo de 2022

A pesar de que el Sistema Solar únicamente posee 8 planetas mayores, es un complejo repleto de interesantes cuerpos estelares. No sólo los planetas son objetos de estudio por parte de los astrofísicos, sino que existen también decenas de planetas menores y lunas que giran en torno a ellos. Una de las lunas más inhóspitas de nuestro vecindario cósmico es sin duda Titán, uno de los tantos satélites naturales de Saturno en donde llueve metano.

Gracias a los grandes telescopios espaciales como el Hubble y las sondas que exploran el espacio, hoy en día poseemos más información de la composición de Titán. Se sabe que su superficie está compuesta primordialmente por nitrógeno molecular hasta en un 90% aproximadamente un 5% de metano. Pero además, su troposfera que es la capa interior de la atmósfera titánica, tiene características asombrosas. Ahí el metano se encuentra cercano a su punto triple, es decir, que los estados sólido, líquido y gaseoso, pueden coexistir.

En consecuencia, los fenómenos meteorológicos que se suscitan en Titán son impresionantes. Tanto las precipitaciones como evaporaciones y probablemente el criovulcanismo, liberan metano en grandes cantidades desde la superficie hacia la atmósfera. Algo muy similar a lo que ocurre en el planeta Tierra, salvo que en nuestra burbuja biológica el elemento estrella es el agua. En cambio en Titán, la peligrosidad se eleva enormemente pues es metano el que puede caer desde las alturas o bien, evaporarse desde la superficie.

Un mundo gélido

En lo que sí no se parecen en nada nuestro hogar y la luna saturnina, es que la Tierra tiene temperaturas más templadas. Contrario a Titán que alcanza los 180 grados bajo cero, que se encrudecen todavía más gracias a la poca radiación solar que le llega y los gases de efecto invernadero que preservan las bajas temperaturas.

Gracias a la sonda Huygens de la ESA que descendió sobre la superficie de Titán, se sabe que existieron formaciones de ríos y lagos que dependen de las estaciones del año. La luna saturnina al igual que la Tierra, transcurre por diferentes estaciones meteorológicas que propician que existan lagos principalmente en los polos lunares de hasta 100 mil kilómetros cuadrados.

Un día en Titán equivale a 15.9 días terrestres y cada estación meteorológica tiene una duración de 2,687 días terrestres lo que equivale aproximadamente a 7.4 años. Es por esto que los científicos saben que la dinámica atmosférica del satélite está en constante cambio, pues sus periodos de estaciones son sumamente largos. Se sabe que existen temporadas en donde las formaciones nubosas alcanzan su punto más álgido.

En 2008, según los registros de los observatorios, existió un fenómeno de crecimiento abrupto de cumulonimbus que alcanzaron hasta 25 kilómetros de longitud. Las cumulonimbus son un tipo de nubes que también se forman en la Tierra y que son señal de lluvias torrenciales. Es por esto que los científicos se preguntan si ocurrieron tormentas de metano en aquel entonces en Titán, pregunta que sigue en el aire ya que no se pudo observar la lluvia en tiempo real.

Aunque con sus grandes diferencias, la Tierra y Titán guardan similitudes asombrosas. Cada una a su ritmo y con sus propias características, pero que pueden equipararse entre ellas. El Sistema Solar simplemente es asombroso, un lugar en el que aún nos queda mucho por explorar.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: