PUBLICIDAD

SCI-INNOVACIÓN

Restos de cohete chino se estrellan en el océano de manera descontrolada

Los restos del cohete Long March 5B de la agencia espacial china, finalmente han caído de manera descontrolada sobre el Océano Pacífico. La nave de 25 toneladas de peso, llevó el último modulo de la estación espacial que China está instalando en el espacio. Pero el cohete no fue diseñado para reingresar a la Tierra de manera segura y ha levantado una serie de controversias en todo el mundo.

Se tenía previsto según los escasos datos con los que se contaba, que el Long March 5B, propiedad de la Administración Espacial Nacional China, se estrellara en algún lugar desconocido de la Tierra, el 5 de noviembre. Sin embargo, se trataba solamente de aproximaciones ya que la agencia espacial del gigante asiático no ha sido transparente con sus actividades aeroespaciales.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Durante la larga espera por el reingreso del cohete, la preocupación sobre una posible colisión con asentamientos humanos o incluso la interferencia con vuelos, puso en alerta a los espacios aéreos del mundo. Llego al grado que los Controladores Aéreos de España, dictaminaron un cierre ‘Rate 0′ para determinados espacios aéreos del país, que es el protocolo activado al detectar una amenaza en los aires.

Finalmente los restos del cohete de 25 toneladas reingresaron a la atmósfera terrestre sobre el centro-sur del Océano Pacífico, durante el 4 de noviembre a las 4:01 am MDT/10:01 UTC. Así lo dio a conocer la cuenta oficial de Twitter del Comando Espacial de los Estados Unidos. Se estrellaron contra el océano sin dejar consecuencia alguna para los humanos, aunque hay que puntualizar que del ecosistema no puede decirse lo mismo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Más tarde, el Comando Espacial de los Estados Unidos, emitió una actualización sobre la situación. Confirmó un segundo reingreso de escombros del Long March 5B, esta vez sobre la región nororiental del Océano Pacífico a las 4:06 am MDT/10:06 UTC.

Sin leyes que regulen lo reingresos

Esta es la cuarta vez que China envía un cohete sin un sistema de reingreso controlado, argumentando las pocas probabilidades de que los escombros colisionen peligrosamente con asentamientos humanos. Sin embargo, el resto de agencias espaciales ha emitido su preocupación sobre la actividad aeroespacial de China.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Long March 5B fue diseñado sin un propulsor de reingreso atmosférico, por lo que no hay manera de prever el sitio exacto en dónde colisionará. Se le uso para poner en órbita el módulo de laboratorio llamado Mengtian, que formará parte de la estación espacial que el país asiático se ha propuesto armar en órbita.

Desafortunadamente no existe un acuerdo internacional que regule este tipo de reingresos de naves espaciales y China especialmente, ha mostrado una postura desafiante a los demás países con su falta de transparencia. “La realidad es que no hay leyes reales, tratados, a nivel internacional que rijan lo que se le permite hacer en términos de reingreso”, expresa Marlon Sorge, director ejecutivo del Centro de Estudios de Desechos Orbitales y de Reentrada de The Aerospace Corporation. “Entonces, en realidad no existe una forma legal directa de controlar lo que sucede a nivel internacional”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La Administración Espacial Nacional China tiene planeados al menos seis lanzamientos más para el cohete Gran Marcha 5B, el primero de ellos podría lanzarse en 2023.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD