Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

SCI-INNOVACIÓN

La realidad es una inmensa capa de pasados superpuestos

Por: Ecoo sfera10 de noviembre de 2022

La curiosidad es quizá el puente más grande que tenemos para tratar de comprender la realidad y es justo aquí donde en primera instancia nos detenemos para preguntarnos qué es la realidad. Un cuestionamiento que es imposible de evadir y que ha marcado el desarrollo de básicamente todas las ciencias y las humanidades.

Han sido grandes los esfuerzos por comprender qué es este laberinto que nos da vida y nos mantiene atados a él. Pero quizá las ideas más descabelladas para lograrlo son aquellas que ahora vagan materializadas en forma de observadores satelitales fuera de nuestro planeta y que constantemente están mirando hacia las estrellas de formas que los humanos no pueden por sus propios medios.

Los telescopios espaciales como el Hubble con su gran legado y ahora el James Webb, han aportado una gran cantidad de información a los astrofísicos. Aunque si alguna vez ha visto las asombrosa imágenes que nos regalan, seguramente se ha preguntado cómo es que los astrofísicos son capaces de descifrar una bandada de datos a partir de una sola fotografía. Y aquí es donde el cruce de la observación astronómica se intersecciona con la pregunta por la realidad.

Podría parecer que lo que captan los telescopios únicamente incumbe a los investigadores, pero lo cierto es que refleja una verdad profunda con la que convivimos a diario y es la razón por la que estamos atrapados en el tiempo, esto que llamamos realidad.

La luz moldea todo en este Universo

Cuando miramos una fotografía de una galaxia que se encuentra a 75 millones de años luz, como por ejemplo la galaxia enana Kinman, no estamos mirando el presente de la galaxia sino su pasado antiquísimo. Lo que quiere decir que en realidad estamos observando rayos de luz que fueron emitidos en el momento en que los dinosaurios reinaban la Tierra y que tardaron 75 millones de años en llegar hasta el planeta.

La distancia se traduce en tiempo porque la velocidad de la luz es finita, ergo, la luz siempre tarda determinado tiempo en cruzar la distancia de una galaxia hasta nuestros ojos. Este tema ha sido muy explorado y divulgado por los astrónomos, así que es probable que ya lo supiera pero, lo que poco hemos reflexionado es que no importa si un objeto está a millones de años luz de nosotros o a unos cuantos metros, la dinámica es la misma; la luz tardará en llegar hasta nuestros ojos.

Puede hacer un ejercicio ahora mismo, siéntese en calma y observe algún objeto que tenga a dos metros de distancia, puede ser cualquier cosa, una mesa por ejemplo. Pongámonos claros, la luz viaja a una velocidad de 2.99 x10^8 metros por segundo y tomando en cuenta que su mesa está a dos metros, esto significa que la luz que está observando justo ahora, salió del objeto hace exactamente 660 picosegundos atrás. Un picosegundo es una trillonésima de segundo y aunque 660 trillonésimas de segundo es una infinitésima cantidad de tiempo, sigue estando en el pasado.

De esta manera, si abre su campo de visión podrá descubrir que en realidad ninguna percepción que tenga de los objetos que lo rodean, le está llegando de manera instantánea, sin importar lo cerca que puedan estar. Esto sólo puede traducirse de una manera y es que nunca vivimos el mundo tal como es, sino que estamos atrapados en un laberinto de pasados superpuestos que conforman el tapiz al que llamamos realidad. Una paradoja que es capaz de volarnos la cabeza, pues por sí solos estos pasados no tienen sentido, no es hasta que las miles de capas de pasados infinitesimales se congregan en un mismo rompecabezas, que podemos darle sentido a la realidad.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: