PUBLICIDAD

SCI-INNOVACIÓN

¿Por qué el cielo y las nubes se ven naranjas?

Los tonos de las nubes suelen indicar el estado del cielo, incluso algunos pueblos los utilizaban para obtener información e interpretar fenómenos. Por ejemplo, los esquimales se fijan en la coloración de las nubes para saber en dónde no hay agua congelada y así poder navegar durante el deshielo del Ártico. De hecho, sus tonalidades pueden ayudarnos a interpretar el clima, como cuando están grises y sabemos que lloverá, o cuando la luz proviene del reflejo del mar sus colores se tornan en tonos azules. Pero cuando ocurren momentos crepusculares, las nubes se tornan de color naranja, ¿por qué sucede exactamente?

La luz se devia al entrar a la atmosfera

Lo primero será entender que los fotones se abren camino a través de moléculas de gas de la atmósfera para poder atravesarla, lo cual se vuelve más complicado cuanto mas densa sea, generando así varias consecuencias.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Primero, una parte de la luz se disipa en forma de calor, esto se le conoce como la absorción. Y en segundo lugar, otra parte será redirigida en ondas secundarias, esto es como si aventáramos un chorro de agua contra una pared, desviándose en gotas y chorros diferentes, lo mismo ocurre con la luz pero millones de veces a lo largo de distintas trayectorias a través de la atmósfera.

Esto se debe a que cada molécula y átomo que atraviesa tiene una capacidad distinta de absorber y dispersar la luz, por lo que atravesará en distintas longitudes de onda. Por ejemplo, el ozono es el gas encargado de protegernos de la radiación solar frenando las longitudes de onda de la luz ultravioleta, pero no es capaz de filtrar la luz amarilla.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Nubes naranjas y la dispersión de Rayleigh

Existe un fenómeno que explica por qué el cielo toma tonos anaranjados, se le conoce como la dispersión de Rayleigh, la cual ocurre cuando un rayo de luz se dispersa por partículas más pequeñas que su longitud de onda, según sea el tamaño de ésta es que será su forma de dispersar la luz.

La luz blanca que procede del sol se compone por una mezcla de colores, y cada uno de ellos tiene una facilidad distinta de atravesar la atmósfera. Durante el amanecer o el atardecer, los rayos del sol atraviesan un largo tramo de la atmósfera mas densa, ésta es la mas cercana al suelo, y por lo tanto, su camino es más largo, por lo que la probabilidad de que la luz del sol se disperse incluso antes de tocar el suelo o las nubes es alta. Es por esto que primero la mezcla de colores se llena de tonos amarillos y al dispersarse, predominarán los tonos anaranjados.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La dispersión de Mie

Existe otro fenómeno que explica por qué las las nubes toman tonos anaranjados, se le conoce como la dispersión de Mie y ocurre cuando las partículas dispersoras son más grandes o iguales que longitud de onda de la luz y ocurre cuando hay pequeñas gotas de agua en suspensión en la atmósfera.

El horizonte anaranjado se debe a los efectos que crean los rayos del sol cuando entran en la atmósfera, ya que este fenómeno no distingue entre las longitudes de onda de los colores, sino que los dispersa a todos por igual y así las nubes reflejan sólo el color que les llega, si la luz es blanca las nubes se verán blancas, y si la luz en naranja se verán naranjas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD