Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

SCI-INNOVACIÓN

¿Por qué las nubes son blancas?

Por: Ecoo sfera18 de agosto de 2022

Desde que nacemos nos acostumbramos a observar ciertas características del planeta que por la costumbre, luego pasan desapercibidas. No obstante, basta un poco de curiosidad para cuestionar la causa de lo que observamos: ¿por qué el cielo es azul? O ¿por qué las nubes son blancas? Son excelentes preguntas que desde luego tienen una respuesta clara.

¿De qué color son las nubes?

El cielo suele tener una coloración azulada que lo caracteriza, pero si se le ve inundado de nubosidades entonces estas le aportan su color blanco prístino. Por lo tanto, podemos decir que las nubes son blancas, pero ¿por qué obtienen esta coloración? La respuesta es muy simple; las nubes son blancas porque la luz que proviene del Sol es blanca.

Cuando la luz que llega desde nuestra estrella anfitriona atraviesa las nubes, interactúa con las gotas de agua que la conforman. Las gotas que conforman las nubes suelen ser mucho más grandes que las partículas atmosféricas que abundan en el cielo.

En el caso de las micropartículas de spray que conforman la atmósfera, si la luz del Sol las atraviesa, debido a su tamaño la luz azul se dispersa con mayor fuerza que otros colores. Es por esto que sin presencia de nubes, parece que el cielo es azul, pero la cuestión cambia cuando hay formaciones nubosas.

En una nube la luz interactúa de forma distinta debido a que el tamaño de las gotas que la conforman son mucho más grandes. Estos prismas naturales acuosos dispersan casi todos los colores de la luz en la misma magnitud, lo que significa que la cantidad de luz al atravesar las nubes sigue siendo blanca y además, les da su aspecto blanquecino en contraste con el cielo azul.

A veces se tornan grises

Aunque los paisajes más asombrosos incluyen nubes de algodón de un blanco prístino, la realidad es que existen veces en que no son precisamente de este color. Hay otras ocasiones en donde es casi tangible el ímpetu del cielo cuando las nubes se tornan de colores grises. Gracias a la observación, sabemos que se avecina una tormenta pero ¿por qué se tornan de este color?

La dispersión de la luz vuelve a ser la respuesta, salvo que en otras condiciones. Cuando la luz se dispersa a través de las nubes, por lo general esta se envía hacia arriba o hacia los lados, lo que hace que la parte superior y los lados de la nube sean más blancos que la base que es la que recibe menos luz.

Lo mismo sucede con las nubes de tormenta, sin embargo, estas tienen tanta carga de gotas que sólo puede significar una cosa: menos luz llega a la parte inferior de las nubes, dándoles su apariencia impetuosa. También hay que pensar que nuestra perspectiva del asunto es importante en esto, pues casi siempre sólo vemos la parte inferior de las nubes debido a nuestra posición en tierra firme. Pero si pudiera observar nubes de tormenta desde un avión, las seguiría viendo blancas debido a que está observando la parte superior, que es la que recibe mayor cantidad de luz, no obstante, un observador simultáneo en tierra firme vería una enorme nube grisácea.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: