PUBLICIDAD

SCI-INNOVACIÓN

Por qué la muerte importa (el sentido de la vida nace de ella)

Definir qué es la vida no es para nada sencillo y por el contrario, ha sido un escabroso camino para los científicos. La definición sobre la vida se centra primordialmente en términos científicos como la reproducción, la herencia, el metabolismo y desde luego la evolución. Sin embargo, mucho más allá de esto, la pregunta sobre qué es la vida puede convertirse en un espiral filosófico sin salida que únicamente encuentra una luz cuando se introduce otra variable; la muerte.

Una propiedad básica de la vida que muy pocos exploran es sin lugar a dudas la capacidad que tiene para morir. Y aunque si bien parece una cuestión simple que roza la obviedad, el análisis tanto científico como filosófico sobre la vida en función de la muerte, trae grandes cambios sobre cómo miramos el concepto de ser vivo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El hecho de que centrarse en los procesos biomoleculares de la vida, deja de lado un campo mucho más amplio de estudio para los organismos que conforman el planeta. La vida no son sólo moléculas y por lo tanto, no podemos reducirla a las interacciones de un conjunto de moléculas. En cambio, hay quienes creen que la vida es más bien un proceso de organización que nos da la cualidad de organismos, un todo funcionando sincrónicamente y aquí es justamente donde la muerte hace su aparición.

Vivir es luchar contra la muerte todo el tiempo

Los biólogos Humberto Maturana y Francisco Varela, desarrollaron un concepto que vino a revolucionar la biología, el de autopoiesis. Este describe el carácter de la vida en términos de organismo y básicamente significa ‘autoreproducción’.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La autopoiesis es este blucle misterioso, una banda de Moebius que extrañamente se produce gracias a que la organización adecuada de los procesos y elementos necesarios para que un organismo sobreviva, son los mismos que dotan al ser viviente de supervivencia. Un claro ejemplo de esto es la membrana celular, cuya presencia es esencial para que la célula luego reproduzca los compuestos necesarios para mantener la membrana intacta.

Pero la contradicción más grande es que si bien se trata de un bucle en donde el inicio y el fin no quedan del todo claros, vivir en autopoiesis significa enfrentarse constantemente a la muerte. Y esto viene justamente del hecho de que somos seres que vivimos en la precariedad, todo organismo que se jacte de tener vida está tratando de luchar contra la precariedad, produciendo sin descanso todo aquello que necesita para subsistir.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es por esto que más allá de las definiciones biológicas que se centran únicamente en las acciones interaccionales entre moléculas del ADN, la vida puede definirse únicamente en función de la muerte. Es la muerte quien dota de supervivencia a la vida y la que nos somete a un proceso autopoiético que luego es vencido por la precariedad y finalmente, perece para luego renacer de entre las cenizas gracias a los hermosos ciclos de la Tierra.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD