PUBLICIDAD

SCI-INNOVACIÓN

Descubren un planeta donde llueven rocas y los océanos son de lava

Hasta ahora hemos descubierto planetas en donde llueve ácido sulfúrico y otras sustancias químicas que sin duda acabarían con la vida en un segundo, sin embargo, no se sabía de un planeta en donde la lluvia estuviera compuesta por rocas y que además, sus océanos fueran calderos hirvientes de lava. En K2-141b esta es una realidad cotidiana, pues el exoplaneta tiene condiciones extremas que simplemente en la Tierra serían insostenibles para la vida.

El exoplaneta nombrado K2-141b es similar a la Tierra en tamaño y porque posee una superficie firme, sin embargo, no podría ser más distinto en cuanto a sus condiciones que son extremadamente complejas. Habita alrededor de su estrella huésped que es una enana naranja a la cual se encuentra muy cercano, ya desde ahí uno puede imaginarse las temperaturas dramáticamente elevadas que posee.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Gracias a esta proximidad los investigadores creen que el exoplaneta presenta grandes océanos compuestos de lava. Pero además, su atmósfera está compuesta básicamente de rocas. Estas características inusuales han llamado la atención de los astrofísicos que mediante el uso de simulaciones por computadora, se han aventurado a comprender más sobre K2-141b.

Un ciclo de lava y lluvia de roca

Descubrieron que debido a la gran proximidad que existe entre el objeto y su estrella anfitriona, el exoplaneta está bloqueado gravitacionalmente y por lo tanto, dos tercios del total de su superficie se enfrentan a la luz incesante del día. Esto ha ocasionado que exista un contraste abismal entre ambos hemisferios del exoplaneta, por un lado, en su cara oscura, las temperaturas alcanzan -200ºC, mientras que en el lado diurno el ambiente está a 3,000ºC.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Esta temperatura tan violenta es suficiente para fundir las rocas y no sólo eso, sino que también alcanza para vaporizarlas. Es por esto que su atmósfera está constituida en mayor medida por una capa fina de vapor de rocas. Y aquí la situación se vuelve un poco obvia si la comparamos con el ciclo del agua de la Tierra; el vapor de roca es arrastrado hasta el lado nocturno y ahí se convierte en precipitaciones. La lluvia de rocas cae sobre los océanos de lava que más tarde fluye de nuevo hacia el lado hirviente del exoplaneta, repitiendo el ciclo sempiternamente como en nuestro planeta.

*Créditos: Bruce Omori

“Todos los planetas rocosos, incluida la Tierra, comenzaron como mundos fundidos, pero luego se enfriaron y solidificaron rápidamente. Los planetas de lava nos dan una rara visión de esta etapa de la evolución planetaria”, dice el profesor Nicolas Cowan del Departamento de Ciencias Planetarias y de la Tierra.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los investigadores creen que el Telescopio Espacial Webb les dará las vistas necesarias para verificar sus predicciones sobre el ciclo de precipitaciones de K2-141b.

Referencias: Nguyen, T. Modelling the atmosphere of lava planet K2-141b: implications for low- and high-resolution spectroscopy. The Royal Astronomical Society, DOI

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD