PUBLICIDAD

SCI-INNOVACIÓN

Petricor: por qué nos gusta tanto el olor de lluvia

Al salir luego de una tarde lluviosa quizá de las primeras sensaciones que recibimos es la humedad en el rostro, pero con ella llega inmediatamente el olor a tierra mojada, ese característico aroma que extrañamente encanta a muchos. Es tan placentero que se le ha estudiado desde hace décadas y de hecho, tiene su propio nombre. El petricor, como le han llamado los científicos, es tan peculiar que no está compuesto por un único aroma, sino que es una conjunción química de distintos factores y este es el porqué nos gusta tanto el olor a lluvia.

De dónde vino el nombre de ‘petricor’

El olor a lluvia recibió por primera vez el nombre de petricor en la década de 1960, cuando los investigadores australianos Isabel Joy Bear y Richard Thomas, lo nombraron de esta forma en su investigación “Nature of Argillaceous Oudor”, publicada en la revista científica Nature. Allí explican que dicho olor tan refrescante tiene su génesis en al menos tres factores ambientales, siendo el primero el de las bacterias.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Según la investigación, cuando decimos que percibimos el olor a tierra mojada, en realidad estamos oliendo una molécula producida por un cierto tipo de bacteria. Estas criaturas llamadas Streptomyces abundan en la mayoría de los suelos saludables y generan una molécula llamada geosmina.

Cuando la lluvia golpea el suelo, la geosmina se libera hacia el ambiente, volviéndola mucho más abundante y por lo tanto, más perceptible ante nuestro olfato. También hay que decir que los humanos somos extraordinariamente sensoriales ante la geosmina y la captamos más hábilmente que otros animales. Es por esto que inmediatamente después de que la lluvia hace su aparición, somos capaces de oler el petricor.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El término de petricor, proviene del vocablo griego ‘petros’ que significa ‘piedra’ e ‘icor’ que puede traducirse como el ‘mineral presente en la sangre de los dioses’.

Las plantas y los rayos aportan lo suyo

Pero además de las moléculas de geosmina, existen otros factores que contribuyen a que el olor a lluvia sea tan agradable para el humano y uno de ellos yace en la esencia misma de las plantas. Según el profesor Lund Nielsen de la Universidad de Aalborg en Dinamarca, la geosmina podría estar relacionada con los terpenos, que son la fuente principal de aroma de muchas plantas. Y es que a menudo los químicos que generan el olor de estas, se alojan en los pelos de las hojas y la lluvia al golpearlos, puede dañarlos liberando este tipo de compuestos hacia el ambiente.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La base del petricor no terminar aquí, hay otro factor natural que le agrega una esencia todavía más fresca al olor a lluvia y esas son las tormentas eléctricas. Las tempestades de las tormentas eléctricas tienen un papel importante qué desempeñar en esta mezcolanza de reacciones químicas que vuelven más placentera la experiencia tras las lluvias. Es gracias a ellas que se genera un olor nítido del ozono que se genera en la atmósfera mediante las descargas eléctricas y es que las tormentas ayudan a que el polvo, los aerosoles y que otras partículas presentes en la atmósfera, se limpien tras las lluvias; el aire se limpia y nos deja un olor sumamente agradable.

La próxima vez que llueva detente un poco, cierra los ojos y piensa que estas disfrutando el olor de la coexistencia de la naturaleza en su máximo esplendor, una experiencia sublime.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD