Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

SCI-INNOVACIÓN

Nikola Tesla y el código 3 6 9, la clave de la creación

Por: Ecoo sfera16 de marzo de 2022

Nikola Tesla es quizá el inventor más enigmático que ha existido, con su gran intelecto pudo descifrar secretos de las fuerzas naturales que le permitieron crear inventos fuera de serie que incluso rayan en el misticismo, como su llamado ‘Rayo de la Muerte’ que nunca se comprobó que existiera. Pero le energía electromagnética no fue la única que Tesla estudio a morir, también los números fueron para él una parte importante de la configuración misma de la realidad.

Muchos le atribuyen la frase “Si supieras la magnificencia de los números 3, 6 y 9, tendrías la llave del Universo”, una afirmación simple pero que guarda en sí grandes misterios. Y es que quizá Tesla comprendía mejor cómo las matemáticas son la representación misma de la realidad, pues se han encontrado propiedades sorprendentes en estos tres números, tanto que se les ha llamado el ‘código de la creación’, aquel que incrusta la realidad y la convierte en algo tangible.

El mismo Nikola vivió una forma organizacional apegada a la triada de números, realizaba sus actividades siempre en órdenes y series de tres. Quizá por mera obsesión o porque de verdad comprendía el poderío de los números, lo cierto es que los matemáticos han descubierto propiedades cuasi mágicas que se esconden detrás de los números 3, 6 y 9.

La omnipresencia del 9

En especial el 9 parece estar omnipresente como si la existencia en sí misma tuviera incrustado este número en su código. El círculo es el mejor sitio para comenzar a desmenuzar la magia; todo círculo sin importar su tamaño se mide en la misma cantidad de grados. ¿Y cuáles son esos grados? Pues los ya conocidos 360º que de entrada lo primero que salta a la vista es que incluye los número 3 y 6. Pero además de eso guarda más secretos como que es divisible entre 2, 3, 4, 5, 6, 8, 9, 10, 12… y que se acerca a los 365 días del calendario actual que si bien, no todos los calendarios antiguos se midieron bajo estos días, muchos de ellos se acercan a los 360 días siendo este una especie de círculo cósmico.

A partir de aquí las coincidencias que parecen más bien causales, comienzan a surgir a borbotones. El calendario se subdivide en 12 meses con 30 días aproximadamente cada uno y si es usted amante de la astronomía, sabrá que el cielo está dividido en 12 constelaciones zodiacales que ocupan aproximadamente 30º cada una, un aproximado a un mes y lo que nos da en total los 360º de la eclíptica.

Pero este es tan sólo el comienzo, pues por más que reduzcamos unidades de tiempo, la suma de los dígitos siempre será 9:

Un día tiene 1,440 minutos que suman 9 (1+4+4=9). A su vez un día tiene 86,400 que sumados sus dígitos dan 9 (8+6+4=18; 1+8=9). A su vez, una semana tiene 10,800 minutos donde de nuevo aparece el 9 e incluso el año que tiene 525,600 segundos nos da como resultado 9 en la adición de todos sus dígitos.

Por otro lado si nos pasamos al ámbito de los números, podemos observar que si se adiciona un 9 a cualquier cifra, la suma de los dígitos del número resultante siempre será igual al número inicial. Por ejemplo:

1+9=10 (1+0=1); 2+9=11 (1+1=2); 3+9=12 (1+2=3) y así sucesivamente.

Y con la suma de dígitos también se puede llegar a otras maravillas; si se suman todos los números del 1 al 9 y realizamos el mismo proceso de adición de dígitos, el resultado será el mismo: 9.

1+2+3+4+5+6+7+8+9=45 (4+5=9).

Los múltiplos de 9 también están involucrados en esta maravilla; cualquier factor multiplicado por 9 nos dará como producto una cifra cuya suma de cifras será igual a 9.

9x1=9; 9x2=18 (1+8=9); 9x3=27 (2+7=9); 9x4=36(3+6=9)….

Pero si regresamos al círculo y sus 360º también obtendremos muchas más revelaciones. Supongamos que ya notó que la suma de los dígitos de 360º dan como resultado 9, pero ¿qué sucede con otros ángulos? La mitad de 360º es 180º que sumados nos da 9 (1+8+0=9). A su vez si dividimos el círculo en cuatro partes iguales obtenemos 90º y claro, aquí el 9 ya es evidente, pero lo mismo sucede con un octavo de círculo que nos da 45º (4+5=9).

Parece que el 9 es omnipresente tanto en la totalidad como en la vacuidad de la realidad misma, un hecho que quizá no hemos logrado comprender pero que no puede negarse que existe.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: