PUBLICIDAD

SCI-INNOVACIÓN

El paso de una estrella por la órbita de Neptuno podría desordenar el Sistema Solar

Entre las tantas teorías sobre el fin de la Tierra pocas habían considerado el paso de una estrella que pondría en caos a los planetas. Aunque todos los días nos levantamos con la certeza de la vida, la realidad es que dependemos de una naturaleza que hasta ahora ha estado en equilibrio.

El cosmos puede lucir como un sitio tranquilo y sin mucha actividad, pero en cada momento hay algo ahí afuera que termina por nacer, desarrollarse, chocar o morir. El mejor ejemplo de ello es la enana blanca que ahora está devorando a su sistema solar por completo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Tomando esto en cuenta, algunos investigadores decidieron analizar la facilidad con la cual la tranquilidad del equilibrio cósmico podría destruirse. Específicamente con qué pasaría si una estrella moviera ligeramente la órbita de un planeta en el sistema solar que habitamos.

El desorden de Neptuno y una estrella

De acuerdo con la investigación desarrollada por el astrofísico Garett Brown, la estabilidad a largo plazo del Sistema Solar podría estar en riesgo por una mínima perturbación de sobrevuelo estelar. Esto significa que cualquier encuentro estelar como el paso de un cometa, asteroide podría influir en el movimiento de los sistemas planetarios.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La simulación realizada por Brown incluyó probar mínimas perturbaciones en los planetas del sistema solar. Primero se consideró el caso de Mercurio, el planeta más pequeño que registra un movimiento en su perihelio de 1,5 grados cada 1,000 años.

En el caso de que el perihelio de Mercurio se sincronizara con el de Júpiter, con quien comparte una tasa muy cercana, las posibilidades de que Mercurio salga de su órbita y sea expulsado del Sistema Solar para impactarse con Venus aumentan.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sin embargo, las posibilidades siguen siendo de un 1%, lo cual no representa un riesgo tan perturbador para la civilización en la Tierra. No obstante, para Neptuno los probabilidades aumentan drástica y peligrosamente.

Mercurio podría pasar desapercibido si es que una estrella, cometa o asteroide decide acercarse. Pero, en el caso de Neptuno este solo requeriría una perturbación de 0,1% (4,5 millones de km) para salir de su órbita.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es decir que con un ligero roce a esa distancia y el semieje mayor de Neptuno podría desencadenar un desequilibrio en el resto de los planetas, incluso alcanzaría a la Tierra y a Marte en unos 20 millones de años.

Solo si la perturbación aumenta a un 5% o 10%, entonces hablamos de una catástrofe para la Tierra en mucho menos tiempo. Gracias a las 2,880 simulaciones del equipo de investigación se sabe que al menos en 26 podrían terminar un extenso caos para el sistema solar. Habría colisiones entre Mercurio, Venus, la Tierra con Marte y posiblemente Urano y Neptuno saldrían expulsados por completo. Por fortuna, no solo se midieron los riesgos de desequilibrio que podría causar un viaje estelar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También se analizó la posibilidad de detectar estrellas que se acerquen lo suficiente como para causar estos escenarios. En esa estadística es donde podemos encontrar tranquilidad, ya que solo hay 20 posibilidades en los próximos 100 mil millones de años. Por lo que habrá que considerar que si algo puede interferir en las órbitas de los planetas, en todo caso sería algo proveniente del interior del sistema solar.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD