Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

SCI-INNOVACIÓN

¿Cómo se formó la Luna?

Por: Ecoo sfera16 de agosto de 2022

La Luna no siempre estuvo unida a la Tierra, hubo un momento en la historia de nuestro planeta en que este no poseía un satélite natural. Pero luego, algo extraño sucedió y un cuerpo del cuarto de diámetro de la Tierra, se formó y comenzó a danzar eternamente alrededor de ella. Aunque los científicos no están muy seguros todavía de cómo se formó la Luna, aquí hay algunas de las teorías más aceptadas.

La hipótesis del impacto gigante

La Luna se formó cien millones de años después de la creación del Sistema Solar, por lo que los investigadores han estado preguntándose cómo pudo haber surgido en medio de un sistema ya configurado. Es decir, la Luna no provino de los eventos de formación planetarias ocurridos en el nacimiento del Sistema Solar, entonces ¿de dónde pudo haber surgido?

Existe una hipótesis que es hasta ahora la más aceptada entre la comunidad de astrónomos. Esta sugiere que la Luna se formó cuando un objeto se estrelló contra una Tierra muy joven todavía.

Nuestro planeta al igual que todos los demás del Sistema Solar, se formó a partir de una nube sobrante de polvo y gas, algo que los astrónomos denominan disco protoplanetario, que giraba alrededor del Sol. En este periodo de la historia de nuestro hogar cósmico, el estado del sistema era muy violento, por lo que se crearon varios cuerpos que nunca llegaron a consolidarse como planetas por completo.

Justamente se piensa que uno de estos protoplanetas pudo haberse estrellado contra la Tierra cuando este era todavía muy joven. Los astrónomos han denominado a este cuerpo como Theia, se cree que este era de al menos el tamaño de Marte y que colisionó oblicuamente contra una joven Tierra. De tal hecho, dos grandes trozos de Theia se desprendieron y salieron expulsados, formando dos lunas que más tarde se fusionarían en nuestra Luna actual.

Esta teoría explicaría por qué la Luna es el satélite natural más grande de todo el Sistema Solar en relación con su planeta anfitrión. Además, también explicaría por qué la Luna está compuesta por elementos más ligeros lo que la hace más liviana que la Tierra.

Hasta ahora esta es la teoría sobre cómo se formó la Luna, más aceptada por la comunidad científica, aunque también tiene sus detractores. Los contradicciones surgen del hecho de que la Luna y la Tierra son casi gemelas en cuanto a sus elementos de composición. En ese sentido, algunos astrónomos sugieren que de haber ocurrido como lo dice la hipótesis, al menos el 60% de la composición lunar debería provenir de la composición de Theia, pero no es así.

Hipótesis de la conformación

Aunque la hipótesis de Theia es hasta ahora la más aceptada, existen otras hipótesis que podrían explicar cómo se formó la Luna. Una de ellas es la teoría de la conformación que dice básicamente que tanto la Tierra como la Luna, se formaron al mismo tiempo cuando el Sistema Solar era un lugar muy violento y primitivo.

Según esta teoría, la gravedad habría causado que las partículas protoplanetarias se unieran al mismo tiempo para formar la Tierra y a la vez, su satélite natural. Bajo esta perspectiva, se explicaría que la composición muy similar entre la Tierra y su Luna, así como también la ubicación del satélite natural.

Pese a que es una hipótesis que podría explicar las composiciones similares entre el planeta y su satélite, se enfrenta a un gran fallo; aunque la Luna y la Tierra sean casi gemelas en composición, la primera es mucho menos densa que nuestro planeta, lo que probablemente no sería el caso si ambas hubieran comenzado su formación en el mismo momento de la historia cosmológica.

La captura

Existe una última hipótesis que explica que la Tierra pudo haber capturado con su gravedad a un objeto que pasaba cerca de ella. Se sabe que otras lunas del Sistema Solar surgieron de esta manera, por ejemplo las lunas marcianas Fobos y Deimos surgieron de esta forma.

Esta hipótesis explicaría por qué la Luna es mucho menos densa que la Tierra, pero tiene una gran incógnita que no resuelve; la forma del satélite. Normalmente cuando una luna surge como parte de la captura por la gravedad, sus formas son completamente irregulares y no presentan una forma esférica como es el caso de nuestra Luna. Además, sus caminos no tienden a alinearse con eclíptica del planeta, lo cual sí sucede con la Luna y la Tierra.

Actualmente la hipótesis que deja menos preguntas sin respuesta, es la del impacto gigante. Por lo que es muy probable que el satélite natural terrestre surgiera de la colisión de Theia con el planeta, aunque todavía falta más investigación para comprobar la hipótesis y finalmente tener una explicación de cómo se formó la Luna.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: