Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

SCI-INNOVACIÓN

La NASA descubre a un asteroide que tiene su propia luna

Por: Ecoo sfera18 de agosto de 2022

Un equipo de astrónomos divididos en más de 26 equipos, llevaron a cabo una campaña de observación del asteroide troyano más pequeño llamado Polymele usando la nave espacial Lucy de la NASA. Mientras el asteroide pasaba frente a una estrella, se esperaba que la gigante gaseosa delimitara al cuerpo para conocer su forma exacta mediante su parpadeo. Y así sucedió, no obstante, los investigadores se encontraron con una situación inesperada; el asteroide posee su propia luna.

¿Por qué observar a los asteroides?

Una de las razones para observar e investigar a los asteroides es porque contienen rastros de la historia del Sistema Solar y probablemente, también las pistas del origen de la vida. Es por esto que la NASA invierte grandes esfuerzos para estudiar a estos objetos cósmicos y así, resolver sus misterios. El equipo que maneja a la nave espacial Lucy, tenía pensado visitar un asteroide del cinturón principal y seis asteroides troyanos inexplorados que se encuentran en la orbita de Jupiter alrededor del Sol.

Pero este objetivo cambió en enero de 2021, cuando utilizaron al telescopio espacial Hubble para observar a un asteroide troyano que son un tipo de asteroides que se caracterizan por compartir órbita con un planeta. Al darse cuenta de que el asteroide en cuestión de nombre Eurybates tenía un satélite natural propio, decidieron indagar más al respecto.

Satélites en los asteroides

Al redirigir la observación hacia asteroides troyanos encontraron a Polymele y decidieron observar su forma, buscaron las condiciones adecuadas y las encontraron al darse cuenta de que el asteroide cruzaría enfrente de una estrella que ayudaría a delimitar su forma mediante el parpadeo de luz.

“Estábamos encantados de que 14 equipos informaran haber observado la estrella parpadear cuando pasó detrás del asteroide, pero cuando analizamos los datos, vimos que dos de las observaciones no eran como las otras”, dijo el líder de ciencia de ocultación de Lucy en el Southwest Research Institute, Marc Buie. “Esos dos observadores detectaron un objeto a unos 200 kilómetros de distancia de Polymele. Tenía que ser un satélite”.

Gracias a los datos de ocultación como se le llama a la técnica utilizada, el equipo de la NASA observó que el satélite orbitando a Polymele tiene un aproximado de 5 kilómetros de radio y cerca de 27 kilómetros en su eje más ancho, y se encuentra a unos 200 kilómetros del asteroide. Al momento en que se llevaba acabo la observación, Polymele se encontraba a 770 kilómetros de la Tierra.

Imagen: NASA’S GODDARD SPACE FLIGHT CENTER

Una luna sin nombre

El satélite no recibirá un nombre por ahora, tendremos que esperar a que el equipo pueda determinar su órbita. Debido a que el satélite se encuentra muy cerca de Polymele no es posible verlo con telescopios terrestres o en orbita terrestre, así que sin la ayuda de una estrella posicionada fortuitamente habrá que esperar a que los siguientes intentos de ocultación sean exitosos o bien, hasta 2027 cuando la nave espacial Lucy se acerque mas al asteroide.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: