PUBLICIDAD

SCI-INNOVACIÓN

Asteroide que extinguió a dinosaurios, ocasionó un enorme tsunami global

Hace 66 millones de años, los reptiles más grandes que hayan pisado la Tierra fueron protagonistas de una extinción masiva. El impacto de un asteroide fue el causante de que las indómitas criaturas terminaran reducidas a la desaparición. Las investigaciones al respecto siguen tratando de desvelar cómo fue el contexto ambiental después del impacto y ahora han descubierto que la colisión en Chicxulub ocasionó un enorme tsunami de niveles globales.

Un tsunami ocasionado por el impacto de asteroide

Oceanógrafos de la Universidad de Michigan dijeron que el gigantesco tsunami comenzó con una ola de más de 1.6 kilómetros de altura y era lo suficientemente grande para recorrer el fondo del océano a miles de millones de kilómetros del lugar de impacto en la Península de Yucatán, México.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los autores de la investigación también explicaron que la energía inicial del tsunami ocasionado por el impacto de asteroide que extinguió a los dinosaurios, fue unas 30 mil veces más grande que la energía del devastador tsunami que azotó Indonesia en 2004 a través del Océano Índico. Este último ha sido uno de los tsunamis más grandes ocurridos en la era moderna.

Pese a que el tsunami del 2004 fue uno de los desastre naturales de mayor magnitud vividos en los últimos años, los autores dijeron que “cualquier tsunami históricamente documentado palidece en comparación con tal impacto global”, haciendo referencia al tsunami de hace más de 60 millones de años.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Perturbaciones en el sedimento

La investigación está basada en la combinación de modelos computacionales que recogen datos de evidencia geológica recabada a lo largo de los años. Los geólogos examinaron cerca de 120 sitios de relevancia geológica y encontraron en ellos, evidencias de la ocurrencia de un tsunami global que recorrió grandes distancias e incluso generó cambios en la lejana Nueva Zelanda, pese a que esta se encuentra prácticamente del otro lado del mundo de donde ocurrió el impacto del asteroide.

Para corroborar sus hipótesis, los investigadores compararon los sedimentos de las regiones estudiadas y analizaron la erosión predicha por sus modelos computacionales. Descubrieron que el devastador tsunami ocurrido en la era de los dinosaurios, fue lo suficientemente fuerte como para “perturbar y erosionar los sedimentos en las cuencas oceánicas del otro lado del mundo”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Incluso, “dejó un vacío en los registros sedimentarios o un revoltijo de sedimentos más antiguos. La distribución de la erosión y los hiatos que observamos en los sedimentos marinos del Cretácico superior son consistentes con los resultados de nuestro modelo, lo que nos da más confianza en las predicciones del modelo”, explica el artículo.

Ya se sabía que los sedimentos del mar de Nueva Zelanda habían sido fuertemente perturbados, sin embargo, se pensaba que tal modificación había sido resultado de la actividad tectónica local. Pero dada la edad de los depósitos y su ubicación, que está en la ruta directa desde el impacto de Chicxulub, los investigadores comenzaron a sospechar que el asteroide había sido el culpable de tales perturbaciones.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Creemos que estos depósitos están registrando los efectos del tsunami de impacto, y esta es quizás la confirmación más contundente de la importancia global de este evento”.

Por ahora no se sabe con exactitud las consecuencias de las inundaciones que el tsunami pudo haber provocado, los investigadores están trabajando para resolver este misterio, sin embargo, han dicho que las olas pudieron haber causado inundaciones sustanciales. La ola global se extendió hasta 12 mil kilómetros de distancia y recorrió desde el cráter de Chicxulub, en la Península de Yucatán, hasta las costas de lo que ahora es Nueva Zelanda.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Referencias: Range, M. Arbic, B. Moore, T. et al. The Chicxulub Impact Produced a Powerful Global Tsunami. AGU Advance, (2022). DOI

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD