La gravedad es el extraño ‘pegamento’ que mantiene al universo en funcionamiento, gracias a su influencia los objetos cósmicos se mantienen unidos unos con otros. Y aunque ciertamente comprendemos un poco de ella gracias a las aportaciones de grandes mentes como Isaac Newton y Albert Einstein, todavía hay cosas que no hemos logrado descifrar del todo. Aunque eso no nos priva de observar sus encantos que se hacen presentes de vez en cuando y los astrofísicos aprovechan para ver objetos distantes desde otra óptica. Justo como el ‘anillo de Einstein’ que el Hubble captó desde una galaxia lejana.

¿Qué es un anillo de Einstein?

La imagen compartida por la Agencia Espacial Europea (ESA) ilustra lo que se conoce como un lente gravitacional, un fenómeno predicho por Einstein en 1915. Ocurre cuando la masa de un objeto es tal, que ocasiona la curvatura del espacio-tiempo, por lo tanto, la luz que viaja a través de aquella sección del cosmos, también se curvará.

lente gravitacional
Ejemplo de lentes gravitacionales. ESA/NASA/Hubble

La escena capturada por el Telescopio Espacial Hubble, administrado por la NASA y la ESA, muestra un tipo de lente gravitacional nombrado en honor a su descubridor, un ‘anillo de Einstein‘. El anillo de luz brillante que se puede apreciar en la imagen, está acompañado de lo que parecen ser cuatro puntos luminosos sobre su circunferencia, mientras otros dos destellos dorados aparecen al centro del círculo.

Podríamos pensar que lo que estamos mirando (imagen abajo) son seis objetos distantes, no obstante, en realidad se trata de únicamente tres. Dos galaxias se encuentran al centro del círculo, mientras que un cuásar se posiciona detrás de ellas.

¿Por qué sucede esto?

Las galaxias en primer plano se encuentran de hecho muy lejanas a nosotros, aproximadamente a unos 3,400 millones de años luz de la Tierra. El tercer objeto que podemos apreciar en la imagen es un cuásar. Los cuásares son un tipo de galaxia con agujeros negros supermasivos en su núcleo, que devoran enormes cantidades de materia y emiten tanta radiación que vuelven a su galaxia un millón de veces más luminosa que las estrellas más brillantes.

anillo de Einstein
Anillo de Einstein. ESA/NASA/Hubble

El cuásar que aparece en el ‘anillo de Einstein’ está todavía mucho más lejos del Sistema Solar que las primeras dos galaxias, a unos 15,000 millones de años luz. No obstante, esto no es un impedimento para que su luz se someta a la influencia de la gravedad. Lo que sucede es que las galaxias más cercanas a la Tierra, es decir, las que vemos al centro del anillo, tienen tal cantidad de masa que están ocasionando una curvatura en el espacio-tiempo. Detrás de ellas se ubica el cuásar, que cuando su luz atraviesa la curvatura generada por dichas galaxias, termina curvándose de igual manera, ocasionando lo que se conoce como ‘anillo de Einstein’.

Un cuásar en vez de cuatro 

“La luz del cuásar se ha inclinado alrededor del par de galaxias debido a su enorme masa, dando la increíble apariencia de que el par de galaxias está rodeado por cuatro cuásares, mientras que en realidad, un solo cuásar se encuentra mucho más allá de ellos”, explicó la Agencia Espacial Europea.

Einstein describió en su Teoría en la Relatividad General, que pese a que la luz viaja en línea recta sólo puede desviar su trayectoria de una sola manera, y esa es que siga la trayectoria del espacio-tiempo cuando este se ve afectado o curvado por la masa de los cuerpos. Por lo tanto, la luz que atraviesa el espacio alrededor de las dos galaxias enormes, viaja en curva, doblándose alrededor de las galaxias y extendiéndose en un halo. Cuando se trata del espacio, el viaje de la luz puede convertirse en un fenómeno asombroso de observar.