Cada mes, la Luna vista desde la Tierra, experimenta un crecimiento y decrecimiento en su iluminación que le da distintos aspectos. En un juego de luces y sombras, el satélite natural terrestre atraviesa por distintas etapas interesantes que nosotros conocemos como fases de la Luna o fases lunares. Y aunque pueda parecer complicado, en realidad sólo hay que entender la dinámica del Sol, la Tierra y la Luna, para comprender por qué la Luna se observa distinta cada día. Una vez que nos queda claro el movimiento e interacción de estos tres cuerpos celestes, entonces nos resta conocer cuántas y cuáles son las fases de la Luna.

fases de la luna
Lori Menna

Una danza celestial

El ciclo lunar se desprende de varios factores, pero el hecho más relevante para entender sus fases es que la Luna no tiene luz propia. Esta refleja la luz que le llega desde el Sol y con la danza celestial entre la Tierra y la Luna, los rayos no siempre le llegan de igual manera. Hay que recordar que la Luna se mueve alrededor de nuestro planeta, por lo tanto, habrá veces en que la luz le dará por completo cuando se coloque justo detrás de la Tierra y observaremos la su cara iluminada, lo que conocemos como Luna Llena.

Pero por el contrario, cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, desde nuestra perspectiva no podemos observar la cara iluminada del satélite natural, sólo veremos una Luna llena de sombras. Una fase que conocemos como Luna Nueva, donde la Luna se aprecia en las penumbras por completo. Sin embargo, estas dos no son las únicas fases lunares, en un mes cualquiera del año desde la Tierra se pueden observar ocho fases lunares, que se definen principalmente por dos aspectos. El primero es qué tan iluminado parece estar el disco lunar desde la perspectiva terrestre y el segundo es si está menguando o creciendo. De estos dos aspectos se desprende el calendario lunar.

fases lunares

Fases de la Luna

Luna nueva

También conocida como novilunio, ocurre cuando la Luna se posiciona entre la Tierra y el Sol. En este juego de luces y sombras, la cara iluminada de la Luna podría apreciarse desde el Sol, pero no desde la Tierra. Desde nuestra perspectiva, la mitad de la Luna que da hacia nosotros, no refleja la luz solar. Por lo tanto, observamos una luna completamente en las penumbras.

Luna creciente

Comienzan a verse los primeros reflejos de los rayos del Sol sobre la Luna, luego de dos días tras la luna nueva. Tiene una forma de C aunque se observa de lados distintos dependiendo del hemisferio. La franja de luz se ve creciendo desde el lado izquierdo para el hemisferio sur, mientras que en el hemisferio norte lo hace desde la parte derecha.

Cuarto creciente

El cuarto creciente a diferencia de la Luna creciente, se caracteriza por una iluminación más allá de sólo una franja en forma de C. En esta fase, la Luna se ve iluminada a la mitad, la luz ya cubre el 50% de la cara del satélite natural. Al igual que la Luna creciente, el hemisferio norte verá la iluminación del lado derecho, mientras que en el hemisferio sur el lado izquierdo será el iluminado.

Luna gibosa creciente

La iluminación continúa avanzando y se prepara para la Luna llena, sin embargo la iluminación todavía no alcanza el 100%. Los rayos del Sol cubren un 96% del disco lunar, por lo que veremos ahora una Luna con una pequeña porción incompleta. Y al igual que en las fases anteriores, el lado iluminado depende del hemisferio en el que se sitúe.

Luna llena

También llamada plenilunio, ocurre cuando la alineación Sol, Tierra, Luna, ha llegado. Desde nuestra perspectiva una de las caras lunares está iluminada por completo y la vemos brillar de noche en su máximo esplendor.

Luna gibosa menguante

El decrecimiento de la iluminación alcanzada en la Luna llena comienza y las sombras avanzan de nuevo. El satélite comienza a perder brillo en uno de sus lados dependiendo desde qué hemisferio se le observe. En el hemisferio norte la oscuridad avanza desde la derecha y hacia la izquierda, caso contrario en el hemisferio sur.

Cuarto menguante

La oscuridad y la luz llegan a un equilibrio, la Luna está iluminada por la mitad y presenta sombras en el otro porcentaje de su cara. Nuestro satélite se prepara para las últimas fases antes de volver a comenzar su ciclo de nuevo.

Luna menguante

La oscuridad sigue avanzando hasta casi permear sobre todo el disco solar, pero todavía es posible observar los últimos rayos del sol brillar sobre una pequeña porción. La Luna ahora sí está preparada para volver a comenzar su danza sempiterna de luces y sombras.

fases lunares
NASA