Las abuelas tienen mucho que ofrecer a sus nietos, en muchas ocasiones son la base de la educación para millones de niños alrededor del mundo. Además, en ellas se conjuga la experiencia de los años con el aprendizaje que deviene de estas, por ello, emanan sabiduría que están dispuestas a compartir. Pero la cercanía de una abuela con sus nietos es crucial para el crecimiento, no sólo a nivel emocional, sino que también determinan la vida de sus nietos en el llamado ‘efecto abuela’, que explica el envejecimiento y la longevidad humana.

El envejecimiento humano parece muy sencillo de explicar, es decir, nacemos, crecemos nos reproducimos y morimos. Pero si pones atención a esta aseveración que hemos aprendido como mantra de la biología, quizá te percates de que no se cumple por completo en los humanos. De hecho, una de las grandes cuestiones que se plantean los biólogos ante el envejecimiento humano es que, en términos evolutivos, es una rareza absoluta.

Las abuelas, la panacea de la supervivencia

Desde la perspectiva evolutiva, la reproducción es la piedra angular de la supervivencia, así cuando un organismo es incapaz de reproducirse no tiene sentido su existencia, al menos biológicamente. En ese sentido, los expertos se han mostrado desconcertados por décadas por la larga vida posmenopáusica de las hembras humanas. Bajo esa perspectiva, las abuelas podrían considerarse como un fracaso de la evolución reproductiva que dicta en la vida para poder sobrevivir. Y aquí es donde todo se torna mucho más interesante que el simple mantra: naces, creces, te reproduces y mueres. Este no se cumple del todo con los humanos y algunas otras especies, y el claro ejemplo son precisamente las abuelas.

efecto abuela

Cuando los biólogos descubrieron que los humanos no eran la única especie con una larga fase de vida posreproductiva comenzaron a teorizar sobre este hecho. Desde entonces han encontrado otros mamíferos como las orcas, que comparten esta característica. Así se pensó que la longevidad humana y de otras especies, más la larga vida posmenopáusica estaban interconectadas bajo el ‘efecto abuela’. Los estudiosos de la evolución pensaron que esta aparente rareza absoluta podría tener una explicación lógica y que coadyubara a la especie misma. Y ahora se cree que esta sería precisamente la clave que explique la longevidad humana.

El ‘efecto abuela’

En las sociedades antiguas de cazadores y recolectores, las abuelas se encargaron del cuidado de sus nietos. De esta manera al relegar a sus hijas del cuidado de los más pequeños, permitieron que procrearan más hijos. A la par de posibilitar que sus nietos tuvieran vidas más largas al ayudarlos a sortear los peligros de los primeros años de vida cuando somos vulnerables. Los biólogos evolutivos creen que esta sería la razón del porqué la duración de la vida humana paso de un promedio simiesco al actual.

efecto abuela

A esto es a lo que se le conoce como ‘el efecto abuela’ que explicaría dos cuestiones al unísono. En primer lugar, la disminución de la mortalidad durante los primeros años de vida y, en segundo lugar, la prolongada vida posmenopáusica de las mujeres humanas. Desde luego que todo esto es en términos biológicos, pero hablando de lo emocional sobra decir que las abuelas son parte crucial no sólo de la supervivencia física, sino de la mera construcción de identidad.