Aunque parezca que todos vemos los mismos colores, la ciencia considera que cada persona tiene su propio universo multicolor. Y, pensándolo bien, esto es posible ya que una tormenta de fotones está a nuestro alrededor conviviendo en miles de direcciones. Después de a travesar en unos 8 minutos el vacío cósmico y haber cruzado la atmósfera terrestre, cada fotón se convierte en color distinto, pero ¿acaso todos vemos los mismos colores?

Formado desde hace millones de años, expulsado del sol y renaciendo como un color vibrante en algún objeto, insecto o superficie de la Tierra, el fotón está listo para rebotar y pasar a través de una abertura hacia el ojo.

Una vez que llegó ahí desde el espacio vacío, una avalancha de procesos increíbles se desenvuelven desde nuestros ojos al cerebro. Todo comienza con un destello azul brillante, lleno de vida e intensidad.

colores ojos cerebro
Pexels

Un rebote que desde nuestros ojos hizo que una célula se llenara de emoción y después que ésta enviara millones de reacciones, entre ellas las bioquímicas, las cuales decidieron transmitir la información recibida por la célula.

Todo esto viajando a una velocidad increíble a través del cuerpo, con impulsos eléctricos que finalmente llegaron al cerebro y una vez captados hicieron que pensara en: ¡Azul! Así millones de fotones viajan directamente desde un punto de reflexión en la superficie hacia nuestra mirada para convertirse en colores.

Una simple señal de luz puede crear millones de reacciones químicas y eléctricas enredadas para generar impulsos que terminen por traducirse en un universo multicolor. Sin embargo, cada color desde su creación advierte un proceso complejo, pero el más enredado de todos es el rosa.

 Cómo vemos los colores en el cerebro 

El rosa en esencia es una obra maestra de la física. En realidad, el rosa no existe. Si miramos el arcoíris, el rosa no aparece por ningún lado. Se trata únicamente del rojo, naranja, amarillo, verde, azul índigo y violeta. Sin rosa.

No obstante, esto no quiere decir que el rosa sea invisible, simplemente se trata de un color extra espectral. Esto significa que cuando llega un fotón con tendencia azul y uno rojo a los ojos, entonces el cerebro completa el vacío entre ambos para crear una nueva tonalidad. Así nace el rosa, como un invento de la mente.

Lo que hace aún más impresionante nuestra forma de ver los colores, es que cada cerebro crea colores no espectrales únicos. Si lo pensamos bien tiene demasiada lógica, ya que tu cerebro y mi cerebro no podrían construir la percepción de la luz idénticamente.

arcoiris como vemos colores
Pexels

Entonces, podemos decir que la mirada es solo la puerta hacia toda una interpretación sobre el exterior, pero eso ya lo sabíamos. El color es producto de lo que ven los ojos y lo que el cerebro decide que debe ser. Sin embargo, nuestras mentes si se unen en un punto.

La percepción de la constancia del color es una habilidad cerebral que nos permite coincidir en los colores. Nos ayuda a diferenciar entre lo “normal” y lo que no lo sería. Pero, a pesar de que la mente trabaja para crear un estándar de colores, en el mundo existen tantos colores como el número de personas (o cerebros) que los miran.

Ahora, seguramente te estás preguntando sobre la verdadera existencia de los colores que percibes y sin son una fantasía de tu cerebro o realidad. Solo podemos decirte que no te asustes, después de todo descubriste que tienes un cosmos propio de colores y que todos compartimos un base sólida sobre algunos colores básicos.