Por si no fuera suficiente con la basura que tenemos en la Tierra, la Estación Espacial Internacional (EEI) también enfrenta los desechos humanos en el espacio. De acuerdo con la agencia espacial rusa Roscosmos, los fragmentos de un satélite chino desaparecido podrían chocar con la EEI y causar daños severos, el plan será intentar esquivar esta basura espacial.

Según indican los cálculos preliminares, los restos de la nave Fengyun-1C cruzarán a unos 600 metros de la Estación Espacial Internacional el jueves 11 de noviembre a las 8:00 pm ET aproximadamente. Esto significa que la estación deberá ascender 1,240 metros antes de ese momento para evitar la zona de peligro.

estacion espacial internacional basura espacial
NASA

Un portavoz de la NASA agregó que la probabilidad de impacto y el riesgo para la Estación Espacial Internacional es bajo. Los siete astronautas a bordo de la estación no están en riesgo mayor y tampoco requieren tomar acciones drásticas.

Únicamente, el equipo deberá realizar una “maniobra de evasión de desechos espaciales”, acción que los últimos meses se ha convertido en parte de la rutina. Con esta actualización en el rumbo de la estación se podrá evitar la basura espacial errante.

Aumenta la basura espacial y los riesgos para la Estación Espacial Internacional

A menudo los objetos obsoletos espaciales viajan a velocidades descomunales, esto los convierte en obstrucciones peligrosas en el trafico espacial; además de que las consecuencias cósmicas son reales. Durante los últimos 22 años, la EEI ha llevado a cabo 29 maniobras de evasión de basura espacial, la última fue en septiembre de 2020.

En algún momento Stephan Hobe, experto del Instituto Espacial de Colonia, advirtió que: “Llegará el momento en que el espacio esté tan contaminado que se ponga en peligro la navegación y ya no se puedan usar los satélites de comunicación”. Desde hace seis años ya contemplaba la contaminación espacial y hasta ahora el plan para limpiar los desechos no ha avanzado.

basura espacial

Conforme se desarrollan los ambiciosos planes cósmicos, la basura espacial va en incremento. La tendencia es ascendente y probablemente empeore. Los satélites entran con mayor frecuencia en la órbita terrestre baja y esto aumenta directamente el volumen de basura espacial.

Estamos muy entusiasmados por explorar el universo, llegar cada día más lejos, descubrir mundos inhóspitos y objetos extraños, pero ¿a qué costo? Las investigaciones de hoy comprometen la exploración del futuro, a menos que limpiemos la contaminación orbital.