La matemática del amor: cómo calcular el éxito de una relación afectiva

¿Existe una lógica detrás de las relaciones perfectas? Parece que sí.

Pocas cosas motivan más a la gente que el ideal de lograr establecer una relación exitosa y duradera. Aunque bien dicen que el amor perfecto no existe, y eso es verdad. Cada relación, para sobrevivir, debe superar diversas etapas, detrás de las cuales se esconde una matemática secreta.

Por lo menos eso es lo que el psicólogo John Gottman, autor de The Mathematics of Love, ha comprobado, con ayuda del matemático James Murray. Este peculiar dúo ha demostrado que el mundo abstracto de las matemáticas puede ayudar a comprender mejor el –a veces irracional– mundo del amor. ¿Cómo? A través de un modelo que mide la interacción y la influencia que ocurre durante las conversaciones o discusiones entre una pareja dada. La herramienta es tan útil que Gottman, quien ha dado consejo a más de 3,000 parejas, la ha implementado en sus terapias.

El modelo matemático de Gottman y Murray
devela una ciencia del amor hasta ahora desconocida.

ciencia-amor-matematica-relacion-pareja-exitosa-2

Pareciera improbable poder llevar a algo tan apasionado como el amor a instancias tan frías como la matemática. Pero para realizar este modelo, Gottman partió de las emociones. ¿Cómo las midió? A través del examen minucioso del comportamiento de cada pareja. Gottman realizó para ello un cuestionario resaltando las fortalezas y debilidades más comunes de cada pareja, las cuales derivó de las respuestas dadas por más de 40,000 parejas en sus terapias. Además recolectó medidas fisiológicas e información emocional a partir de expresiones faciales, por el comportamiento verbal y hasta por los tonos de voz.

Con toda la información recabada, Gottman y Murray realizaron un modelo capaz de identificar patrones y predecir el futuro de una relación con un 90% de eficacia. Descubrieron que las parejas con un bajo riesgo de separarse tienen más interacciones positivas entre sí, y las parejas con un alto riesgo tienden a ir en espiral hacia la negatividad, siempre asumiendo que su pareja tiene actitudes malas de forma arraigada. En cambio, quienes tienen más interacciones positivas tienen una mejor imagen general de su pareja.

 

Sumando beneficios, restando corazones rotos

Es así que este psicólogo ha podido visualizar con éxito, y gracias a su modelo matemático, las dinámicas que se repiten en cada matrimonio, a partir de elementos presentes en los primeros minutos de cada discusión en pareja. De esta forma Gottman puede medir el impacto de cada discusión y predecir diversas consecuencias. Lo más importante es que esto le ha servido para dar mejores y más acertados consejos, pues incluso ha encontrado que cosas que antes creía sobre las relaciones afectivas son contradichas por la matemática, como aseguró en “The Science of Love”. En esta conferencia, Gottman demostró que no es sólo un hombre de ciencia pues, como dijo:

El amor tiene una especie de magia. Nos lleva a hacer cosas increíbles.

Aunque esta curiosa correlación entre matemática y amor pueda despertar nuestra suspicacia, la matemática es un recurso útil para todos aquellos que insisten en que amar, hoy en día, es posible. No se trata de llevar este método hasta sus últimas consecuencias, sino simplemente de apoyarnos en la matemática para “reprogramar” nuestras emociones y nuestros corazones, para lograr así mantener relaciones estables –”mágicas”–, las cuáles son clave para el bienestar físico y emocional, e incluso para ser más longevos.

En última instancia, la regla de oro para tener relaciones afectivas largas y estables sigue siendo, para Gottman, la misma: mantener el cariño y la admiración más allá de cualquier diferencia o dificultad. Esto no es matemática, sino pura y simple empatía. Y no sólo le ha funcionado a miles de sus pacientes, sino al propio Gottman: su matrimonio lo demuestra. Así que estas son razones de peso para no ser escépticos ante esta curiosa combinación de ciencia y magia.



Arte urbano convierte el muro fronterizo en un “Mural de la hermandad”

Transformando el concepto de muro con precioso arte: conoce el “Mural de la hermandad”

Se nos ha enseñado que para crear una civilización, hay que dibujar fronteras. Líneas imaginarias que protegen, pero también dividen. Aunque a veces sean literalmente muros. Las barreras físicas se han utilizado con diversos fines a lo largo del tiempo, pero recientemente se han popularizado aquellas que buscan impedir la migración internacional con fines económicos y de seguridad. Esta medida por supuesto ha traído consigo consecuencias sociales muy negativas, siendo los más afectados los grupos humanos vulnerables y el propio ecosistema del territorio.

Ya desde el año pasado, la ONU afirmó que en unos años serán millones los migrantes que se trasladarán a causa del cambio climático; básicamente que todos podríamos ser migrantes en algún momento debido a condiciones extremas del territorio. La idea de “resolver” problemas con muros entonces, no tendría sentido. 

El caso del muro entre México y Estados Unidos es, en palabras de muchos, una de las barreras más importantes de nuestros tiempos. Numerosos proyectos sociales y artísticos han intentado abrir nuestra mente, pero sobre todo la de los tomadores de desiciones, para caer en cuenta de que los muros están lejos de la solución al flujo de migrantes, y muy cerca de sembrar problemas sociales aún más graves. 

El mural de la hermandad 

En los últimos 2 años, el artista mexicano Enrique Chiu ha logrado reunir a casi 4,000 voluntarios en la frontera de Estados Unidos y México para pintar un mural colectivo. Chiu, nacido en Guadalajara, Jalisco pero radicado en Tijuana, tiene una trayectoria de varios años en la creación murales. En Tijuana es líder del centro cultural Casa del Túnel, una institución de promoción artística dirigido principalmente jóvenes. Ahí nació la idea de darle vida y color a una de las áreas más desoladas y grises de la frontera, y de convertirlo en un increíble Mural de la hermandad.

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

Lo que inicialmente era un programa pedagógico aprobado por el estado, hoy se convirtió en un ejemplo de resiliencia y activismo contemporáneo. Todos los días al despertar, lo primero que veía desde su ventana era un muro gris; hoy, miles de personas lo cubrieron de azul, para que así parezca que el cielo nunca se divide. 

Chiu comenzó el proyecto el día de las elecciones en 2016, y una vez completado, el “Mural de la Hermandad” abarcará una milla de la frontera de México, en Tijuana. También se crearán segmentos más cortos en otras regiones para conectar el proyecto al extremo sur de la frontera. La amplia gama de estilos, que incluye frases escritas y narraciones más ilustrativas, refleja la diversidad de quienes han trabajado junto a Chiu para completar este precioso mural:

Los murales transmiten mensajes de paz a las personas que cruzan la frontera en auto o a pie… tienen la intención de ser una última visión de la esperanza de los migrantes que corren peligro al cruzar hacia el norte.

Explica el autor.

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

 

Un documental recientemente publicado por Alejandro Arguelles Benítez sigue el proyecto de cerca. Puedes ver el tráiler aquí



¿Quieres tener una relación exitosa? Conéctate con el amor universal

Quizá hemos estado complicando mucho las cosas…

El poeta y filósofo indio Rabindranath Tagore formuló lo que podría ser una teoría universal del amor. Porque este pensador entendió algo fundamental: lo universal también es personal, y lo personal es universal. Esto quiere decir que todo está en una relación de interdependencia, razón por la cual necesitamos tanto del amor.

Pero aunque el amor sea una fuerza tan poderosa e indispensable para la formación y la perpetuación de la vida, lo cierto es que no tiene leyes. Es ahí, en ese implícito caos, donde quizá se halle el secreto tanto de su permanencia como de su universalidad.

No obstante, y aunque lo que formuló Tagore a lo largo de su vida es una teorización más abstracta sobre el amor, lo cierto es que también se entrelaza con lo que sucede a nivel celular. Así que llevar estas reflexiones al plano de las relaciones afectivas interpersonales podría ser bueno, si lo que estamos buscando es salir del círculo de las relaciones tóxicas.

En el portal Quora, alguien preguntó: ¿Cuál es el secreto para un matrimonio feliz? Las respuestas son un diamante en bruto…

A través de algo tan espontáneo como podría ser una pregunta en este portal, podemos encontrar decenas de testimonios que muestran cuánto en común tienen en realidad las relaciones afectivas exitosas. La mayoría de los usuarios privilegia lo mismo, que aquí enlistaremos brevemente, y que sin duda demuestra que el amor es una posibilidad universal.

 

1. Tener una relación afectiva con quien se convierta en tu mejor amigo

La amistad y el amor de pareja son cosas bastante distintas. Pero si la primera puede vivir sin la segunda, no sucede lo mismo a la inversa. La amistad entre una pareja posibilita una mayor confianza, lo que se traduce en muchas cosas positivas que enumeraremos a continuación…

 

2. Tener expectativas reales

Debes compartir todo con tu pareja: sueños, esperanzas, alegrías, miedos… Pero no dejar de tener tanto realismo en las expectativas que tienes respecto a tu vida amorosa como en las que tienes respecto a tu propia vida. Así no habrá frustraciones de por medio.

 

3. Procurar la libertad mutua

En una relación con la bastante confianza, la pareja puede procurarse toda la libertad que ambos requieran, sin temor a que habrá arranques de celos o algo por el estilo, que pueden llegar a empañar cualquier relación. Además, procurar la libertad presupone que hay respeto de por medio a lo que cada quien quiere y disfruta, algo clave en una relación sana.

 

4. Hablar, hablar y hablar

Una relación con libertad no es imaginable si no hay comunicación permanente. Todos los que han tenido relaciones afectivas exitosas privilegian el hablar, hablar y hablar. Y hacerlo incluso de las cosas que más duelan, como un ejercicio de necesaria honestidad.

 

5. Aceptar las imperfecciones (y amarlas)

Si estamos esperando constantemente que nuestra pareja cambie, entonces estamos idealizándola, es decir, amando un reflejo de ella. Aceptar las imperfecciones requiere tolerancia respecto a esos pequeños hábitos que quizá te disgustan, pero que al ver “la imagen completa” no tienen importancia. Esto evita aquellos pequeños disgustos que a la larga pueden romper una relación, y significa también que aprecias lo positivo por sobre lo demás.

 

6. Abrazar los cambios

Todos cambiamos. Tu pareja también lo hará, tanto su personalidad como la forma como se ve, y hasta la manera en que te hace el amor. Tener presente que así será hace todo más fácil, y mientras ambos sean conscientes de ello, eso ayudará a que manejen los cambios conforme se vayan presentando.

 

7. Lidiar con que no todo será miel sobre hojuelas

No existe una pareja que no pelee. Por la situación que sea puede haber momentos de tensión, y en eso todos están de acuerdo. Los pequeños disgustos se pueden evitar, pero no las peleas que son ocasionadas por ciertas situaciones –la muerte de un familiar, la pérdida del empleo–. Hay que tener claro que esto pasará, y saber que sólo siguiendo los puntos anteriores es posible curar cualquier herida y ayudarla a cicatrizar.