Grandes estructuras se alzaban en medio de las ciudades irrumpiendo en el espacio. El matrimonio de Jeanne-Claude y Christo convirtió sitios icónicos en lienzos de sus más fascinantes creaciones. El arte ambiental monumental ya no se ve de la misma forma gracias al trabajo de ambos artistas.

christo-jeanne-claude-arte-ambiental
The Floating Piers/Alessandro Grassani

 

A pesar de que han pasado décadas desde sus más impresionantes exhibiciones, todos seguimos recordando el trabajo que logró transformar la forma en que la sociedad y el arte se relacionan con el espacio que habitan.

La esencia del arte fue explorada en las obras de Christo y Jeanne-Claude. Aquí se descubrió algo muy distinto a lo que se hacía visible en los museos: el arte del público, del medioambiente, el arte del espacio. 

Christo-Jeanne-Claude-arte-ambiental-esculturas

La estética del arte ambiental implicaba todo un proceso: trabajadores que ayudaran con las instalaciones, negociaciones, platicas con políticos, las dificultades de la construcción y la visibilidad de la obra ante miles o millones de personas.

Pero esto no fue lo único a lo que se tenían que enfrentar la pareja de artistas. Sus obras eran fuertes golpes a la sociedad capitalista. Entre barriles de petróleo, empaques, botellas y todo tipo de materiales las obras no obtenían ganancias, tan sólo eran proyectos urbanos que fueron alcanzado popularidad.

arte-christo
Valley Curtain

 

Algunos críticos de arte consideraban que Christo y Jeanne-Claude concebían obras que parecían más un espectáculo o charlatanería. Sin embargo, el público amaba y ama sus intervenciones. Estos trabajados masivos que se volvieron accesibles a todo el público se ganaron el desdén de ciertos sectores, pero ciertamente, eso no les importaba. 

christo- arte-ambiental-islas de biscayne
Surrounded Islands/Phil Sandlin

 

Si algo debemos reconocer es que el arte ambiental de Christo y Jeanne-Claude no se hizo a partir de algo existente. Ellos inventaron su arte, su visión del mundo y su crítica a éste. Asimismo, crearon su propio público, su propia figura inclasificable de arte.

Hoy ya no tenemos a ninguno de estos dos artistas en el plano físico. No obstante, en sus últimas palabras dejaron escrito que sus proyectos continuarán pase lo que pase, y esperemos que así sea. Si algo necesita el mundo es un poco de cambio, visiones distintas que nos ayuden a mirar la realidad.

wrapped-monuments-christo-jeanne-claude-arte
Warapped Monuments/Shunk-Kender

 

Sigue leyendo: Guía de hábitos de resiliencia: el arte de aprender a enfrentar los cambios