La posibilidad de un cataclismo causado por la colisión de un asteroide ha estado presente desde que la Tierra se conformó como planeta. De hecho, esto ya ha sucedido a lo largo de la historia geológica, para muestra de ello está el asteroide que causó la extinción de los dinosaurios. La amenaza siempre se mantiene latente ahí detrás de la atmósfera, por ello los científicos observadores del cosmos se mantienen alerta y plantean posibles defensas en caso de necesitarlo. China y su actual ascenso en la carrera espacial no está exenta de estas preocupaciones y ahora planea enviar una flota de cohetes de colisión contra un asteroide para desviarlo de su curso hacia la Tierra.

China colisión asteroide

El proyecto parece sacado de un libro de ciencia ficción, pero es completamente real. Investigadores del Centro Nacional de Ciencias Espaciales de China, han simulado la colisión de 23 cohetes Long March 5 contra el asteroide Bennu. Este último es un asteroide en forma de peonza de 429 metros de ancho y cuya órbita se acercará a 7.5 millones de kilómetros de la Tierra a partir del 2175-2199. Una vez alcanzada esta fecha, Bennu se considerará como un objeto con alta peligrosidad de colisión contra nuestro planeta. Los astrónomos estiman que tendrá una probabilidad de 1 sobre 2,700 de golpear a la Tierra.

asteroide

El investigador Li Mingtao y su equipo, intentan averiguar de qué manera podría mantenerse a la humanidad a salvo, en caso de que las probabilidades de colisión aumenten. Aunque se tiene calculado que el peligro que representa Bennu sea hasta dentro de un siglo, en estas cuestiones no debe demorarse la investigación. Y el equipo del gigante asiático considera esta como una buena oportunidad para poner en práctica las simulaciones. Mismas que más tarde podrían llevarlos hasta hechos más tangibles.

China y sus cohetes de colisión contra asteroide

Con anterioridad ya se había planteado la idea de colisionar asteroides para su destrucción. De hecho, existen dos opciones básicas para derrotar a un asteroide: disrupción y desviación. La primera se basa en lanzar cohetes que intercepten con el asteroide con el objeto de destruirlo. La segunda, no contempla la destrucción sino sacarlo de la trayectoria de la Tierra.

En el caso de Bennu, la disrupción no es una opción ya que este podría dividirse en múltiples rocas que aumentarían el riesgo de colisionar con el planeta. Así que la única vía que ven los investigadores chinos en caso de que el asteroide represente un peligro mayor, es la desviación. El problema es que para desviar a un objeto de tales dimensiones, se requiere una cantidad enorme de energía cinética.

China colisión asteroide

Pero sus simulaciones por computadora sugieren que se podría lograr si se utiliza una flota de 23 cohetes Long March 5. Estos tienen un peso de 900 toneladas cada uno y podrían desviar adecuadamente el asteroide. Bennu se movería 10 mil kilómetros de su curso y libraría la trayectoria de la Tierra.

Aunque cuando hablamos de viajes espaciales, la inmediatez no forma parte del vocabulario, así que los cohetes tardarían 3 años en llegar hasta Bennu. Cada uno de ellos, llevaría encima un deflector, un dispositivo que evitaría que el asteroide se fragmente. Cada cohete colisionaría contra Bennu, uno tras otro para finalmente desviarlo.

choque de asteroide con tierra

“Las colisiones de asteroides representan una gran amenaza para toda la vida en la Tierra”, explica Mingtao. “Y es posible defenderse de grandes asteroides con una técnica libre de armas nucleares dentro de diez años”.

Este no es el único ejercicio de simulación que podría utilizarse con el objetivo de salvar a la humanidad. Cada dos años, las agencias espaciales se reúnen en la Conferencia Anual de Defensa Planetaria de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre de la ONU, para simular una colisión de asteroide. El ejercicio plantea un escenario hipotético muy realista donde los especialistas deben salvar a la humanidad de colisión de asteroide. Este año, el equipo de científicos no lo logró.

Sigue leyendo: Los 5 asteroides más próximos a la Tierra según la NASA