La pérdida de un ser querido representa un dolor abismal. La mente entra en confusión y no sabe cómo reaccionar ante tanto dolor, el duelo se avecina y se pasa del enojo a la tristeza en un segundo. Pero, ¿qué pasaría si pudieras intercambiar unas últimas líneas con esa persona que ya no está? ¿Estarías dispuesto a hacerlo? Parece ciencia ficción, ¿cierto? Pero ya es una realidad gracias a Chatbots.

Chatbots es una herramienta de inteligencia artificial, que recopila la huella digital de un individuo. A partir de esta, simula conversaciones con las expresiones habituales de esa persona.

huella-digital-chatbots-inteligencia-artificial
GettyImages

Si bien es cierto que la aplicación mayoritaria de Chatbots es con fines tanatológicos, es decir, para ayudar  a superar el duelo por un pérdida. También es cierto que es necesario abrir un debate bioético de qué tan viable es la opción de dialogar con nuestros muertos y los expertos lo saben bien. La ciencia ficción cada vez más intenta superar a la realidad y la coloca en una línea no muy clara entre la utopía y la distopía.

La Universitat Oberta de Catalunya y la Universidad de Aalborg en Dinamarca, se disponen a abrir el debate a través de una investigación. Belén Jiménez Alonso, doctora en Psicología es líder del proyecto “Puede la inteligencia artificial ayudar a prepararnos ante la muerte? Cuestiones éticas sobre los chatbot para el luto y el final de la vida”. Esta investigación ahonda en el uso de estas inteligencias artificiales como una vía para superar la muerte de un ser querido.

Chatbots, la IA que te permite conectar con las personas fallecidas

Existen algunas iniciativas que proponen el uso de inteligencia artificial para superar el duelo por la pérdida de un ser cercano. Muchas de ellas, exceden la simple creación de un bot, sino que se pretende recopilar toda la información posible de la persona. Incluida la huella digital, es decir, publicaciones en redes sociales, mensajes de texto, correos, videos y fotografías. Con esto, se crearía una red neuronal artificial para imitar el comportamiento de la persona fallecida.

chatbots inteligencia artificial personas fallecidas

Es justamente aquí cuando la investigación se plantea los cuestionamientos éticos sobre el uso de este tipo de inteligencia artificial. Indagar sobre el impacto psicológico, social y cultural de estas herramientas es clave en la investigación liderada por Jiménez Alonso.

El proyecto también entreteje áreas que instantáneamente no se asocian con Chatbots, como el debate jurídico sobre la utilización de los datos de las personas fallecidas.

“Surgen muchas preguntas alrededor de este tipo de herramientas. Así que el debate se debe abordar teniendo en cuenta todos los aspectos implicados”.

Es importante visibilizar este tipo de cuestionamientos, en un espacio de reflexión sobre los aspectos que podrían cambiar la forma en la miramos a la muerte.

Sigue leyendo: Robots a cargo de nuestra salud mental: una tendencia social algo inesperada (y tal vez cuestionable)