Durante muchos años se creyó que el cerebro humano estaba compuesto de neuronas que vivían y morían sin mayor cambio. Pero un reciente estudio apunta a que las neuronas evolucionan de formas inesperadas, revelando el poder del cerebro humano y dimensiones que los expertos no esperaban encontrar. 

cerebro-neuronas-sinapsis

En un principio, se pensaba que las neuronas estaban encasilladas en funciones lógicas y simples, mientras que los cálculos más complejos pertenecían a las redes neuronales grandes.

El cerebro funciona de la siguiente manera: la corteza tiene muchas capas, las cuales funcionan como si recubrieran los cables de una computadora. Estos cientos de cables son las neuronas unidas dentro de cada capa del cerebro y que forman complejas redes neuronales

Estas redes definen nuestras capacidades intelectuales, el aprendizaje, la forma en que hacemos cálculos, nuestra atención, etc. Sin embargo, un estudio publicado en la revista Science sugiere que las capas 2 y 3 de la corteza cerebral albergan redes con un potencial mayor de lo que conocemos.

Los expertos explicaron que, al analizar fragmentos cerebrales extraídos de pacientes, se dieron cuenta de que los métodos de aprendizaje profundo se llevan a cabo en las capas superficiales del cerebro. Esto significa que el mecanismo de la inteligencia no sólo se encuentra en lo profundo de nuestra mente. 

redes neuronas-cerebro-humano

Estos nuevos algoritmos descubiertos en la superficie de la corteza cerebral podrían representar un avance increíble para la inteligencia artificial (IA). Este descubrimiento se traduce como la comprensión de una nueva forma en la que funciona el cerebro. Si la IA fuera capaz de integrar estos mecanismos a la tecnología ya existente, se podría llegar a producir tecnología con mayor potencia.

Pero antes necesitamos entender el comportamiento de las dendritas humanas, o sea, de esas raíces que hacen posibles las conexiones neuronales complejas. 

 

Redes de neuronas superpoderosas

Las conexiones dendríticas del ser humano son más elaboradas y densas, en comparación con las de cualquier animal. Estas conexiones no habían sido estudiadas a profundidad hasta ahora, a pesar de que podrían ser la explicación a la inteligencia humana. Por esta razón, los científicos decidieron analizar cómo funciona la actividad de las dedritas y de qué manera se relacionan con las neuronas.

Después  de estudiar los fragmentos cerebrales, comprendieron que las dendritas producen picos eléctricos de forma gradual, es decir, fuertes señales eléctricas que generan una respuesta sin necesidad de una red neuronal compleja. 

Aún no se comprueba si las conexiones dendríticas pueden resolver mecanismos por sí solas (sin ayuda de las neuronas). Pero es posible que estas redes, que constituyen el 95% de la superficie de la corteza cerebral, tengan propiedades eléctricas especiales. Sólo así podríamos explicar la excepcional singularidad del ser humano. 

 

Sigue leyendo: Tus neuronas tienen su propio gusto por la música: ¿qué dice esto de nuestra evolución?