El cerebro es una gran máquina con miles de funciones, tanto como las computadoras cuánticas, y ahora la física cuántica ha descubierto la cognición cuántica, un método para cambiar lo que percibimos como realidad.

¿Estás listo para sumergirte en tu mente a nivel cuántico?

cerebro-humano-como-funciona-fisica-cuantica-
Jay Sprogell

Todos alguna vez hemos considerado que las decisiones que tomamos, y algunas emociones que sentimos, vienen de un lado de nuestro cerebro que se toma con poca seriedad la racionalidad. El cerebro funciona de formas muy misteriosas y varias ramas de estudio se han encargado de profundizar en su comportamiento.

La neurociencia y ahora la física cuántica se han tomado el tiempo de hacer algunas conexiones para investigar si los humanos somos capaces de anticipar o predecir nuestras acciones o palabras.

 

¿Qué es lo que impulsa las decisiones que tomamos y las emociones que expresamos?

La mente es la encargada de decidir todo lo que se mostrará ante nosotros como “realidad”. Todos esos átomos que se encuentran en el cerebro y forman el pensamiento —átomos que también inundan el universo— son parte de la cadena de creación de nuestro mundo.

Es posible que jamás seamos conscientes de todo lo que sucede en nuestro cerebro: cada mínima conexión que nos hace dormir, sentir amor, nervios, que nos hace gritar o que nos permite vivir cada segundo y se transforma sin que nos demos cuenta. 

Pero hay una forma de ser más rápidos que nuestra mente y adelantarnos a lo que posiblemente vamos a sentir, de manera que lo evitemos y cambiemos lo que se supone que sería la realidad: la cognición cuántica. En principio podría ser algo confuso, pero en realidad sólo se trata de entender el funcionamiento de nuestra mente a nivel psicológico.

También en Ecoosfera: Para el cerebro humano, es posible predecir el futuro inmediato (estudio)

 

¿Cómo activar la cognición cuántica para examinar el cerebro?

Es bastante sencillo y a la vez impredecible. Tal como sucede en la paradoja del gato de Schrödinger donde no sabemos qué resultados obtendremos, pero habrá que intentarlo para descubrirlo.

En la paradoja, Erwin Schrödinger coloca un gato y ciertos químicos en una caja metálica dejando todo a la suerte de la reacción impredecible. Haz de cuenta que tu cerebro y las emociones estarán dentro de esa caja oscura que nosotros llamamos corteza cerebral. Ahora practicaremos la condición cognitiva cuántica poniendo atención en las emociones y pensamiento que queremos transformar.

Por ejemplo, nunca sabrás por qué decides peinar tu cabello hacia un lado si nunca te has detenido a considerarlo. Un día párate sobre el espejo y piensa por qué sería bueno peinarlo hacia el lado contrario y saldrán miles de pensamientos junto con esa idea.

Ahí es cuando entrarás al nivel cuántico de tu cerebro; una lluvia de ideas hará que consideres cada una de ellas para tomar la mejor decisión y hasta el final… cambiar tu realidad. Suena bastante superficial pensar en un peinado, pero lo importante será observar el nivel cuántico de tu pensamiento y tomar en cuenta cada una de esas posibilidades que te llevarán a un resultado final.

Si tomas decisiones metódicamente estás evitando el nivel cuántico de tu cerebro, así que activa tu sentido cuántico cognitivo para considerar los miles de millones de opciones hasta que decidas parar el infinito cerebral y tener la realidad que tú moldeaste.

De acuerdo con la cognición cuántica, la mente está jugando con nuestra razón, sentimientos, prejuicios, etc., para crear un tipo de pensamiento. Examinar nuestras mentes con física cuántica para después cambiarlas y, a partir de ahí, producir otro cambio en la realidad, es sólo el inicio de la evolución.

Sigue leyendo: ¿Estamos evolucionando? Hallan una nueva zona del cerebro humano