Las células cancerosas hibernan como una respuesta de supervivencia ante el tratamiento de quimioterapia. Esto podría abrir una nueva visión en el tratamiento contra el cáncer. 

Un grupo de investigadores de la Red Universitaria de Hospitales de Toronto, descubrió que cuando las células cancerosas están bajo amenaza, hibernan para sobrevivir. La investigación publicada en la revista Cells, se trata del primer estudio que identifica la defensa evolutiva de las células cancerosas.

celulas-cancerosas-cancer-hiberna-quimioterapia
Maurizio De Angelis

La científica del Princess Margaret Cancer Center, la Dra. Catherine O’Brien, halló que los tumores cancerosos actúan “como un organismo completo, capaz de entrar en un estado de división lenta, conservando energía para ayudarlo a sobrevivir”.

En otras palabras, cuando están bajo amenaza, las células cancerosas entran en una especie de estado de hibernación. Es decir que, frente a la quimioterapia, que es el tratamiento para eliminar el cáncer, todas las células cancerosas tienen la capacidad de entrar en inactividad, hasta que cesa la quimioterapia y así, sobrevivir. 

La Dra. O’Brien compara este comportamiento con el estado fisiológico conocido como diapausa, que presentan algunos organismos. Esta es una estrategia de supervivencia embrionaria de más de 100 especies de mamíferos. Se caracteriza justamente por entrar en estados de inactividad frente a condiciones ambientales desfavorables, para sobrevivir.

También Ecoosfera: Resiliencia molecular: el cuerpo humano tiene un mecanismo que destruye el cáncer (Mira)

Una visión en el tratamiento contra el cáncer 

celulas-cancerosas-hibernan-quimioterapia-cancer

O´Brien y su equipo creen que este comportamiento de las células cancerosas puede ser la causa de la resistencia ante los fármacos. No obstante, y contrario de lo que podría parecer, que las células cancerosas hibernen como una respuesta de supervivencia ante la quimioterapia, representa una apertura para indagar en nuevos tratamientos para combatir el cáncer.

Cuando las células se encuentran en este estado de hibernación, activan un proceso conocido como autofagia. Es decir, que se alimentan de sus propias proteínas para poder sobrevivir. Al observar esto, los científicos intentaron impedir la autofagia y encontraron que las células cancerosas fueron destruidas, sucumbiendo finalmente a la quimioterapia.

Justamente, esto abre la esperanza para indagar en nuevos tratamientos que apuntalen hacia las células cancerosas cuando se encuentran en estado vulnerable. O’Brien finaliza explicando que “debemos apuntar a las células cancerosas mientras se encuentran en este estado vulnerable de ciclo lento, antes de que adquieran las mutaciones genéticas que impulsan la resistencia a los medicamentos”. Así, finalmente podrían sucumbir ante la quimioterapia y ganar la batalla contra el cáncer.

Sigue leyendo: Esperanza para el desarrollo de tratamientos contra la metástasis en el cáncer