A simple vista, la imagen más detallada de una célula humana parece un rincón del universo. Con sus laberintos, colores y formas, esta espectacular toma revela la magia irreal del interior humano y los pequeños detalles que lo conforman.

La sensacional toma microscópica lleva varios días rondando las redes, y cada vez nos percatamos de que podría convertirse en la imagen más cautivadora de los tiempos. Después de todo, su fascinante similitud con las formas cósmicas y naturales nos recuerdan que somos seres pertenecientes a un universo perfecto.

celula humana interior detalle
gaelmcgill

Detrás de la visión más clara de la célula humana

De acuerdo con sus creadores, Gael McGill y Evan Ingersoll, la fotografía se logró gracias a la combinación de una resonancia magnética, una visualización digital y microscopía crioelectrónica. Al unir todas estas técnicas, los científicos obtuvieron la imagen más clara del universo humano.

Un paraíso natural se extendió ante ellos; pequeñas esferas, paredes celulares, proteínas, organelos, sólidos platónicos y más. Todo un cúmulo de vida perfecto que garantiza la composición del ser humano.

celula humana cuerpo celulas
gaelmcgill

Asimismo, es en estas capturas instantáneas y complejas que volvemos a reconectar con el origen, con la esencia del ser. Reconocemos que un mundo laberíntico y selvático nos hace funcionar, tal como en el exterior. Con sus miles de microorganismos interactuando entre sí y creando una cadena de guerras simbióticas para mantener la vida.

Somos el reflejo de la misma galaxia, de sus mundos, estrellas y elementos. Aunque podríamos teorizar los términos y entender al 100% la célula humana y su composición, pero también amamos la magia que en esta imagen radica.

Maravillarnos con el cúmulo de organismos que simulan una nebulosa o bien asombrarnos de esta riqueza minúscula es una manera de reconectar. Admiremos nuestro interior, cada célula humana que se convierte en una selva infinita de creación.

celula humana
gaelmcgill
celula humana interior
gaelmcgill

Sigue leyendo: La capacidad de programar tus células está en tus propios pensamientos