A través de los vitrales entra una luz en las catedrales góticas que hace de estas estructuras una suerte de caleidoscopio masivo. Y es que uno de los objetivos de la arquitectura medieval era crear estructuras de aparente ligereza estructural y con naves iluminadas.

Curiosamente, lo gótico define en realidad –y de manera despectiva– un estilo que algunos tratadistas del Renacimiento consideraban propio de los bárbaros o “godos”. De este último vocablo proviene la palabra gótico, pues los godos eran las tribus germánicas bárbaras.

Según los tratadistas, la arquitectura gótica era confusa y desordenada, con elementos “poco dignos” y “bárbaros”.

catedrales-goticas-caleidoscopio-arte-arquitectura

Pero este video en time-lapse, grabado en el interior de la Catedral Nacional de Washington, muestra que la arquitectura gótica es de una perfección milimétrica. Los distintivos y elaborados vitrales que decoraban las ventanas de estas estructuras –y que son arte en sí mismos– hacen de recintos como esta catedral un caleidoscopio masivo, donde se crean fractales que cambian de forma conforme pasa el día.

Esto lo captó con elegancia el director Colin Winterbottom, un amante de los patrimonios inmateriales y fotógrafo autodidacta.

Te mostramos aquí este precioso homenaje a la arquitectura gótica y a sus iridiscentes colores: