“Suicide by Sun”, el nuevo álbum de Casino Versus Japan (música para reverberar en paz)

Este álbum celebra los 20 años de trayectoria de Casino Versus Japan, uno de los actores más lúcidos y genuinos de la música electrónica del siglo XXI.

Música para visitar un acuario en sueños. Así de etéreo es el intento de describir una de las propuestas más esquivas de la electrónica del siglo XXI. ¿IDM narcótico, shoegaze ambiental, electrónica inmersiva? La respuesta se hace completamente irrelevante cuando comienza a sonar Casino Versus Japan y entonces, de pronto, ya estás preguntándote cosas mucho más importantes; por ejemplo: ¿a qué suena la luz líquida? 

Hace 20 años germinó una de las carreras más lucidas y discretas de la música electrónica. En 1998 estrenó su disco homónimo, Casino Versus Japan; a partir de entonces, y siempre desde la periferia, Erik Kowalski se dedicó a nutrir el imaginario musical con delicados dulces.

Suicide by Sun es la celebración de una trayectoria de 2 décadas. Y es difícil imaginar una ceremonia distinta a esta: 73 minutos de atmósferas reverberantes que embalsaman el espacio y cada uno de los cuerpos presentes. “Esta es música pensante, paciente y personal”; así se autodefine este álbum. 

casino-versus-japan-musica-electronica

Como gran disco que es, Suicide by Sun está hecho para disfrutarse como un solo cuerpo, de principio a fin. Pero si prefieres comenzar por unas cuantas bocanadas selectas, los siguientes tracks pueden introducirte deliciosamente a la experiencia: en “Death To The Fictitious Light Cycle” encontrarás caricias evanescentes al más puro estilo de Casino Versus Japan; en “Lazy Girl Loop”, los acordes de guitarra cultivan una reconfortante intimidad; por su lado, “Not Dreaming” evoca el arte de sonorizar sueños lúcidos. Son tres finas piezas.

Algo importante es reconocer en este álbum una inmejorable invitación a recorrer las obras anteriores de este virtuoso solitario de Wisconsin. En este sentido, no dejes de repasar Whole Numbers Play the Basics (2002) y Hitori + Kaiso (1998–2001), dos álbumes perfectos para acompañar la vida y sus irrefrenables transiciones.  

 

 



Descarga gratis 4 horas de música para relajarte o meditar (cortesía de Moby)

Moby comparte la música que creó para sí mismo, con el afán de ayudarse a dormir, meditar o combatir la ansiedad: el resultado es este generoso playlist.

Moby ha confesado que padece insomnio desde niño. Además, y como la mayoría de nosotros, también enfrenta un mundo donde la ansiedad, el estrés e incluso el pánico, son ingredientes cotidianos. Por eso, el músico estadounidense decidió confeccionarse una serie de piezas musicales diseñadas específicamente para relajar y propiciar estados meditativos.

Es música muy, muy, muy tranquila, para escuchar cuando hago yoga, o duermo o medito o entro en pánico. 

Una vez que logró esta lista, y por suerte para todos nosotros, Moby decidió compartirla, con el afán de que todos podamos aprovechar la medicina musical. El set Long Ambients consiste de 11 piezas superambientales, que en conjunto duran 4 horas. Y, como podrás comprobar a continuación, los efectos de este playlist son preciosos, un verdadero bálsamo sonoro para navegar los tiempos presentes.

Puedes escuchar la selección en múltiples plataformas, incluidas Spotify, SoundCloud, Apple Music, etc., y también puedes descargarla completamente gratis. Esperamos que disfrutes y le saques provecho a este generoso kit de medicina musical

Descarga en este enlace el playlist Long Ambients de Moby

 

 
Imagen principal: Hiroshi Sugimoto


Música expansiva: escucha el nuevo álbum de Brian Eno, “Music for Installations”

Este disco es una compilación de la música diseñada por Eno para sus instalaciones audiovisuales.

Un ejercicio fascinante al que tenemos acceso como seres humanos es el tomar espacios. Me refiero a hacerlos tuyos, a ocuparlos en el sentido más amplio de la palabra. Y Music for Installations (2018), el más reciente album de Brian Eno, podría ser una herramienta diseñada exactamente para esto.

De hecho, según el propio compositor, lo que intenta es crear algo así como un nuevo estado de la materia, misma que, según nuestra teoría, se manifiesta en un cuerpo que inunda minuciosamente el espacio: 

Si percibes a la música como una forma cambiante y móvil, y a la pintura como una forma estática, lo que estoy tratando de hacer es música muy quieta y pinturas dinámicas. Estoy buscando en ambas formas el espacio que existe entre el concepto tradicional de la música y el concepto tradicional de la pintura. 

 

Music for Installations

music-installations-brian-eno-nuevo-disco

Aunque en un inicio parecerá a muchos un disco “difícil”, disciplinadamente minimal, tras unos minutos comprobarán que sus sonidos ya tomaron, con delicadeza, el espacio. Hay algo en él, tal vez su mezcla de frecuencias relajantes con una evocación casi tétrica de la vacuidad, algo desolador pero reconfortante, que anestesia cualquier impulso de resistirse.

Desde 1986 hasta la fecha, Eno ha creado numerosas instalaciones en las que la música, obviamente, es un ingrediente esencial. Este álbum, cuya versión física se acompaña de un booklet con imágenes y un breve ensayo del británico, es una compilación de las piezas que Eno diseñó para sus instalaciones, por ejemplo Lightness: Music for the Marble Palace (1997), I Dormienti/Kite Stories (1999) y 77 Million Paintings (2006). 

En fin, un buen fix de música autogenerativa o de ambient preoscuro es algo que, en contraste con los vertiginosos ritmos actuales, podría resultar en una sesión contracultural y, sobre todo, sanadora; Music for Installations puede bien ser esa elegante dosis.