“Suicide by Sun”, el nuevo álbum de Casino Versus Japan (música para reverberar en paz)

Este álbum celebra los 20 años de trayectoria de Casino Versus Japan, uno de los actores más lúcidos y genuinos de la música electrónica del siglo XXI.

Música para visitar un acuario en sueños. Así de etéreo es el intento de describir una de las propuestas más esquivas de la electrónica del siglo XXI. ¿IDM narcótico, shoegaze ambiental, electrónica inmersiva? La respuesta se hace completamente irrelevante cuando comienza a sonar Casino Versus Japan y entonces, de pronto, ya estás preguntándote cosas mucho más importantes; por ejemplo: ¿a qué suena la luz líquida? 

Hace 20 años germinó una de las carreras más lucidas y discretas de la música electrónica. En 1998 estrenó su disco homónimo, Casino Versus Japan; a partir de entonces, y siempre desde la periferia, Erik Kowalski se dedicó a nutrir el imaginario musical con delicados dulces.

Suicide by Sun es la celebración de una trayectoria de 2 décadas. Y es difícil imaginar una ceremonia distinta a esta: 73 minutos de atmósferas reverberantes que embalsaman el espacio y cada uno de los cuerpos presentes. “Esta es música pensante, paciente y personal”; así se autodefine este álbum. 

casino-versus-japan-musica-electronica

Como gran disco que es, Suicide by Sun está hecho para disfrutarse como un solo cuerpo, de principio a fin. Pero si prefieres comenzar por unas cuantas bocanadas selectas, los siguientes tracks pueden introducirte deliciosamente a la experiencia: en “Death To The Fictitious Light Cycle” encontrarás caricias evanescentes al más puro estilo de Casino Versus Japan; en “Lazy Girl Loop”, los acordes de guitarra cultivan una reconfortante intimidad; por su lado, “Not Dreaming” evoca el arte de sonorizar sueños lúcidos. Son tres finas piezas.

Algo importante es reconocer en este álbum una inmejorable invitación a recorrer las obras anteriores de este virtuoso solitario de Wisconsin. En este sentido, no dejes de repasar Whole Numbers Play the Basics (2002) y Hitori + Kaiso (1998–2001), dos álbumes perfectos para acompañar la vida y sus irrefrenables transiciones.  

 

 

Javier Barros del Villar
Autor: Javier Barros del Villar
Editor digital. Toma té.


#MúsicaFresca: un álbum creado con sonidos de agujeros negros

Wiliam Basinski, productor de música ambient, estrena nuevo disco titulado “On time Out of Time”.

William Basinski creció entre Houston y California, cobijado por la música clásica, la naturaleza y astronautas de la NASA.

En su obra musical se perciben pequeñas partículas de todo eso. Selva Oscura, Watermusic; y ahora, en On Time Out of Time, de los agujeros negros.

Quizá era cuestión de tiempo para que hiciera un trabajo de esta naturaleza, un disco que samplea el sonido de dos agujeros negros supermasivos fusionándose (30 veces más grandes que el sol) hace 1.3 mil millones de años luz.

Los dos agujeros negros se extienden como olas en un estanque cósmico y fueron percibidos gracias a las ondas gravitacionales captadas en febrero de 2016 por el interferómetro del LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory).

El disco de Basinski incluye dos tracks, ambos con los sonidos espaciales.

  • “On Time Out of Time”
  • “4(E+D)4(ER+EPR)”

La última pieza fue comisionada por el LIGO en 2017 para la instalación ER=EPR, una colaboración junto a Jean-Marc Chomaz, Evelina Domnitch y Dmitry Gelfand.

Aquí un video de la instalación presentada en 2017 en Berlín, en la expo Limits of Knowing:

 

¿Pero a qué suenan dos agujeros negros fusionándose?

De acuerdo con una simulación del LIGO, suenan más o menos así:

Y si pudiéramos viajar en una nave espacial, el fenómeno luciría más o menos así:

 

¿Quién es William Basinski?

Nacido en Houston, Texas, en 1958, Basinski es un productor de música ambient que se formó en música clásica, pero al escuchar las obras de Steve Reich, Brian Eno y John Cage, se adentró en la experimentación sonora.

Su carrera despegó con su obra The Disintegration Loops I-IV, considerado uno de los mejores discos de ambient de la historia por el contexto que envolvió a la obra durante todo el proceso.

Basinski concluyó The Disintegration Loops I-IV poco antes de los ataques terroristas a las Torres Gemelas de Nueva York, ciudad donde vivía en ese entonces, lo cual le permitió capturar desde su ventana una escena destructiva y surrealista que poco después unió a su pieza musical.

Este fue el resultado:

 

Tributo a David Bowie

Uno de sus grandes ídolos fue David Bowie, a quien le rindió un homenaje post mortem con dos piezas: “For David Robert Jones” y “A shadow in Time”. 

Aquí está antes de presentar el tributo en Londres:

On Time Out of Time ya está a la venta en formato digital y vinil por Temporary Residence o a través de Bandcamp, y será liberado el 8 de marzo.

Autor: Alex GR


¿Tienes deseos de disolverte? Esta es música para intentarlo

¿Quieres diluirte mientras escuchas algo de la más fina electrónica del 2018? Entonces oye el álbum “Dissolvi”, de Steve Hauschildt.

Un paso esencial en la evolución humana es la disolución. Se trata de un hack arquetípico representado en incontables mitos y que se renueva a diario, como una herramienta psicológica disponible para cualquiera. Disolverte es un acto delicioso y obligado; por eso nos encanta que se ponga en la mesa –y en tu mente– a través de un álbum que más allá de su labor ontológica, está tan finamente confeccionado

Dissolvi (2018) es el primer lanzamiento de Steve Hauschildt con la atinada disquera neoyorquina Ghostly International. La disociación del ser y la sublimación del desapego son sólo un par de las reflexiones impresas en esta mezcla de ambient y minimal techno, con alusiones IDM y seguramente unas cuantas “etiquetas” genéricas más. El punto es que es un disco que, a pesar de la inteligencia secuencial que lo estructura, llega a planos definitivamente etéreos y, desde ahí, conversa con sensaciones originarias.  

Steve_Hauschildt_dissolvi_disco-musica

Ocho sensatos tracks integran este álbum, cuyo título y esencia están inspirados en la frase en latín cupio dissolvi (“deseo ser disuelto”). Además de la coherencia que los une cada track se sostiene, musical y quizá psicológicamente, por sí solo. Dissolvi te espera con pinceladas que recuerdan los “trabajos esenciales de ambient” de Aphex Twin (como al comienzo de “M Path” o ciertos momentos de “Dissolvi”) y que apelan, aunque en versión refrescada, a algunos de los más finos discursos sonoros del ambient noventero –incluido Future Sound of London–; en otros tracks, más hacia el minimal techno, aparecen por ahí otros fantasmas de la misma época, sumergidos en, por ejemplo, “Alienself” y “Syncope” –que quizá evocan algo de Akufen y hasta lo más ambiental de Juan Atkins–.   

Si te gusta la electrónica, probablemente disfrutarás mucho este álbum de Steve Hauschildt. Si coqueteas con procesos interiores que puedan propulsarte a la evolución o por lo menos permitirte sobrevivir estos tiempos, también eres buen candidato para apreciarlo.

A propósito de disolvernos: después de pasar por ahi uno tendría que re-unirse, sólo entonces se lograría lo que tal vez buscamos.  

Javier Barros del Villar
Autor: Javier Barros del Villar
Editor digital. Toma té.