¿Cómo era este refrán mexicano? Ah, sí. “Del dicho al hecho, hay mucho trecho”, es decir, podrás hablar lo que quieras, pero las acciones son las que cuentan. Como sabemos que no es nada sencillo abandonar la carne y trasladarse a una dieta saludable, Ecoosfera reunió nueve tips maravillosos para comer menos carne y ser feliz en el intento.

Cuando pensamos en comer, lo último que nos viene a la mente es el impacto que tendrá ese alimento en nuestro cuerpo. Tratamos de saciar nuestros antojos sin profundizar en el bienestar del organismo, e incluso olvidamos qué efectos provocamos en el medioambiente.

Disminuir nuestro consumo de ciertos productos ayuda de mil maneras al planeta, aunque muchos aseguren que no hace una diferencia. Pero lo más importante es que hay cambios en nuestra salud.

No te prometemos que cambiar la dieta será algo sencillo (si no, cualquiera lo haría). Pero sabemos que tienes el potencial necesario para lograrlo, y podemos asegurarte que los beneficios de hacerlo te encantarán. La carne roja es algo que no necesitamos para mantener en equilibrio nuestro sistema, y prescindir de ella es tan bueno para nosotros como para los animales y el ambiente.

Para lograr el reto y dejar de comer carne necesitarás una cosa: trabajo de conciencia. Hay que cultivar el cambio para disfrutar de los resultados. Si estás más que listo o lista, checa los siguientes…

 

9 tips para dejar de comer carne

Cambio gradual

Aleja la carne poco a poco de tu menú, no intentes eliminarla de un día para otro porque el golpe para tu cuerpo será muy fuerte. Ve disminuyendo las cantidades o reemplaza la carne roja por pescados.

 

Disminuye los lácteos

No intentes sustituir la carne con una ingesta grande de lácteos. Mejor busca otra alternativa para garantizar la ingesta de hierro, calcio y otras sustancias que tu cuerpo necesita, además de evitar los problemas digestivos.

 

Conoce los sustitutos de la carne

La proteína la puedes encontrar en varios alimentos vegetales, así que no pierdas la cabeza pensando que no tienes qué comer. Puedes probar con frutos secos, semillas, avena, quinoa y legumbres.

 

Prioridad a los vegetales

¡Arriba los vegetales y la mezcla de todos ellos! No te encasilles en las espinacas, zanahorias y calabazas. Prueba con opciones no tan comunes como los edamames con un poco de coliflor, o tal vez los pimientos.

 

En la diversidad está la clave

Si quieres disfrutar de una buena dieta saludable, la diversidad en tu platillo es la clave. Si te preparas lo mismo siempre, es casi seguro que terminarás aburriéndote y abandonarás este reto. Diviértete conociendo nuevos alimentos y experimenta en la cocina.

 

Asesórate con un experto

No trates de iniciar este reto sin una asesoría especializada. Acércate con un nutriólogo y orienta tu alimentación de la mejor manera para que tu salud no esté en riesgo en ningún momento.

 

Conoce los beneficios

Todos los cambios traen cosas nuevas y positivas, enfócate en los beneficios que esta nueva dieta te otorga. Por ejemplo, una vida más saludable, disminuir el riesgo de padecer ciertas enfermedades y ayudar al planeta.

 

Prepárate para un nuevo reto

Si quieres lograrlo, deberás prepararte física y mentalmente para este reto. No improvises y piensa en la mejor manera de disfrutar de esta nueva forma de vida.

 

Organiza tu comida

Organizar tu comida es la mejor forma de tener el control de lo que comes. Arma una lista de los ingredientes que necesitas y cómo los vas a utilizar. Entre más organización tengas, mejores serán los resultados.

como hacer ramen vegano-receta

 

Sigue leyendo: Estos son los países que comen más carne (y su impacto ambiental es enorme)