Si quieres conocer más a Capitana Marvel, empieza por este cómic

Si vas a leer un cómic sobre la mujer más fuerte de Marvel, que sea este.

Vuelve a pensar en tu infancia, recuérdala; regresa por un momento a casa de tus padres. ¿Qué ves ahí? Seguro puedes rescatar con facilidad las tardes que pasaste jugando. En esas horas cabían cualquier profesión y cualquier mundo: fuiste un mago, una guerrera, un inventor. Al crecer, esos momentos se hicieron cada vez más apartados, pero aún hay algo en ti que te llama a regresar. Es algo que puede ocurrirle a cualquiera, ya sea mujer, hombre o superhéroe. Le sucede incluso a la mismísima Capitana Marvel.

Así es como empieza mi historia, como comienzan todas las historias. Con una familia. Cuando era pequeña, yo creía que la mía era perfecta.

Con estas líneas arranca el cómic The Life of Captain Marvel, una serie de cinco números que pretende contar los orígenes de Carol Danvers. Lo que la vengadora más poderosa de Marvel no espera es que su regreso a casa no está suscitado por los recuerdos más bellos de su vida familiar. Todo lo contrario: las memorias dolorosas son las que la interrumpen en medio de una batalla. Tras la visión idealizada de la infancia se encuentra una existencia que, como ocurre con muchos de nosotros, está lejos de ser perfecta.

capitana-marvel-comic-universo-marvel-1
Marvel Comics

Por consejo directo de Tony Stark, la Capitana Marvel se toma un descanso de sus labores heroicas para regresar a casa de sus padres. Estos brotes de humanidad no son extraños: de un tiempo para acá, muchas de las historias de superhéroes no son protagonizadas por seres opacos y unidimensionales. Con todo, ver a Carol Danvers sucumbir ante un ataque de pánico en plena lucha junto a los Avengers sigue resultando transgresor.

En este cómic, la enfermedad mental no es el rasgo característico de un villano; tampoco es un momento de quiebre que vaya a amainar de una día para otro. Danvers creció en una familia disfuncional, y sus ataques de pánico son la secuela de estos eventos traumáticos. Su regreso a casa será la contienda más difícil que la Capitana Marvel deba librar, pero también la más importante.

The Life of Captain Marvel explora sin rodeos la vida emocional de su protagonista y evade muchos clichés en el proceso. En vez de retratar la vulnerabilidad emocional como algo típico de “lo femenino”, la presenta en todo su complejo espectro. En esta faceta de sus aventuras, Capitana Marvel explora todas las formas posibles de ser y reconocerse mujer. Incluso, las actitudes sumisas que le avergüenzan de su madre se revelan como el resabio de una lucha más profunda, algo que las une irremediablemente.

A veces se cree que para representar a una mujer fuerte hay que deshacerse por completo de sus emociones y presentarla como una especie de monolito insensible. Nada menos cierto. Desde la perspectiva de la autora Margaret Stohl, Carol Danvers es superpoderosa, pero no aspira a igualar a sus colegas masculinos, por la sencilla razón de que no lo necesita. Sus complejos no son la marca de un “sexo débil” ni algo de lo que deba deshacerse, son una parte más de ella.

The Life of Captain Marvel nos recuerda que las memorias menos deseables también nos constituyen. A pesar del dolor, tenemos la capacidad de elegir cómo contamos nuestra propia historia. Por su parte, la Capitana Marvel sale de este reencuentro con su infancia como cualquiera de nosotros lo haría: siendo más poderosa que nunca.

 

* Imagen destacada: The Multiverse/Marvel Comics

Autor: Marcela Santos
Twitter: @marcesant


Esta isla de Noruega va a eliminar el tiempo

¿Imaginas la radiante libertad de un mundo sin tiempo lineal? En esta isla de Noruega ya es una realidad durante el verano.

Entre el cuento de hadas, la rebeldía ontológica y la física avanzada, recién nos enteramos que los habitantes de Sommarøy (isla de verano), en Noruega, decretaron eliminar el tiempo. Sus poco más de 300 habitantes acordaron en una asamblea abolir el tiempo y reemplazar los relojes por hilados de flores.

Ubicada cerca del Círculo Polar, en Sommarøy no se pone el sol durante más de dos meses (del 18 de mayo al 26 de julio). Proporcionalmente, pero en sentido inverso, durante el periodo invernal y parte del otoño, las noches son eternas. Por eso, en la temporada veraniega todos quieren aprovechar al máximo sus días, y el reloj se vuelve completamente ajeno a la vida cotidiana.

Uno de sus habitantes, Kjell Ove Hveding, compartió en un comunicado: 

Hay luz del día constantemente y actuamos en consecuencia. En medio de la noche, lo que la gente de la ciudad podría llamar ‘2 am’, puedes ver a niños jugando al fútbol, gente pintando sus casas o cortando el césped y adolescentes nadando”. 

El acuerdo entre los habitantes ya fue enviado al parlamento noruego para ser oficializado. Pero lo cierto es que esta abolición del tiempo ya ocurre, en la práctica, en la vida diaria de la isla:

Para muchos de nosotros, obtener esto por escrito simplemente significaría formalizar algo que hemos estado practicando durante generaciones.

En caso de confirmarse la autorización, Sommarøy se convertiría en la primera zona del mundo en ser libre de tiempo –lo cual nosotros en Ecoosfera celebramos, por que nos recuerda que el tiempo lineas es, hasta cierto punto, una arbitrariedad cultural–. 



Oakland descriminaliza los “hongos mágicos” y otras sustancias psicodélicas naturales

Después de Denver, Oakland se convierte en la segunda ciudad de Estados Unidos en descriminalizar la posesión de “plantas de poder”.

Las autoridades del condado de Oakland, en California, votaron a favor de una nueva ley que instruye a las fuerzas de policía a tomar como su “menor prioridad” los arrestos por posesión de sustancias alucinógenas, como los “hongos mágicos”, el peyote o la ayahuasca.

Aunque la ley no apoya abiertamente el uso de estas sustancias, la idea es que su disponibilidad ocurra de la mano de una campaña de prevención de daños. Uno de los mayores impulsores de la reforma es el grupo Decriminalize Nature Oakland, que reunió el apoyo suficiente a través de información sobre el uso potencial de los alucinógenos como tratamiento de padecimientos psiquiátricos.

oakland-legalizacion-psicodelicos psilocibina-hongos

Lo que establece la ley es que el uso de “plantas enteógenas” no es motivo de persecución criminal en Oakland (aunque sí lo es a nivel federal). La votación favoreció la enmienda gracias al testimonio de más de 30 personas, quienes hablaron del potencial de estas sustancias como tratamiento para la depresión, el estrés postraumático y el control de adicciones, además de los usos espirituales de algunas culturas nativas americanas.

Otras voces durante la votación también solicitaron añadir a la ley la obligación de ofrecer una guía de uso a los usuarios, además de recomendaciones como la de consultar a su médico antes de autoprescribirse un tratamiento con plantas enteógenas, así como empezar con dosis suaves para conocer las reacciones que pueden diferir enormemente entre pacientes con los mismos diagnósticos.

oakland-decriminalize-shrooms
En países como Holanda y Portugal, la descriminalización ha dejado históricas lecciones (AP Photo/Peter Dejong)

También en Ecoosfera: La filosofía de los alucinógenos: ¿un tratamiento espiritual contra la depresión de nuestra era?

El médico Michael Clarendon señaló que, a pesar de que muchos pueblos han usado consistentemente este tipo de plantas durante miles de años, esto se hacía dentro de un contexto ritual. Para los occidentales modernos, asegura, las “plantas de poder” no son más que placebos recreativos que se añaden a la ya de por sí preocupante población adicta a opioides, drogas legales y medicamentos de prescripción.

La venta y comercio sigue siendo ilegal, y el uso de enteógenos sintéticos como el LSD y el MDMA permanece sin cambios. En otras palabras, todo tipo de sustancias enteógenas permanecen en la clasificación 1 según las leyes federales, donde están las que supuestamente provocan mayores abusos y peligro de adicción.

Sin embargo, lo que ocurre cuando una ciudad descriminaliza las sustancias enteógenas es que se abre paso no sólo a nuevas posibilidades para la salud mental que no atraviesen el dispositivo psiquiátrico-hospitalario: se trata también de generar contextos donde la búsqueda de la salud, así como los casos de abuso de sustancias, sean tratados con el mismo cuidado y atención que un grave problema de salud por parte de las autoridades. Descriminalizar la posesión de pequeñas cantidades no incentiva el consumo sino que evita aumentar los casos de brutalidad policíaca, presupone un incremento del presupuesto de defensa contra los consumidores (muchas veces de bajos recursos y racializados) y evita el encarcelamiento de jóvenes por crímenes menores. A nivel social, representa una segunda oportunidad para muchos.

La investigación científica también se ve beneficiada con este tipo de medidas, porque no existe otra forma de conocer los efectos de estas sustancias –que la gente de cualquier manera sigue utilizando– para construir tratamientos efectivos, así como esquemas de información y prevención de daños.

 

* Imagen principal: Dancing-Astronaut

 

Tal vez te interese: Estas podrían ser las propiedades medicinales de los hongos alucinógenos