No sabemos exactamente a quién agradecerle, pero debemos celebrar que la capa de ozono se está recuperando. Este escudo protector de la Tierra y todos los seres que vivimos en ella ha experimentado cambios, los cuales se cree que son producto del Protocolo de Montreal de 1987.

Dicho protocolo fue diseñado con el objetivo de proteger la capa de ozono. Las medidas contemplaban una reducción considerable de la producción y consumo de diversas sustancias que agotan la capa y la desgastan.

Hoy en día, los expertos consideran que este acuerdo establecido el 16 de septiembre de 1987 en Canadá es la causa de los cambios en las corrientes de aire alrededor del hemisferio sur. Es decir, estas acciones pudieron haber detenido las fuertes ráfagas o corrientes en chorro que alteraban los patrones de lluvia y las corrientes oceánicas.

capa-de-ozono-recuperacion-nasa-universo-planeta
NASA

Pero estas alteraciones positivas ocurrieron casi 1 década después de la firma de este protocolo. Analizando bien los cambios en la atmósfera, los científicos descubrieron que todo se debía a que la capa de ozono se está recuperando.

Ello ha provocado que las corrientes de viento circulen hacia el norte, poniendo todo en orden allá arriba. Pero, lamentablemente, puede que estos avances se pierdan rápidamente. Lo que hoy vemos son las consecuencias de un protocolo del pasado que, luego de que se tomaron medidas, produjo una esperanza para la capa de ozono.

 

La capa de ozono espera nuestro cambio

No podemos festejar mucho, ya que las acciones de la actualidad pueden revertir rápidamente la disminución de este desgaste. Existe una mejora, eso es cierto, pero sólo gracias a un cambio de años atrás.

Mientras tanto, las medidas de hoy son muy distintas. Nos hemos preocupado muy poco por proteger la capa de ozono. El aumento del uso de productos químicos, las fuertes emisiones de CO2 y el nulo control de los gobiernos en todo el mundo, no pintan un panorama muy alentador.

capa de ozono-nasa-recupera-contamiancion

Pero no todo está perdido. Hoy vemos que los protocolos establecidos en el pasado han dado frutos. Si esto no nos basta para hacer cambios certeros, ¿qué otra cosa estamos esperando? La Tierra ha demostrado que con la ayuda del ser humano es capaz de sanar.

Revertir todo el daño hecho es posible e incluso podemos evitar que empeore, lo único que necesitamos es pensar en qué planeta queremos para el futuro y qué estamos haciendo para conseguirlo.

 

Sigue leyendo: Conoce al científico mexicano que descubrió el agujero de la capa de ozono