13 canciones que fueron creadas en sueños

Muchas de nuestras canciones favoritas fueron concebidas durante los sueños de estas leyendas musicales.

Los sueños son uno de los terrenos más fértiles para la creación. Al fin y al cabo somos seres humanos, pero también seres del sueño, parafraseando a Jack Kerouac. Así como le pasó a este poeta, e incluso a Albert Einstein con su teoría de la relatividad, muchos músicos se han encontrado con sus canciones en sueños.

canciones-suenos-inspiradas-musicos-creatividad

Para Carl Jung los sueños decían mucho de nuestra psique, porque además de ser una vía de expresión del subconsciente, son un reflejo de aquello que experimentamos en la vigilia. Así que un sueño, podría decirse, expresa en gran medida todo lo que somos, y de él podemos aprender más de lo que creemos. Quizá por eso grandes artistas y pensadores han podido estar en un contacto tan orgánico con sus sueños, pues ello requiere de una cierta sensibilidad y curiosidad, e incluso diríamos que se necesita la sabiduría de quien sabe que en los sueños tiene mucho por descubrir.

Muchos músicos han aprovechado esa especie de innata sensibilidad para surfear por su onírico subconsciente, donde han encontrado las melodías o las letras de canciones que terminan por ser grandes éxitos. Algunas de estas canciones son francamente inmortales, lo que habla de la fascinante e insospechada simbiosis entre sueño y vigilia, que son en realidad territorios sin fronteras, que se influyen mutuamente todo el tiempo.

Estas son algunas de las canciones que los sueños han prodigado al mundo de la música.

 

“Yesterday”, The Beatles (1965) 

Paul McCartney se levantó en medio de la noche y fue directo a su piano. De sus sueños había surgido la inspiración para una de las melodías más emblemáticas de todos los tiempos. 

 

“Purple Haze, The Jimi Hendrix Experience (1967) 

Jimi Hendrix soñó que estaba caminando debajo del agua y que una neblina morada lo envolvía. Por supuesto, debajo del agua no hay neblina, pero ese místico y surreal sueño se convirtió en la canción “Purple Haze”.

 

“#9 Dream, John Lennon (1974) 

El más soñador de los Beatles, John Lennon, describe un sueño que tuvo. Esta canción es, literalmente, onírica e incomprensible: el coro es una especie de rezo que dice “Ah! böwakawa poussé, poussé”. Según Lennon, su sueño no fue ninguna inspiración, sino simple y llanamente un pasaje onírico que quiso convertir en canción (y que se posicionó en el lugar #9 del Billboard Hot 100 Chart). 

 

“Five Years”, David Bowie (1972) 

La canción que abre el de por sí onírico álbum de The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars trata sobre un hipotético anuncio del fin del mundo. Bowie soñó en 1971 que su padre le decía que sólo tenía 5 años para vivir y que ya no debía volver a soñar, y por eso escogió que el tiempo para el fin del mundo fuesen 5 años en la canción. 

 

“I Can’t Get no Satisfaction, The Rolling Stones (1965) 

Al igual que le pasó a McCartney, Keith Richards escuchó el riff de esta canción en sueños, junto con la legendaria frase “I can’t get no satisfaction”, que da nombre a la canción.

 

“Let it Be”, The Beatles (1970) 

Otro sueño de Paul McCartney, esta vez de su madre, quien había fallecido cuando él tenía sólo 14 años. En una noche de sueños profundos e insomnio intermitente, McCartney soñó a su madre Mary, quien le decía “Déjalo ser”. 

 

“The Prophet’s Song, Queen (1975) 

La letra de esta canción, que habla sobre un sabio que alerta a la humanidad sobre una profecía, proviene de un sueño febril del guitarrista Brian May, quien por aquel entonces lidiaba con la hepatitis que contrajo debido a una aguja infectada.

 

“Break it Up, Patti Smith (1975)

Esta canción trata de Jim Morrison. Combina un sueño que Patti Smith tuvo sobre el vocalista de The Doors y la visita que hizo a su tumba en el cementerio Père Lachaise de París. En su sueño, Smith ayudaba a Morrison (quien se hallaba encadenado, cual Prometeo, a una piedra) a liberarse.

 

“Every Breath You Take”, The Police (1983) 

La línea principal de la canción, y que le da su nombre, fue soñada por Sting. Con esa frase en mente fue a su piano y compuso la canción en 30 minutos. 

 

“The Man Comes Around, Johny Cash (2002) 

La reina Elizabeth de Inglaterra le dijo a Johnny Cash en sueños que era como un arbusto torcido en medio de un remolino. Años después leyó algo similar en el Book of Revelation y terminó por juntar los puntos que lo llevarían a escribir esta canción.

 

“How to Disappear Completely, Radiohead (2000)

Thom Yorke dijo haber soñado que flotaba en el río Liffey, sin poder controlarlo. Esta canción busca hablar de cómo se siente flotar, como lo hizo Yorke en su sueño. Aunque parte de su inspiración provino también de una plática con miembros de la banda R.E.M.

 

“Enterlude, The Killers (2006)

El vocalista, Brandon Flowers, soñó con Kurt Cobain cantando encima de un bote. Dice que sonaba como Bob Dylan. La melodía de “Enterlude” provino de aquello que cantaba ese navegante Cobain que sonaba como Dylan.

 

“Gust of Wind”, Pharrel Williams (2014)

Esta canción trata de un hombre enamorado de una mujer que lo eleva mental y emocionalmente, como una fuerza natural. Fue inspirada en la esposa de Pharrel, Helen Lasichanh, a quien se la cantó en cuanto despertó, diciéndole que era sobre la divina fuerza que ella representa, como una ráfaga de viento.



¡No apartes la vista del cielo! Lluvia de estrellas Oriónidas el 21 y 22 de octubre

Este mes, el cielo será escenario de una lluvia de estrellas. ¿Cómo, cuándo y dónde ver el espectáculo de las Oriónidas?

Los meteoros que adornarán el cielo nocturno del 21 al 22 de octubre son de los más veloces en su tipo. Si alzas la vista este fin de semana podrás observar la caída de entre 15 y 20 estrellas fugaces por hora. 

Lo que hace más especiales a las Oriónidas es que realmente son trozos del famosísimo Cometa Halley, que pasa por la Tierra cada 76 o 76 años. Deben su nombre a la constelación Orión, punto desde el cual irradian. 

¿Quieres aprovechar al máximo este regalo del cielo? Aquí va todo lo que necesitas saber:

¿Dónde verlas?

No necesitas vivir en otro país para admirar esta magnífica lluvia de luces: las Oriónidas son visibles en cualquier parte del mundo. Como ocurre con todos los fenómenos nocturnos, lo ideal es alejarse lo más posible de las luces artificiales. Si vives en una gran ciudad, lleva tu manta o silla hacia un punto apartado en el que el cielo se vea completamente oscuro. 

¿Cuándo?

Aunque se predice que los días con más estrellas serán el 21 y 22 de octubre, será posible admirarlas desde la noche del 20. No olvides que el mejor horario para verlas es en la madrugada. Es posible que el brillo de la luna obstaculice la visión, por lo que se recomienda salir poco antes del amanecer entre 2 y 3 am, cuando la luna se haya ocultado. 

Sobre todo…ten paciencia

Tómate unos 20 minutos para que tus ojos se ajusten a la oscuridad y dedica por lo menos una hora a tu cita con el cielo. No desesperes: los rastros de luz que las Oriónidas pintarán en el firmamento son la mejor recompensa



Las abejas usan los hongos como medicina (y esto podría evitar su extinción)

Este instinto en las abejas ha sido estudiado por un experto en hongos, que cree poder salvar a estos nobles polinizadores.

Los seres humanos hemos desarrollado una fijación con el futuro. Pero para salvar el presente deberíamos voltear hacia atrás y volver a la naturaleza; o por lo menos a sus principios. Porque si retomáramos su inherente sabiduría y resiliencia podríamos resolver muchos de los problemas actuales que nos están acercando peligrosamente a la catástrofe mundial.

El más contundente ejemplo de lo anterior está en las abejas, que no sólo son seres con una serie de comportamientos fascinantes, sino que incluso podrían haber encontrado la manera de eludir la extinción a la cual las estamos conduciendo desde principios de este siglo.

Las abejas han encontrado una cura a todos estos males en los hongos.

abejas-hongos-medicina-salvar-extincion

Pero, ¿que está extinguiendo a las abejas?

Las colonias de abeja están experimentando lo que los expertos han llamado un “colapso”, es decir: las abejas están muriendo de manera masiva, causando el colapso de sus complejas comunidades. Esto tiene que ver con una docena de razones que investigadores como el mexicano Ernesto Guzmán-Novoa se han dedicado a develar.

El uso masivo de pesticidas tóxicos –por ejemplo, los de Monsanto– es la principal causa detrás del colapso de las colonias de abejas. Pero no solamente: la contaminación del aire les dificulta localizar las flores, y el cambio climático está trastocando los ciclos naturales. No obstante, ahora lo fundamental es curar a las abejas de los virus que las invaden, mientras se pone en marcha el uso de pesticidas alternativos.

Por qué un extracto en los hongos cura a las abejas

abejas-hongos-medicina-salvar-extincion

En un estudio reciente publicado en la revista Nature se probó a dos grupos de abejas. El primer grupo  se alimentó de jarabe de azúcar mezclado con un extracto del micelio fúngico –una serie de filamentos presentes en los cuerpos del hongo. Este grupo desarrolló defensas contra dos virus comunes que están causando el colapso. Al segundo grupo, que sólo se les alimentó del jarabe de azúcar, resultó ser mucho más propenó a contraer ambos virus.

Lo más curioso es que el estudio se llevó a cabo… porque las propias abejas condujeron a él.

En 1984, el micólogo, escritor y activista Paul Stamets notó que las abejas en su patio se alimentaban de los hongos que usaba para sus investigaciones, creyendo que lo hacían por las azúcares naturales presentes en los hongos. Pero sabiendo sobre las propiedades mágicas del micelio fúngico –que entre otras cosas es un gran antiviral–, Stamets pronto se preguntó si las abejas no estarían más bien medicándose con los hongos.

Entonces Staments comenzó a colaborar con Walter Sheppard, jefe del departamento de entomología de la Washington State University. Ambos analizaron los efectos del micelio, y sus estudios los llevaron hasta el más reciente estudio citado, publicado en Nature este año, y que es la conclusión de sus investigaciones a lo largo de 12 años.

Las abejas condujeron al descubrimiento del primer antiviral para insectos.
Con un poco de nuestra ayuda, esto podría evitar su extinción.

abejas-hongos-medicina-salvar-extincion

Staments y su equipo seguirán probando esta insospechada cura en las colonias de abejas, esperando encontrar la solución al colapso de éstas. Pero en lo que esto sucede, este caso ya puede –y debe– servir como una pista para la humanidad, la cual nos está urgiendo a ver cómo la naturaleza es capaz de sobrellevar, incluso, el daño que le estamos causando. Sobre todo debemos concentrarnos en lo que podemos aprender de esto para poder ayudarle a resarcir nuestros errores.

Porque aún estamos a tiempo, no sólo de salvar a las abejas, sino a la casa que compartimos con ellas. Y parece que el precioso y virtuoso reino del fungi será en esto un gran aliado.