¿Es posible predecir sismos a través del campo magnético terrestre?

Científicos chilenos buscan crear una red de magnetómetros que pueda aprender y predecir eventos sísmicos de gran magnitud, lo que podría salvar incontables vidas humanas.

Un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile publicaron una revolucionaria investigación en la revista Advances in Space Research. Ahí explican la relación entre los eventos sísmicos de gran magnitud y el campo magnético terrestre.

Enrique Cordaro tiene formación en física, matemáticas e ingeniería; sin embargo, ha estudiado los sismos y terremotos durante más de medio siglo a través del campo magnético de nuestro planeta.

Enrique-Cordaro-sismos
Enrique Cordaro afirma que, con las herramientas adecuadas, podríamos predecir sismos con más de 1 mes de anticipación.

Su investigación ha demostrado que “sí existe una relación entre las variaciones del campo [electromagnético de la Tierra] y la incidencia de los sismos”.

Gracias a una red de magnetómetros y medidores de neutrones de fabricación chilena, los investigadores lograron medir las variaciones del campo magnético de nuestro planeta, entre la línea del ecuador y la Antártida, durante las últimas 5 décadas.

En sismos como el de Japón (2011), Sumatra (2005) y Maule (2010), las ondas electromagnéticas del campo terrestre se debilitaron. Y no sólo eso: a decir de Cordaro, en los tres eventos las ondas “tenían la misma frecuencia”.

 

¿Qué tiene que ver el campo magnético con los sismos?

Los cuerpos estelares desarrollan naturalmente un campo magnético que se origina (en el caso de planetas como el nuestro) en el núcleo, entre los 1500 y 5000 kilómetros de profundidad. Este campo protege a los planetas de las partículas provenientes del espacio exterior.

esquema-prediccion-sismos
Esquema del campo magnético terrestre (U. de Chile)

Pero a nivel interno, cuando las placas tectónicas de la Tierra se mueven, el campo magnético de la zona sísmica muestra una menor intensidad de onda. Según Cordaro, en el centro de la Tierra:

se produce una intensidad de 300 tesla pero en la superficie de la Tierra las ondas que medimos tienen unas 20 nanotesla.

La investigación de Cordaro y su equipo tomó en cuenta datos sobre la rigidez geomagnética de la anomalía magnética atlántica, fenómeno natural del hemisferio sur, además de variables como el viento y el ciclo solar.

Sin embargo, la falta de financiamiento para la investigación científica de los sismos podría evitar el desarrollo de nuevos instrumentos de alerta temprana (que podrían salvar incontables vidas humanas y millones de dólares).

 

¿Será posible predecir los sismos?

Cordaro afirma que con este sistema será posible anticipar sismos de gran magnitud no sólo con minutos de anticipación, sino prácticamente con meses. Para las zonas que tomó como referencia, los científicos podrían anticiparse “30 días en Sudamérica, 106 días en Sumatra y 20 días en Japón”.

El objetivo de los investigadores es convencer a los gobiernos y a la iniciativa privada de invertir en una red de magnetómetros que funcionan como neuronas de un gran sistema capaz de medir la interrelación entre los sismos y el magnetismo terrestre. Cordaro explicó en una entrevista que la falta de financiamiento había resultado “asfixiante”:

Queremos que nuestros magnetómetros funcionen como neuronas y comunicarlos entre ellos mediante Machine Learning, con la finalidad de poder predecir los sismos […] Necesitamos que el gobierno y los privados nos escuchen, este trabajo podría salvar vidas y millones de dólares en pérdidas materiales.

Se estima que, a nivel mundial, 2,700 millones de seres humanos viven en zonas sísmicas; esto es, uno de cada tres humanos vive en una zona propensa a sufrir los embates de sismos de gran magnitud.

Los sismos y terremotos son eventos fuera del control y la previsión humanos, que pueden causar grandes daños a nivel material y social. Si bien algunos países han desarrollado sistemas de alerta temprana para avisar a la población, comprender a fondo los fenómenos telúricos de nuestro planeta es el primer paso para poder enfrentarnos a ellos en el futuro.



China abre el primer centro de predicción sísmica basado en el comportamiento de los animales

Monitoreará hasta 9 granjas de animales para anticipar posibles temblores.

Cada vez hay más evidencia de cómo ciertos animales modifican su comportamiento antes de un temblor. Esto sugiere, según estudios, que son capaces de presentirlos (quizá son más sensibles al electromagnetismo de la tierra, por ejemplo.)

Un estudio hecho en el Parque Nacional de Yanachaga, Perú, mostró con cámaras sobrepuestas cómo el tráfico de animales en el lugar fue disminuyendo antes de un temblor; de un promedio de 18 animales que aparecían en las cámaras por día a solo tres antes del sismo. También se sabe que las hormigas irrumpen sus labores antes de un temblor o que los perros pueden exaltarse unos minutos antes de uno de estos movimientos telúricos.

Para aprovechar la habilidad extra sensorial de los animales, por primera vez se ha abierto un centro oficial sismológico que basa sus premoniciones en el monitoreo y estudio del comportamiento de 9 granjas de animales. Este se encuentra en Nanjing, en la provincia de Jiangsu, China.

Una de las estaciones sísmicas está ubicada (por medio de cámaras) en un jardín ecológico de la provincia de Yuhuatai donde viven al menos 200 jabalíes, 2 000 gallinas y 2 km2 de un estanque de peces.

Este sistema de predicción oficializa por primera vez el comportamiento de los animales como un indicador científico para predecir los sismos en un país como China donde son usuales.



Confirmado, los sismos en Oklahoma son causados por inyecciones de agua en pozos petroleros

A lo largo del análisis de Keranen, hubo una evidente correlación entre el incremento del agua inyectada en los 8 mil pozos de inyección profunda en la región, y el aumento en los registros de sismos

La investigación de Katie Keranen, sismóloga de la Universidad Cornell, en Oklahoma (EE.UU.), descubrió una importante correlación entre la secuencia de temblores en este estado y las inyecciones masivas de agua en pozos usados para la industria del petróleo.

De acuerdo con el estudio, la producción del petróleo en esa área disminuyó desde la década de los 90, cuando los operadores comenzaron a introducir grandes cantidades de agua en campos petroleros. Estos pozos se usaban para “recubrir” los reservoirs agotados de petróleo, o para almacenar desperdicios tóxicos producidos durante la perforación.  

Por lo que, al recibir más de 19 millones de litros de agua, a una profundidad de hasta 3.2 kilómetros, los pozos acumulan altos niveles de presión “que tiene que ir a un lugar”. De ese modo, Keranen explica que es una relación de causa y efecto, donde las inyecciones de fluidos en pozos aislados provoca una secuencia de sismos retardados de hasta 20 años: “[E]ste tipo de inyecciones de desperdicios líquidos tiene el potencial de desbloquear tensiones tectónicas construidas a lo largo de las décadas (aunque no estaban muy activas).”

A lo largo del análisis de KeranChuetsu_earthquake-earthquake_liquefaction1-510x382en, hubo una evidente correlación entre el incremento del agua inyectada en los 8 mil pozos de inyección profunda en la región, y el aumento en los registros de sismos: desde 2008 hasta 2013, el estado de Oklahoma ha registrado anualmente 44 sismos de una magnitud de tres o más en la escala de Richter; mientras que en 2014, la cifra ha alcanzado hasta unos 233 sismos.

 

Sin embargo, el Geological Survey, el sismológico oficial de Oklahoma, se muestra escéptico ante esta posible relación entre las inyecciones profundas en los pozos y los sismos. Según sus informes, la secuencia de los temblores tiene una causa natural; por lo que, en caso de validar el estudio de Keranen, es necesaria una investigación a profundidad.