La resiliencia es inherente a la naturaleza. Se trata de la capacidad que tiene la naturaleza y sus habitantes para adaptarse a los cambios que ocurren, ya sea en la tierra, en los mares, e incluso en los genes.

No obstante, la resiliencia no es infalible.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico
Miranda Brandon

Así lo demuestra el hecho de que muchas especies no están logrando adaptarse a las radicales modificaciones que el cambio climático está provocando en los hábitats.

Las cuatro estaciones del año se han vuelto caóticas: ya no pueden definirse claramente, como hace algunos años. La prueba está en que 2010, 2017 y 2018 han sido años especialmente calurosos, y en que paulatinamente se ha extendido la temporada de lluvias.

Esto ha enloquecido a cientos de especies: las aves no saben cuándo migrar, los insectos no saben cuándo polinizar, y anfibios como las ranas están reproduciéndose antes de tiempo, debido a los inviernos más cálidos. Incluso podría decirse que los bosques ya no saben cuándo reverdecer.

Ya hay un nombre para este fenómeno: desfase fenológico.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico

Esta situación, que los científicos han llamado desfase fenológico, es una afectación inédita a las formas de vida. Ni siquiera la resiliencia inherente al mundo natural está logrando adaptarse a los vertiginosos cambios, resultado de nuestros nocivos modelos productivos y de consumo. Es así que la sincronía necesaria para que todo el mundo esté en equilibrio se encuentra, por primera vez, plenamente amenazada.

Es incierto lo que el desfase fenológico puede ocasionar en los ecosistemas, y qué tanto las perturbaciones más pequeñas podrían llegar a ocasionar enormes e irreversibles daños. Quizá… ¿una especie de efecto mariposa generalizado?

La pregunta sería: ¿qué pasa cuando una especie llega tarde a su cita con la naturaleza?

Un ejemplo está en el caso de la orquídea araña.

Esta flor se reproduce a partir de una treta llamada “seudocopulación”, que consiste en engañar a las abejas macho con una feromona para hacerlas creer que son una pareja sexual. De esta manera, las abejas polinizan a las orquídeas justo cuando lo necesitan. Pero esto tiene que suceder cuando las abejas macho despiertan de su hibernación, y antes de que lo hagan las abejas hembra.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico

No obstante, la primavera está llegando antes, lo que hace que las abejas hembra se despierten antes de que las orquídeas puedan hacer su jugarreta. Así, el affaire entre orquídeas y abejas es impedido por la vigilante abeja hembra, lo que, según un estudio de 2014, está mermando la reproducción de las orquídeas.

Lo peor es que el cambio climático no es lo único que está modificando los hábitos de diversas especies. Las actividades productivas en ciertas zonas –que a veces están incluso prohibidas, como las áreas naturales que invaden grandes empresas– está ocasionando que muchos animales se vuelvan nocturnos, entre ellos los coyotes, las nutrias, los jabalíes y los tigres. Esto ocasiona desequilibrios que pueden resultar mortíferos para algunas especies.

Si algo demuestra el “desfase fenológico” y la modificación en el reloj biológico que hemos ocasionado en muchas especies es que no sabemos compartir el mundo. Y esto nos puede llevar, a todos, a la extinción.