La mayoría de las personas creen que los árboles son la principal fuente de oxígeno… de la vida en la Tierra. Aunque los gigantes arbóreos son una parte importante del bioma, el océano se lleva el primer lugar. La clave del equilibrio de la vida en el planeta se encuentra en el profundo océano y, desde hace unos años, la “zona muerta” del Golfo de México señala las graves consecuencias de una contaminación global.

¿Qué es una zona muerta?

De acuerdo con la revista Science, una zona muerta representa un sitio donde el oxígeno es escaso o inexistente. En dichas zonas, la falta de oxígeno imposibilita la vida, por ende, no hay especies u organismos dependientes del oxígeno. Por esta razón se les llama “zona muerta”.

Es cierto que las zonas con poco oxígeno son algo común en el océano debido a la rotación de la Tierra. Incluso, según la científica del Centro de Investigación Ambiental Smithsonian en EU, Denise Breitburg, “algunos de los eventos de extinción en la historia de la Tierra se asocian con la deficiencia de oxígeno en los océanos”.

zona muerta golfo mexico

Las causas de la “zona muerta” del Golfo de México

Cerca de las costas al sur de Estados Unidos, una región marina experimenta lo que los expertos conocen como “zona muerta”. En este sitio, especies marinas y otros organismos no tienen posibilidad de sobrevivir, la causa es: la falta de oxígeno.

A simple vista la escasez de oxígeno explica la ausencia de vida, pero ¿cuáles son las causas de la falta de oxígeno? Sabemos que la rotación de la Tierra provoca este fenómeno en ciertos lugares, pero en el Golfo de México la rotación no tiene nada que ver.

De forma directa interceden las actividades antropogénicas y, muy específicamente, aquellas que calientan el océano y contaminan las profundidades. El calentamiento global- por más común y molesta que suene esta palabra para algunos- está causando el aumento de la temperatura del agua.

Entre más cálida sea el agua, menor probabilidad tiene el oxígeno de llegar a la profundidad del océano y, por ende, hay menos oxígeno en el mar. A su vez, entre más calor hay, los animales respiran más rápido requiriendo más oxígeno en menor tiempo.

A este escenario se le suman los desechos de la agricultura que llegan al océano en forma de fertilizantes o abonos. Estos elementos producen un crecimiento acelerado de algas, las cuales al morir absorben grandes cantidades de oxígeno.

La expansión de la “zona muerta” del Golfo de México

La “zona muerta” del Golfo de México logra una extensión de 16,404,98 km2 según apunta la Oficina Nacional de la Administración Oceánica y Atmosférica de EU (NOAA). El objetivo en los próximos años es que esta zona logre reducirse a poco menos de 5,000 km2. Lamentablemente, en los últimos años ésta creció 2.8 veces más, un patrón que preocupa a los expertos.

“Este año hemos visto una y otra vez el profundo efecto que el cambio climático tiene en nuestras comunidades, desde la sequía histórica hasta las inundaciones. El clima está directamente relacionado con el agua, incluido el flujo de contaminación por nutrientes en el Golfo de México”, dijo Radhika Fox.

 

zona muerta golfo de mexico
NOAA