El cambio climático aumenta suicidios en México y Estados Unidos (Estudio)

Cada año, casi 1 millón de personas se quitan la vida a nivel mundial. Un reciente estudio concluye que para el 2050 esta cifra aumentará, debido al calentamiento global.

En un reciente estudio de la Unversidad Stanford se concluyó que, para el año 2050, el aumento de la temperatura global podría ocasionar un incremento de 21,000 suicidios adicionales en Estados Unidos y México.

En dicha investigación se encontró una fuerte evidencia de que las altas temperaturas aumentan las tasas de suicidio. El equipo utilizó proyecciones de modelos climáticos globales y calculó que el aumento de temperatura podría incrementar las tasas de suicidio un 1.4% en Estados Unidos y un 2.3% en México para el año 2050, lo que representaría 21,000 casos más en los dos países.

calentamiento global-aumenta-suicidios-mexico-estudio 1
Daniel Zender

Los resultados sugieren que el suicidio aumenta en las altas temperaturas y disminuye en las bajas temperaturas; el efecto de la temperatura sobre el suicidio no ha disminuido con el tiempo y no parece reducirse con el aumento de ingresos o la adopción de aire acondicionado.

De acuerdo a este informe, los investigadores compararon los récords de las temperaturas y los datos de suicidio a lo largo de varias décadas en diversos estados de Estados Unidos y México, además de estudiar incluso el lenguaje usado en las redes sociales.

Solomon Hsiang, coautor del estudio, explicó que aunque desde hace años se han estudiado los efectos del calentamiento respecto a los conflictos y la violencia, ahora se estima que además de lastimar a otros, algunas personas se lastiman a sí mismas por dicha causa.

calentamiento global-aumenta-suicidios-mexico-estudio 3
Daniel Zender

 

El lenguaje en las redes sociales suele ser más depresivo

Los investigadores también analizaron el lenguaje utilizado en más de 500 millones de mensajes de usuarios de Twitter para determinar si las altas temperaturas afectan el estado mental, y cuánto se usan palabras como “solitario”, “atrapado” o “suicida”. Se determinó que en los períodos de calor, el uso del lenguaje en las redes sociales suele ser más depresivo.

calentamiento global-aumenta-suicidios-mexico-estudio 2
Daniel Zender

 

El suicidio en México

Según el Instituto Nacional de Estadísitca y Geografía  (INEGI) en el 2015 se registraron 6,285 suicidios, lo cual significa una tasa de 5.2 fallecidos en México. La mayoría son hombres (8.5 de cada 100 mil hombres; mientras que la el porcentaje de mujeres suicidas es de 2.0 por cada 100 mil).

Las entidades federativas que tuvieron mayores tasas de suicidio por cada 100 mil habitantes fueron Chihuahua (11.4), Aguascalientes (9.9), Campeche (9.1) y Quintana Roo (9.1).

Al comparar estos datos con las tasas del 2014, se observa que las entidades federativas donde hubo un mayor incremento de la cantidad suicidios fueron Chihuahua, Zacatecas y Colima, en tanto que la Ciudad de México, Campeche y Veracruz presentaron una menor tasa en relación al año anterior.

Una razón más para ser agentes de cambio.



Prevenir suicidios con luz ✨: el caso de Japón

¿Cuál es la premisa de esta extraña prevención luminiscente?

Sabemos que la luz es energía, y hasta un lenguaje. Pero, ¿puede prevenir suicidios?

Una investigación publicada en 2013 en Science Direct probó que sí: las luces azules previenen el suicidio. Y en otros estudios se ha comprobado que hasta en un sorprendente 84%.

 

El impacto de los ambientes en el estado de ánimo

Estas investigaciones han confirmado que la medida de colocar luces azules en el metro de Japón, medida que comenzó a principios del año 2000, realmente funciona. Las compañías ferroviarias de Japón implementaron esta curiosa herramienta preventiva debido a los altos índices de suicidio que, según la OMS, colocan a este país asiático en la posición 30 de 182, en una lista que mide las tasas de suicidio por país.

La premisa del gobierno japonés y las compañías ferroviarias partió de la psicología. Desde esta disciplina se manejan técnicas de control de comportamiento que, aunque son aparentemente sutiles, pueden tener un portentoso impacto.

Es el caso del color de los entornos, que pueden provocar
estrés, hambre, tristeza o relajación.

En un estudio realizado en 2017 y publicado en Science Daily también se constató que la luz azul proveía de una mayor y más rápida relajación a quienes habían experimentado gran estrés previamente. Pero, tomando en cuenta que la luz azul también ha probado ser nociva cuando viene de nuestros gadgets –pues inhibe la producción de melatonina, entre otras cosas–, ¿qué tan buena idea es esta medida preventiva?

Recientemente se realizó otro estudio, por parte de la Universidad de Waseda, en el cual se analizó la información sobre suicidios que ocurrieron en 71 estaciones subterráneas en Japón de 2009 a 2019. Las fuentes estudiadas por la investigadora Michiko Ueda pertenecían a las compañías ferroviarias, y arrojaban el mismo resultado: una reducción de 84% en la tasa de suicidios.

Pero otro investigador, Masao Ichikawa, de la Universidad de Tsukuba, consideró importante que se indague en este efecto, ya que los resultados están basados en datos estadísticos, cuyo margen de error está entre el 14 y el 97%. También Ueda sigue siendo escéptica hacia esta medida, y piensa que deberían adoptarse otras formas de prevención.

Lo que es seguro es que es importante el color de los entornos, y por ende de las luces –sobre todo aquellas sobre las que posamos nuestros ojos–, pues esto tiene un impacto en el estado de ánimo. Y éste puede ser positivo o negativo. Es algo sobre lo que se debe indagar, ya que podría ser una hoja de ruta para planear mejor los ecosistemas urbanos.

Además, es importante repensar otros modelos de bienestar social, pues la gran tasa de suicidios en Japón se debe, en gran parte, al acelerado modo de vida que han adoptado, y también a la nocividad de los ambientes urbanos que perturban la salud de sus habitantes. No es casualidad que los baños de bosque como remedio contra el estrés hayan nacido en este país.

Pero quizá deberíamos empezar por algo mucho más simple: ¿cómo podemos ser más felices, individual y colectivamente?

 

* Imagen principal: Railway Technology



El cambio climático ahora afecta la psique colectiva (y podría volvernos locos)

Los cambios en la temperatura también tienen repercusiones en la salud mental.

Hace poco se comprobó una extraña correlación: la del cambio climático y el incremento de suicidios en México y Estados Unidos. Esta hipótesis se avala tanto por la medición de datos como por el hecho de que, al parecer, la violencia se incrementa de por sí en las regiones calurosas.

Según especialistas de la Facultad de Psicología de la UNAM que realizaron un estudio al respecto, las altas temperaturas sí inciden en la conducta, y pueden causar irritabilidad. Por eso, estos y otros expertos esperan un aumento de la tasa de suicidios para el año 2050, dependiendo de cuánto suba la temperatura.

Otro estudio reciente concluyó que el cambio climático
está directamente ligado a los problemas mentales.

cambio-climatico-salud-mental-suicidio-calentamiento-global

Los investigadores evaluaron la información de 2 millones de personas escogidas al azar, así como la data meteorológica y climática disponible entre 2002 y 2012. De esta forma los científicos descubrieron que, mientras más expuestos estuvieran los individuos a fenómenos desatados por el cambio climático, peor era su salud psíquica.

Lo que más afecta son los desastres provocados por fenómenos climáticos, como el huracán Katrina, el cual incrementó la probabilidad de padecer problemas psíquicos en un 4%. Esto, que parece sacado de la literatura “cli-fi”, haría del cambio climático una verdadera amenaza al intelecto humano. Diga lo que diga Donald Trump.

Y es que estos problemas de salud mental pueden ir desde un estrés pasajero hasta el desarrollo de condiciones crónicas, como algunos tipos de depresión.

Otra conclusión desalentadora arrojada por dicha investigación fue que quienes resultan más afectados por estos fenómenos climáticos son los pobres y las mujeres, es decir, los grupos de por sí más vulnerables. Éstos tuvieron 60% más probabilidades de experimentar condiciones mentales patológicas durante los meses de mayor calor. Aún haría falta estudiar estos efectos en los niños, para saber cuánto podrían estar afectando su desarrollo cognitivo.

Los climas extremos y los fenómenos naturales que desatan
podrían volvernos locos en 2050…

Según Nick Ovradovich, coautor del estudio, investigador del Media Lab del MIT y estudioso de las correlaciones entre el cambio climático y la salud humana, estos hallazgos no son sorprendentes, pero sí preocupantes:

Más estudios sobre este tópico serán útiles para ampliar las nociones de lo que el cambio climático puede hacer a la salud mental de la población en un futuro.

Gracias a la ONU, sabemos que la temperatura está aumentando dramáticamente y que, por lo tanto, es urgente hacer algo al respecto para salvar el planeta. Pero ahora sabemos, además, que también está en juego la salud psíquica colectiva, así como nuestra emocionalidad.

Razones de peso para no abandonar la lucha contra el cambio climático pues, de otra forma, en 2050 podría haber también una crisis de locura.

 

* Imágenes: 1) CC edición Ecoosfera; 2) CC