En el condado de Devon, en Inglaterra, existe un bosque salido de todos los cuentos de hadas de tu infancia. Wistman’s Wood es la escenografía imaginaria por la que corre Blanca Nieves mientras su vestido se enreda entre las ramas de los árboles. Es el afuera de la ciudad, un lugar salvaje donde la mirada se llena de vida, y donde los peligros (reales o imaginarios) abundan; ahí donde las brujas y druidas se reúnen, y donde el tiempo es una alfombra de moho y rocío que esconde la residencia de la reina de las hadas.

La confluencia de rocas de granito cubiertas de líquenes y árboles centenarios con ramas expresivas es un espectáculo contemplativo para quienes se aventuran a conocer sus secretos.

bosques mejores fotografias wistmans-wood-mystical-neil-burnell

En la localidad se cuentan toda clase de historias sobre el bosque, cuyos protagonistas son druidas modernos o jaurías de perros infernales. Lo cierto es que la leyenda de Wistman’s Wood es suficiente para que alberguemos en nuestra imaginación todo tipo de historias.

bosques mejores fotografias wistmans-wood-mystical-neil-burnell

Este fue el caso del fotógrafo Neil Burnell, quien se dio a la tarea de captar la mística atmósfera de Wistman’s Wood en un libro de fotografías llamado atinadamente Mystical.

bosques mejores fotografias wistmans-wood-mystical-neil-burnell

En una entrevista con MMM, Burnell afirma que el mejor momento para fotografiar este lugar fue justo antes del amanecer, “la hora azul”. Regresando una y otra vez a la caza de los amaneceres que se insinuaban entre los árboles, Burnell logró un exquisito retrato de un bosque sin igual.

bosques mejores fotografias wistmans-wood-mystical-neil-burnell

 

bosques mejores fotografias wistmans-wood-mystical-neil-burnell

 

* Todas las imágenes: Neil Burnell