Si pudieras pasar un tiempo en la playa o en el bosque, ¿cuál elegirías? Mantén tu respuesta en la mente y checa lo que algunos investigadores determinaron sobre una u otra preferencia. De acuerdo con los experimentos, todo tiene que ver con qué tan extrovertido eres.

En una serie de cinco experimentos implementados por psicólogos de la Universidad de Virginia se descubrió lo que la elección de un lugar puede decir de ti. Parece que entre los introvertidos y los extrovertidos hay una tendencia a elegir ciertos espacios de interés.

playa-mar-oceano
Zack Seckler

Para no ampliar tanto la investigación, los expertos decidieron profundizar en la relación entre la personalidad y dos lugares de la naturaleza. Tras algunas pruebas de personalidad, los participantes del experimento decidieron entre ir a una playa o a un bosque.

 

Entre la playa y el bosque hay mucho que descubrir de ti

Los resultados mostraron que las personas introvertidas preferían las áreas de bosque, mientras que los extrovertidos optaron por las playas. Sin embargo, en un segundo experimento se encontró que cualquiera de las dos personalidades prefería ir a las playas cuando se trataba de socializar y a un bosque cuando el plan era despejar la mente.

No obstante, en otros tres experimentos se determinó que las personas que vivían en territorios planos eran más extrovertidas, mientras que los residentes de superficies elevadas disfrutaban más el tiempo consigo mismos.

Ciertamente, la visita a una playa o a un bosque no determina la personalidad, pero sí se puede asegurar que hay un efecto en el ser cuando se visita un área en especial. Algo hay en las montañas que atrae la tranquilidad de la mente. De igual forma, hay algo en la playa que nos invita a conectar con otras personas.

Detrás de las preferencias de los extrovertidos yace el impulso de ser más sociable. En el lado de los introvertidos persiste una sensación de tranquilidad y equilibrio. En última instancia todos tenemos un poco de todo, aunque siempre hay una tendencia a amar la playa o a disfrutar de la paz de un bosque. ¿Tú cuál prefieres?

 

Sigue leyendo: Transforma tu personalidad reconstruyendo el código mental