¿Por qué vivir cerca de un bosque te ayuda a procesar mejor el estrés y la ansiedad? 🌲🌲

Existe una “asociación positiva” entre la salud de la amígdala y vivir en un radio cercano a los bosques. La amígdala es el centro que procesa las emociones, al igual que la ansiedad y el miedo.

Los bosques no solamente son vitales para la salud del medioambiente; según una nueva investigación del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano de Berlín, la cercanía de los bosques con las ciudades tiene muchos beneficios, y no solamente para el medioambiente.

Concretamente, la población que vive en áreas limítrofes entre la ciudad y el bosque parece tener mayor facilidad para lidiar con el estrés.

areas-verdes-parques-bosques

Los investigadores llegaron a esta conclusión luego de analizar información de 341 participantes en un estudio sobre envejecimiento a largo plazo. Los voluntarios tenían entre 61 y 82 años. Una de las variables estudiadas fue la cantidad de áreas boscosas en un radio de 1 kilómetro alrededor de la vivienda de los participantes.

Una de las conclusiones fue que “existe una asociación positiva entre la cercanía de los bosques y la integridad de la amígdala”, una zona del cerebro donde se procesan las emociones y donde experimentamos el miedo y la ansiedad.

Tal vez también te interese: ¿Qué son los shinrin-yoku o “baños de bosque”, y cómo benefician a la diversidad microbiótica?

Para desgracia de los pobladores de las ciudades, la asociación positiva no fue la misma cuando los participantes viven cerca de parques o zonas lacustres dentro de las ciudades.

Los investigadores no sugieren un nexo causal; es decir, mudarte cerca del bosque no mejorará automáticamente la salud de tu amígdala. Posteriores estudios confirmarán cuál es la relación entre el bosque y la salud neuronal. Queda por determinar si la gente con amígdalas más sanas elige la cercanía del bosque, lo cual es difícil de saber.

Sin embargo, un cuerpo creciente de investigaciones ya nos advierten de otros posibles beneficios de reducir el estrés al vivir cerca del bosque, como disminuir las condiciones en que aparecen ciertos tipos de cáncer, y asimismo, caminar durante 90 minutos puede reducir la actividad cerebral asociada a las enfermedades mentales.



Arrancan una campaña para regalarle un árbol al Bosque de Chapultepec

El objetivo es plantar 150 árboles de hasta 5 años de vida: jacarandas, liquidámbares, encinos, pinos azules y ocotes.

Últimamente el Bosque de Chapultepec está en boga, y no es casualidad, pues no es cualquier parque. Este espacio verde representa más de la mitad de todas las áreas naturales de toda la CDMX; es decir, es el principal pulmón para más de 20 millones de personas diariamente.

El Bosque tiene un rol primordial en la regulación del clima de la ciudad, la filtración de agua al subsuelo y el oxígeno para los habitantes. Y por eso desde hace más de 16 años nació el Fideicomiso Pro Bosque Chapultepec, que ha rehabilitado y hecho más de 50 mejoras a la Primera y Segunda Sección del Bosque, recaudando un presupuesto de más de 500 millones de pesos.

bosque-chapultepec-planta-arboles-fideicomiso-2

Ahora este organismo quiere reforestar el Parque Lomas de la Segunda Sección y necesita de la ayuda de la ciudadanía para costear el traslado, plantación y cuidado de 150 árboles (de una altura de entre 4 y 6 metros) entre jacarandas, liquidámbares, encinos, pinos azules y ocotes.

Este proceso es muy costoso y será supervisado por especialistas del INIFAP.

Darío Yazbek, el protagonista de La casa de las flores, es el vocero de la campaña para este proyecto, que también contempla una nueva estructura peatonal –ciclista, zonas de convivencia, canchas de fútbol y de usos múltiples, entre otros–.

Cada árbol, como apunta el video, absorbe hasta 20 kilogramos de carbono al año y retiene contaminantes cancerígenos y también, reduce el calor. Así, las áreas verdes en las ciudades representan mucho, muchísimo de la calidad de vida de sus habitantes.

* Para regalar un árbol a Chapultepec, ingresa a chapultepec.org.mx.

 

* Foto 1: @arquoch (Instagram)
* Foto 2: @horchatapop (Instagram)



Quienes viven rodeados de bosque usan menos medicinas (y estas son las razones)

Una buena razón para optar por habitar sitios más orgánicos.

La naturaleza es sabiduría en sí misma. Porque puede ser la mejor gurú –y ayudarnos a lidiar con nuestras periódicas crisis existenciales–, mientras que también es la curandera por excelencia, que puede prevenir y curar nuestros males. Es así que con tan sólo tenerla cerca puede potenciar nuestra salud física, mental y emocional.

Aunque gran parte de la sociedad ha olvidado esto, debido quizá a esa brecha que las ciudades han abierto entre nosotros y la naturaleza, lo cierto es que está más que comprobado que podríamos no necesitar mucho más que rodearnos de árboles para mantener la salud.

Incluso podríamos olvidarnos de usar medicinas. 

O por lo menos, reducir nuestra dependencia a ellas…

En una nueva investigación publicada en Science Direct se comprobó que, por lo menos en Estados Unidos, quienes viven cerca o rodeados de bosques usan menos medicinas, lo cual quiere decir que, adicionalmente, ahorran mucho dinero. Tal cosa se deduce de que en los condados con más naturaleza el gobierno gasta menos en seguridad social, incluso aunque en la población de los condados rodeados de bosques exista igual cantidad de personas mayores que en los condados urbanos.

Esto fue comprobado gracias al uso de información sobre gastos de salud local y al cálculo con distintas variables que incluían nivel de ingresos, tipo de población y clasificación de cada condado según su tipo de vegetación.

Aún no sabemos exactamente por qué la naturaleza tiene esta capacidad para curarnos. Pero lo que sí sabemos es que las ciudades se han vuelto entornos muy tóxicos, por lo cual parece que nuestra opción más certera, si queremos una buena salud, es proveer a nuestro organismo de medicina orgánica, tal como ya lo hacen en Japón con los baños de bosque, o en Escocia, donde los doctores pueden recetar a sus pacientes un poco de naturaleza.

Otras pistas podrían estar en la sabiduría más antigua, como el tao, según el cual los árboles tienen una contundente virtud sanadora. Quizá sea una cuestión más de espiritualidad, un ingrediente que sin duda le hace mucha falta a la salud global.

¿Tú qué opinas?

 

* Imagen principal: Shootfactor