En diversas ocasiones la naturaleza y el amor se entrelazan para crear historias únicas. En Japón, por ejemplo, está la leyenda de Sakura y Yohiro, dos jóvenes enamorados que se fusionaron en un árbol de cerezo para poder estar juntos. En Argentina, está la historia del bosque de guitarra, un homenaje más moderno al amor a través de la naturaleza.

La historia comienza cerca de 1974 con Pedro Martín Ureta y su esposa Graciela Yraizoz. Este matrimonio viajaba en avión sobre los campos agrícolas de la Pampa argentina, al mirar por la ventana, Graciela logró vislumbrar una granja que contaba con un bosque en forma de cubo de leche.

bosque guitarra campo argentina
Steffen Egly

Al impresionarse por la arquitectura natural del lugar, Graciela le pidió a su marido crear una guitarra en sus campos en honor a la pasión que tenían ambos por la música. Pedro, sin tanta emoción por la idea le comentó a su esposa: “Más tarde, hablaremos… de eso más tarde”.

Unos cuantos años después, Graciela fallecería por un aneurisma cerebral dejando a su marido y a sus cuatro hijos. La tragedia ahora invadía a la familia y la única forma de tratar el dolor de la pérdida fue a través de la creación del sueño de Graciela.

bosque guitarra
NASA

El bosque de guitarra comenzó a tomar forma a partir de 1977, dos años después los satélites de la NASA ya podían captar la peculiar figura desde las alturas. Como una forma de honrar la memoria de su esposa, Pedro y sus hijos crearon un bosque único y lleno de esencia.

El bosque de guitarra y su valiosa esencia natural

Fuera de la fantasía, el bosque de guitarra se convirtió en símbolo de una nueva historia de amor natural. Con más de 7,000 árboles que componen el instrumento, la familia ahora goza de un bosque espectacular y lleno de amor. Además de conquistar nuestro corazones por su significado, el bosque también ha ganado el reconocimiento local e internacional como símbolo de amor.

bosque guitarra
Google Earth

Cualquier persona puede observarlo desde las alturas o bien en Google Earth. Décadas después, Pedro volvió a encontrar el amor, pero eso no borra la hermosa figura que creo en homenaje al amor inconcluso con Graciela. Y tú ¿por quién harías un bosque?

Sigue leyendo: Los bosques circulares de Japón: 50 años después revelaron esta geometría orgánica