¿Te sientes especialmente triste hoy? No eres el único. En muchos lugares del mundo llueve y hace frío, los excesos de las fiestas navideñas han hecho estragos en más de un bolsillo y para muchos, los propósitos de Año Nuevo no han resultado. Este es el efecto del “Blue Monday” (“lunes triste”), que refiere al tercer lunes de enero, el día más triste del año

 

¿Qué es el “Blue Monday”? 

Todo empezó por los cálculos del psicólogo estadounidense Cliff Arnal, que en el año 2005 emprendió la curiosa tarea de determinar cuál era el peor día de todo el año a nivel universal. Sumando factores como el clima, los propósitos fallidos y la falta de motivación, Arnal seleccionó esta fecha. A pesar de las críticas de sus colegas por la falta de rigor científico en el estudio que realizó, el lunes triste sigue siendo tema de discusión en todo el mundo.

¿Será que le vemos algo de verdad a sus hallazgos? Sea o no pura pseudociencia, el Blue Monday provoca una inundación de mensajes de ánimo y consuelo en las redes sociales. Esto demuestra que las 24 horas más deprimentes del año no tienen por qué ser terribles, pues hay algo en la tristeza colectiva que une a las personas.

Después de todo, la melancolía es una emoción necesaria: es el motor de cambio que nos acerca a sensaciones más positivas. Estar triste te ayuda a reflexionar sobre tus deseos, te mantiene en el presente e incluso puede llegar a desatar la creatividad. Lo único que hay que hacer es permitirnos sentirla como un estado transitorio del ser, sin aferrarnos a ella.

¿Qué hacer en este día? Quizá sea bueno dedicarse a contrarrestar algunas de las fallas cometidas en el año, recuperar la motivación o simplemente recordar que la tristeza no tiene por qué ser negativa: de hecho, saber experimentarla sin prejuicios está relacionado con el bienestar físico. Que este “Blue Monday” sirva para apreciar una emoción más de la infinita gama de sensaciones que nos hacen humanos. 

 

* Imagen principal: Maya Beano