La luz, el lenguaje de las tinieblas cósmicas y submarinas

Apenas estamos comprendiendo que la luz no es sólo energía. Es una forma de expresión primigenia y universal.

La luz es un haz de partículas itinerantes. Viajan a un ritmo tal que representan el límite de la velocidad: la medida científica para las distancias y los tiempos cósmicos –impensables e intransitables– que se conoce como la velocidad de la luz.

Pero la luz no es sólo tiempo, espacio o energía. Es lenguaje.

Cuando pensamos en formas de expresión nos vienen a la mente palabras o símbolos, pero existen otras formas de transmitir mensajes; algunas ciertamente inesperadas y luminosas, como lo es la luz: un lenguaje que ostenta gran riqueza gramática y tiene posibilidades más vastas que cualquier otra lengua en la que se quiera pensar.

bioluminiscencia-criaturas-fondo-mar-lenguaje-luz

La luz, como palabra o energía, recorre la oscuridad del cosmos y centellea en el fondo del océano. Es la lengua de las estrellas, que nos llega millones de años tarde porque se traslada desde grandes distancias. Estos mensajes, por cierto, son algo funestos, pues podrían estar siendo recibidos cuando el emisor ya está muerto.

En otro mundo, diametralmente opuesto al cosmos, la luz es el lenguaje de tétricas criaturas, habitantes del océano profundo. En este hábitat indómito, que paradójicamente luce más extra-terrestre que subacuático, la luz emite mensajes de vida, muerte y amor. Se le llama bioluminiscencia: un brillo que no es usado para recorrer las tinieblas del fondo del mar, sino para comunicar mensajes muy concretos. La bioluminiscencia como lenguaje es una asombrosa adaptación química, comparable a la evolución de nuestro aparato fonador, y que hace posible que estas criaturas produzcan energía con sus cuerpos.

Para que la mágica reacción bioluminiscente ocurra las especies deben albergar la luciferina, una molécula que, al oxidarse, produce luz.

bioluminiscencia-criaturas-fondo-mar-lenguaje-luz

Esta luz, o bioluminiscencia, es el único lenguaje posible en el océano profundo, donde puede simbolizar una calurosa bienvenida o una amenaza mortal. Aparece también en forma de sustancias tóxicas, como la que lanzan algunos camarones para paralizar a sus predadores. O bien, puede emitirse durante el cortejo, como hacen algunos crustáceos en época de apareamiento.

La luz es el lenguaje más común; ningún otro es emitido por más criaturas en el mundo, ya que también lo usan las criaturas marinas en la superficie, incluida una especie de tortuga.

Así que el lenguaje bioluminiscente es incluso más vasto que el nuestro. A decir de una apasionada de la bioluminiscencia –y pionera en filmar el centelleante mundo subacuático–, Edith Widder:

hay un lenguaje de luz en el océano profundo, y apenas estamos comenzando a entenderlo.

bioluminiscencia-criaturas-fondo-mar-lenguaje-luz

Existen cientos de reacciones luminiscentes en las criaturas del océano profundo que aún no entendemos. Pulsos misteriosos, péndulos centelleantes y un cúmulo de mensajes que quizá jamás podremos decodificar, pero que indudablemente nos muestran cuán poco sabemos del lenguaje. Y cuán poco sabemos, por ende, de otros mundos.

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


Lecciones de resiliencia orgánica: las hormigas inventaron la agricultura (y encontraron un antibiótico natural)

Hasta tres distintas especies de hormigas llevan millones de años creciendo hongos y protegiéndose con simbiontes de Actinobacteria, sin crear resistencia.

Los seres humanos nos jactamos de haber inventado la agricultura hace nada menos que 12 mil años, lo que nos supuso una ventaja evolutiva fundamental, sin la cual el mundo que hemos construido hasta ahora no existiría. También nos gusta presumir del uso de antibióticos a partir del siglo pasado, los cuales nos alivian de enfermedades que hace 100 años diezmaban poblaciones enteras. Pero nuestros logros como especie parecen modestos comparados con los de las hormigas.

Según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, las hormigas llevan cultivando hongos desde hace unos 60 millones de años. El riesgo que conllevan estos cultivos es el de desarrollar parásitos que podrían diezmar las colonias de hormigas; por ello, algunas especies llevan un “traje” hecho de Actinobacteria, un simbionte que funciona como antibiótico natural, y que las protege de los parásitos.

Una hormiga cubierta con un “traje” de Actinobacteria

 

El profesor Christian Rabeling de la Universidad del Estado de Arizona, afirma que:

Los humanos aprendieron a emplear antibióticos con propósitos médicos hace menos de un siglo, mientras las hormigas han estado utilizando las secreciones antibióticas de bacterias desde hace millones de años para controlar sus jardines de hongos.

Antibióticos naturales

Los investigadores lograron este impresionante descubrimiento al observar las “criptas” que una especie de hormigas desarrolló en República Dominicana. Estas criptas parecen bolsillos similares a las de las hormigas actuales, para llevar consigo las benéficas Actinobacterias. El descubrimiento fue posible gracias a que encontraron algunos ejemplares de entre 15 y 20 millones de años conservados en ámbar.

Los investigadores combinaron información genética de 69 especies de hormigas actuales para reconstruir su árbol evolutivo a través del genoma, lo que los llevó a la conclusión de que el uso de Actinobacteria data de hace al menos 50 o 60 millones de años. Además, no se trata de la particularidad de una sola especie, sino que se trata de un caso de evolución convergente, donde el rasgo aparece en al menos tres especies.

Este descubrimiento podría tener gran relevancia en el futuro de los humanos (quienes, al parecer, tomamos todas las buenas ideas de la naturaleza), pues en tantos millones de años no se encontraron signos de resistencia a los antibióticos en las especies analizadas. El traje bacteriano de hormigas que vivieron hace millones de años podría ser la clave para superar la grave crisis de resistencia a los antibióticos que se vive en el mundo, la cual cobra 700 mil vidas humanas cada año



El lúgubre apareamiento de los peces rape, captado en video por primera vez

El apareamiento de estas extrañas criaturas es tan tétrico como extrañamente romántico.

Los peces rape, del orden de los lophiiformes, son seres que viven en la oscuridad del océano, a un nivel tan profundo que no alcanza a llegar una sola partícula de luz a su hábitat. A la terrorífica imagen de esta criatura ­–de la cual se calcula que hay 160 especies– se suma un largo apéndice que crece de su frente: una extensión de su columna que produce una luminiscencia mortal, la cual le ayuda a atraer a sus presas para cazarlas.

Este mortífero uso de la luz ya había sido captado en video, así como otros comportamientos del pez rape. Pero, por primera vez, han sido captadas en video imágenes de su inusual y lúgubre apareamiento. Se trata de un ritual que, por cierto, no deja de tener un toque de insólito romanticismo, pues el macho es una especie de diminuta sanguijuela que se adhiere a la hembra, haciendo poco a poco una simbiosis con ella y fusionándose con su tejido para jamás separarse.

El video, publicado por Science Magazine, fue grabado por los cineastas Kirsten y Joachim Jakobsen, una pareja que se dedica a explorar el área cerca de las nueve islas de Azores, en Portugal. Explorando el océano a una profundidad de casi 800m con su submarino Lula 1000, encontraron a una hembra rape con su pareja, recibiendo un suministro de esperma a cambio de los nutrientes que ella le proporciona mediante su sistema circulatorio.

Para los biólogos ha sido fascinante ver el apareamiento de los peces rape, del cual sólo podían especular a partir de especímenes hembras encontradas muertas con sus parejas adheridas. Lo que aún se desconoce es cómo el macho consigue llegar hasta la hembra, que no sólo lo supera en tamaño por varias decenas de veces, sino que además tiene largos y brillantes sensores que le permiten percibir a sus depredadores en la oscuridad.

Por qué la hembra no considera al macho un depredador es un misterio. Pero una vez que éste se adhiere a su pareja comienza el ciclo de la vida, de una manera lúgubre pero inefable, como muchas de las cosas que ocurren en el océano y que desconocemos.