Pocas veces nos detenemos a pensar cuánto cuestan los recursos naturales. Sabemos que están ahí porque gracias a ellos tomamos agua, respiramos y comemos. Prácticamente todo lo que hacemos depende de algún recurso natural y si nos detuviéramos a calcular por un momento el valor económico de esta majestuosa biodiversidad, ¿crees que podríamos pagarlo?

Imaginemos un escenario catastrófico: la biodiversidad está extinta y el ser humano debe proporcionar los servicios ambientales a través de tecnología. Contemos los vegetales que llevas a tu mesa, el agua que tomas, el alimento polinizado, la barrera de coral que nos protege de huracanes, la regulación del clima por un bosque, el oxígeno, etcétera.

economia-naturaleza-biodiversidad-valor
Victor Leshyk

Claramente la naturaleza no se limita a estas acciones, pero para la vida humana éstas serían forzosamente necesarias. Considerando que la biodiversidad ya no estaría ahí para producirlos, el mundo tendría que integrar a su presupuesto un valor global cercano a los 145 billones de dólares al año.

De acuerdo con Global Environmental Change esta cifra cubre a la mayoría de la servicios ambientales, aunque debemos tener en cuenta que en 1997 esta cifra se estimaba en unos 33 billones de dólares. Por lo tanto, si tomamos en cuenta el paso del tiempo y el aumento de la población, resulta obvio que será mejor que cuidemos los recursos actuales.

También en Ecoosfera: La importancia de conservar sitios sagrados: un refugio para la biodiversidad

 

El valor total de la biodiversidad mundial

Ahora bien, en términos de biodiversidad biológica el ser humano no sólo utiliza los recursos naturales por supervivencia, también explota otras virtudes de la naturaleza. Por ejemplo, el turismo, o qué tal la ciencia que analiza muchas especies con el fin de descubrir más sobre el mundo.

El valor económico de la biodiversidad se extiende a lo largo, ancho y profundo del planeta. Ahora disfrutamos del legado de millones de años de evolución, pero esto puede acabar pronto si continuamos con la tendencia de extinción.

biodiversidad-ser-humano-economia

Esta evaluación demuestra que a la humanidad le costará más quedarse sin biodiversidad que recuperar la que hoy en día existe. Los científicos han advertido de las catástrofes que provocaría la extinción de la naturaleza, pero aún así no escuchamos.

Tal vez si hablamos en términos económicos los gobiernos, empresas y ciudadanos comprendan el verdadero impacto de lo que estamos haciendo. No permitamos que el ingenio humano nos convenza de que podemos sobrevivir en un mundo sin naturaleza.

El valor económico de la biodiversidad se eleva cada vez que aniquilamos una parte del mundo y es nuestra tarea promover acciones sociales y políticas que protejan nuestros ecosistemas. Pero lo más importante es reconocer que el valor de los servicios ambientales es tan grande que ninguna economía lo puede reemplazar.

 

Sigue leyendo: La flora en México: una clave indispensable de la biodiversidad mundial