Las entrañas de la Tierra esconden un paraíso de diamantes (Estudio)

Un estudio revela que casi el 2% de las rocas más antiguas de la Tierra está hecho de diamantes.

Según un nuevo estudio del MIT, podría haber más de 1 billón de toneladas de diamantes escondidos en el interior de la Tierra. Sin embargo, estos diamantes no están al alcance del ser humano.

Los científicos estiman que los minerales preciosos están enterrados a más de 150 kilómetros por debajo de la superficie, a mayor profundidad que cualquier expedición de perforación que se haya realizado.

“Esto muestra que el diamante no es un mineral exótico, y que en la escala [geológica] de las rocas, es relativamente común”, dice Ulrich Faul, investigador del Departamento de Ciencias Terrestres, Atmosféricas y Planetarias del MIT. “No podemos alcanzarlos, pero aun así, hay mucho más diamantes allí de lo que jamás pensamos”.

billones-diamantes-interior-tierra-estudio-mit 1

El escondite ultradelgado puede estar disperso dentro de raíces cratónicas, las secciones de roca más antiguas e inamovibles que se encuentran debajo del centro de la mayoría de las placas tectónicas continentales. En forma de montañas invertidas, los cratones pueden extenderse a lo largo de más de 300 kilómetros a través de la corteza terrestre; los geólogos se refieren a sus secciones más profundas como “raíces”.

Los autores de la investigación, entre los que también figuran expertos de las universidades de California y Harvard, aseguran que estas secciones del interior de la Tierra podrían contener entre 1 y 2% de diamantes. Teniendo en cuenta el volumen que ocupan las raíces cratónicas, los expertos calculan que podría esconderse allí hasta mil billones de toneladas de diamantes.

billones-diamantes-interior-tierra-estudio-mit 3

 

Explorando las entrañas de la Tierra

Los investigadores tropezaron con este hallazgo al analizar una anomalía en los datos sísmicos recogidos durante las últimas décadas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, que sirven para conocer dónde se originan los terremotos o los tsunamis, entre otras aplicaciones.

Los expertos se dieron cuenta de que al atravesar las raíces de los cratones, las ondas sonoras se aceleraban más de lo que deberían hacerlo si sólo estuvieran atravesando fracciones más frías y menos densas que el manto que los rodea. Ello desconcertó a los científicos, quienes a partir de ese momento se obsesionaron con averiguar la explicación de tan altas velocidades de propagación en las ondas sísmicas.

¿Será que la ambición humana llegará a las entrañas de la Tierra, para obtener más de este codiciado y resistente mineral? 



¿Qué es la misteriosa luz zodiacal que inunda los cielos de febrero?

Esta luz es un bello fenómeno astronómico que puedes ver esta misma noche.

En esta época del año, una misteriosa luz nocturna se erige desde el horizonte. Su forma cónica ilumina el cielo a tal grado que las antiguas civilizaciones tuvieron a bien llamarla “falso amanecer”. Se trata de la luz zodiacal, un fenómeno astronómico que se manifiesta justo después del anochecer. No necesitas un telescopio para admirarla, pues se aprecia a simple vista desde cualquier lugar del mundo. 

luz-zodiacal-febrero-donde-verla-1
Foto: European Southern Observatory/Flickr

¿Qué es la luz zodiacal?

Lo más fascinante de esta luz no es sólo su hermoso aspecto, sino las condiciones que la provocan. La luz zodiacal es el reflejo producido por una enorme nube interplanetaria que se extiende a lo largo del zodiaco, como explica la NASA En el contexto astronómico, zodiaco se refiere al área del cielo por donde el Sol traza anualmente su rumbo. 

La forma que adopta la luz zodiacal se debe a que subraya la silueta de la eclíptica, que es la línea curva dibujada por esta trayectoria solar. Hoy en día, los astrónomos entienden que el misterioso brillo se debe al reflejo de la luz solar en las partículas de polvo que flotan en nuestra galaxia desde tiempos inmemoriales. De hecho, se piensa que estas partículas son residuos del proceso que dio forma al planeta Tierra hace 4,540 millones de años.

¿Cuándo y cómo verla? 

La luz zodiacal no tiene un momento específico de aparición y su espectacular tamaño la hace fácil de divisar. El mejor momento para admirarla es justo a mediados de febrero. Ya entrada la primavera, esta columna de luz alcanza su punto de visibilidad máxima. Si habitas en el hemisferio norte, búscala después de la puesta de sol. Desde el hemisferio sur, es más aparente antes del amanecer.

Será más fácil de divisar durante todo este mes y hasta mayo. Recuerda buscar un sitio oscuro que esté alejado de las luces urbanas. Si quieres un verdadero reto, intenta ubicar el punto Gegenschein: un pálido óvalo de luz en medio de la luz zodiacal que la contaminación visual casi ha borrado del cielo. 



Astrónomos descubren planeta hecho de diamantes

Lucy en el cielo con diamantes debe vivir en este “súper-planeta”, a 40 años luz de nuestro Sistema Solar, en la constelación de Cáncer y compuesto, al menos una tercera parte, por diamantes.

Lucy en el cielo con diamantes debe vivir en este “súper-planeta”, a 40 años luz de nuestro Sistema  Solar, en la constelación de Cáncer y compuesto, al menos una tercera parte, por diamantes.

Astrónomos han descubierto un planeta similar a la tierra pero compuesto por esta piedra preciosa. Se encuentra a 40 años luz de nuestro Sistema Solar, orbita una estrella llamada 55 Cancri, en la constelación de Cáncer.

El radio del planeta mide el doble que el de la Tierra, pero su masa es ocho veces mayor, lo que la convierte en una “súper-Tierra”. Orbita a hiper-velocidad, por lo que un “año” dura sólo 18 horas. Además su temperatura llega a hasta 2,150 °C, lo que anula toda posibilidad de que exista agua líquida y, por ende, vida.

Sin embargo, el estudio publicado en Astrophysical Journal Letters estima que al menos una tercera parte del planeta puede estar compuesta por diamantes, y el resto por grafito, hierro, silicones y silicatos.

“Por contraste, el interior de la Tierra es rica en oxígeno, pero pobre en carbón, menos de 0.1% de su masa”, dice Kanani Lee, un geólogo de Yale y co-autor del estudio.

Es la primera vez que los astrónomos han identificado un planeta de diamantes, aunque ya se había teorizado sobre su existencia por un tiempo.

[Independent]