El magnate Bill Gates está apostando por tecnología de atenuación solar y la bioingeniería en búsqueda de contrarrestar el calentamiento global. Pero este suceso abre una gran incógnita: ¿nos traerá esperanza o es el camino hacia la distopía?

El calentamiento global y el cambio climático se han vuelto el riesgo más visible para la humanidad. El derretimiento de la capa de hielo representa una amenaza sumamente preocupante que pone en riesgo a la población por el aumento del nivel de los océanos. Eso sin mencionar la pérdida de biodiversidad que resultaría en un desastre natural.

bill-gates-experimento-geoingenieria-solar-esparcir-polvo-atmosfera
ScoPEX

Las investigaciones apuntan a que debemos bajar la temperatura promedio del planeta que cada año experimenta un aumento. El 2020 superó por 1.02°C al registro histórico más cálido que pertenece al 2016 y se prevé que 2021 será un año todavía más caliente.

Es claro que debemos tomar medidas al respecto para garantizar la supervivencia de las especies y la vida en la Tierra como la conocemos hasta ahora. No obstante, algunas de las propuestas rozan en la ciencia ficción.

También en Ecoosfera: Podremos vivir en Marte (sólo necesitamos una atmósfera artificial)

Bill Gates detrás de la atenuación solar

El fundador multimillonario de Microsoft, Bill Gates, está respaldando financieramente el desarrollo de tecnología de atenuación solar a través de ScoPEX. Esto es, estudian qué efectos reales tendría rociar la atmósfera con partículas que reflejarían la luz solar fuera del planeta, para ayudar a controlar la temperatura de la Tierra.

Bill-Gates-polvo-atmosfera-atenuacion-solar

La controversia ha rodeado al proyecto y a la geoingeniería solar desde que se empezó a hablar de temas como controlar la temperatura del planeta con métodos sacados de la ciencia ficción. No obstante, será en junio cuando El Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica (ScoPEX) de un paso hacia adelante.

El proyecto consiguió el permiso para operar cerca de la ciudad de Kiruna en Suecia. Cabe resaltar que la liberación de aerosoles no está todavía dentro de los planes. Por ahora, tanto ScoPEX como la Corporación Espacial Sueca acordaron lanzar un globo con equipo científico a 20 kilómetros de altura. El lanzamiento servirá para probar los controles para maniobrar el globo y las comunicaciones pertinentes. Si obtienen éxito, entonces pasarán a la siguiente fase.

Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica

La dinámica del experimento consiste en pulverizar polvo de carbonato de calcio (CaCO3) no tóxico en la atmósfera. Este tipo de aerosol refleja el sol y según los investigadores de la Universidad de Harvard detrás de ScoPEX, podría contrarrestar el efecto del calentamiento global.

scopex-bill-gates-harvard-experimento-atenuacion-solar
ScoPEX

Mediante la trasportación del globo a una altura de 20 kilómetros, se liberará una cantidad de carbonato de calcio que va desde los 100 gramos hasta 2 kilogramos. El objetivo consiste en crear una masa de aire perturbado de aproximadamente un kilómetro de largo y cien metros de diámetro. A la par, el globo será utilizado para medir los cambios resultantes en la masa de aire perturbada, incluidos los cambios en la densidad del aerosol, la química atmosférica y la dispersión de la luz.

ScoPEX

¿Esperanza o distopía?

Muchos expertos ambientalistas apuntan a que los resultados del experimento podrían resultar en cambios bruscos de la atmósfera. Lo que podría derivar en consecuencias para el medio ambiente igual de preocupantes que el calentamiento global.

La tendencia humana de controlarlo todo ya nos trajo hasta este punto. La incógnita está abierta sobre si el experimento prosperará o sólo se quedará como un intento de sobrepasar la ciencia ficción.

Sigue leyendo: Elon Musk ofrece 100 millones de dólares a la mejor tecnología de captura de carbono ¿ideas?