¿Por qué los sonidos naturales resultan tan deliciosos y estimulantes? (Prueba un poco aquí)

Existen razones de fondo por las cuales la naturaleza tiene un efecto curativo, relajante y estimulante sobre nosotros.

Antes de la música, y mucho antes de los sonidos de motores, turbinas y estridencia industrial y superficial ahora tan comunes, el paisaje sonoro se componía de canturreos, sigilosos caudales y otros cientos de sonidos provenientes de los ecosistemas naturales. Eso era a lo que el oído humano estaba acostumbrado.

Ahora se sabe que esos sonidos primigenios son realmente beneficiosos para el organismo, pero poco se ha hablado de las razones científicas que fundamentan por qué, por ejemplo, el canto de un pájaro o el sonido de la brisa entre los árboles resultan tan deliciosos y estimulantes para el organismo humano.

beneficios-sonidos-naturales-ambientales-relajacion-naturaleza son buenos-4

Aun escuchándolos desde un reproductor de sonido, los sonidos naturales tienen la capacidad de curar nuestro espíritu y relajar nuestra mente casi al instante.

Según un estudio reciente, publicado en Scientific Reports, estos sonidos alteran las conexiones neuronales de nuestro cerebro, lo cual promueve una reducción significativa de la tensión en el cuerpo.

beneficios-sonidos-naturales-ambientes-relajacion-naturaleza

Los participantes escucharon a intervalos series de 5 minutos de sonidos naturales, así como de paisajes sonoros producidos por el hombre. Durante cada fase debían realizar pruebas para medir su atención y su tiempo de reacción, mientras que su actividad cerebral y su ritmo cardíaco eran monitoreados en busca de cambios.

Los científicos a cargo de la investigación encontraron que el estado de atención del cerebro y los procesos del sistema nervioso central variaban considerablemente según el paisaje sonoro que los participantes escucharan.

Los sonidos naturales ayudaban a promover una “atención externa”, mientras que los sonidos urbanos provocaban la excitación de la “atención interna”.

beneficios-sonidos-naturales-ambientales-relajacion-naturaleza son buenos-4

La atención interna no es mala per se, pues, por ejemplo, es aquella que se consigue mediante la meditación consciente. Pero en condiciones de excesivo ruido urbano puede resultar contraproducente, llevándonos a estados de ensimismamiento, ansiedad y preocupación.

En cambio, la tranquilidad de los paisajes sonoros naturales parece activar una “atención externa” positiva: un enfoque del cerebro en los sonidos naturales que nos sintoniza con el exterior de manera relajante, y que además ayuda a nuestra concentración y potencia nuestras habilidades motrices.

Por si fuera poco, los sonidos naturales activan el sistema nervioso parasimpático, que ayuda a restablecer la energía corporal. Y como se comprobó en el estudio, quienes estaban más estresados consiguieron relajarse más rápidamente con los sonidos naturales, lo que comprueba que éstos son una terapia eficaz y contundente incluso en aquellos que manejan altos niveles de estrés.

Así que acerca la naturaleza a tu oído; déjate envolver por sus sonidos, ya sea escapándote al bosque cada fin de semana, o escuchando increíbles álbumes como Environments, una colección de 22 paisajes sonoros recopilados por Irv Teibel y que están disponibles en iTunes.

La naturaleza está ahí. Sólo tienes que escucharla.

 

Escucha más sonidos ambientales en este mapa interactivo.

 

 

* Imágenes: 1) Caitlin Worthington, edición Ecoosfera; 2) CC edición Ecoosfera; 3) CC



Concebir la energía eléctrica como derecho humano: una lección indígena

En Bolivia la energía eléctrica ya no es un servicio, sino un bien común al que todos podrán acceder.

Para los aymaras ­–la principal comunidad indígena de Bolivia– existe una relación profunda entre el mundo invisible y el mundo visible. Al primero le llaman ukhu pacha y al segundo kay pacha. La energía pertenece al mundo invisible e intangible, al ukhu pacha, y es el alimento del espíritu, o ayju. Este mundo invisible, donde se mueven las fuerzas energéticas, está lleno de poderosos simbolismos, y es el que provee de un equilibrio las relaciones entre las comunidades y la naturaleza, propias del mundo visible o kay pacha.

Esta rica cosmovisión ancestral es la que está moldeando toda una nación. Porque Bolivia es hoy un país dirigido en su mayoría por indígenas, los cuales se han adaptado de maneras muy resilientes y originales a las dinámicas de la vida contemporánea, sin dejarse absorber por nociones incompatibles con sus creencias.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Así, las concepciones religiosas, éticas y productivas de los indígenas bolivianos están transformando muchas nociones. Incluso están redefiniendo la manera como nos relacionamos con “servicios” como la energía eléctrica.

Porque los pueblos indígenas en Bolivia han hablado: la energía eléctrica debe ser un derecho humano y formar parte del buen vivir.

Desde el 2009 existe una nueva constitución en el país andino, la cual fue el resultado de un largo proceso constituyente en el cual la sociedad se vio realmente representada. En la nueva constitución del Estado Plurinacional se estableció a la energía eléctrica, junto con otros servicios básicos, como un derecho humano.

Pero esto ha pasado de la tinta a ser una realidad concreta: los costos del bien común energético han bajado tanto que la tarifa eléctrica en Bolivia es la más baja de Sudamérica.

Y es que desde el 2006 –y tras algunas dificultades técnicas– se implementó la Tarifa Dignidad: un decreto que logró que sectores marginados –sobre todo rurales– pudiesen acceder a un consumo eléctrico de 70 kWh por casi la mitad de la tarifa que se había mantenido hasta entonces. Es decir: más energía a menor precio. Desde entonces la cobertura ha crecido un 20%, pues en 2005 ésta alcanzaba sólo al 70% de la población.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Ahora, 90% de los bolivianos cuentan con energía eléctrica.

Y se prevé que para el 2025 el 100% de la población cuente con el bien común eléctrico.

Aún hace falta incrementar la producción de megavatios sin que eso implique subir los costos, así como fomentar que la energía eléctrica no dependa de ninguna fuerza económica, de manera tal que no se vea afectada por ninguna crisis. Por eso, otro objetivo será diversificar la matriz energética, pasando de la producción de energías subterráneas –a base de carbón– y de termoeléctricas, a energías sustentables como las eólicas y solares; esto como parte de una agenda que priorizará también el combate a la crisis climática.

Esto es expresión, una vez más, de una cosmovisión milenaria: porque para los aymaras la tecnología tiene que ser más orgánica, siguiendo los ritmos de la naturaleza y no de la eficiencia económica

La ONU reconoció a Bolivia como país líder en inversión en energía eólica.

Se espera que para el 2030 el 80% de la energía provenga de fuentes renovables.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

La radical lección de los indígenas bolivianos es que la energía no puede ser una mercancía, y ni siquiera sólo un subsidio, como han insistido las economías neoliberales. Se ha comprobado que algo tan fundamental como la energía eléctrica no puede dejarse en manos del azar –o en términos técnicos, de los flujos del precio y la demanda–, sino que debe ser gestionado por el Estado y la sociedad.

Es así que la energía tiene que considerarse un bien común y un derecho al que todos deben tener acceso. Porque la nuestra es una cultura de la energía desde tiempos inmemoriales. Y en la actualidad, es gracias a su forma eléctrica qur hemos podido reproducir nuestra existencia con una facilidad extraordinaria, cambiando nuestra forma de trabajar, de alimentarnos e incluso acelerando el aprendizaje colectivo a través de la tecnología.

Y a algo así no se le puede poner precio. No se puede comerciar con la energía eléctrica, pues al hacerlo estamos comerciando con la necesidad de la gente. Porque hoy, quien no cuenta con acceso a la energía eléctrica se vuelve una especie de exiliado de la sociedad: a quien se le niega la energía eléctrica se le está marginado e incluso violentado, colocándosele en desventaja frente a otros.

Por eso, y una vez más con su ejemplo vivo, los pueblos indígenas están iluminando el camino hacia la sociedad del futuro.

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


Escucha los sonidos naturales de todo el mundo con este mapa interactivo

Entre otras cosas, podrás escuchar una de las experiencias bioacústicas más ricas en la faz de la tierra.

El susurro de los bosques, la tempestad de las tormentas, los granos de arena deslizándose, los ecos lúgubres de la montaña, los diálogos de la selva.. estos sonidos naturales (algunos tan desconocidos como preciosos) nos permiten conocer más sobre el mundo que habitamos.

sonidos-naturales-mapa-interactivo-google-maps-sonidos-naturaleza-raros

Cómo suena cada ecosistema, que frecuencias confluyen en él, que ruidos emergen con el día y cuales en la noche, son parte de la creativa cartografía un proyecto que está mapeando todos los sonidos naturales que encuentra a su paso y de paso, nos permite saber cómo resuenan cientos de rincones del globo a través de una herramienta digital preciosa.

El mapa digital interactivo Nature Sound Map fue creado por el sonidista y fotógrafo Marc Anderson en 2013. Se trata de “un proyecto geoespacial que permite explorar los sonios naturales usando los mapas de Google.”

Anderson se ha aliado para este proyecto con más de 90 sonidistas alrededor del mundo, apasionados de la naturaleza y su bioacústica. Este grupo ha recolectado más de 400 sonidos de 85 países, los cuales podemos escuchar navegando por el mapa con una calidad asombrosa, que sin duda amerita ponerse los auriculares. Además, Anderson invita a cualquiera a colaborar en este esfuerzo sin precedentes y ampliar esta inspiradora colección.

sonidos-naturales-mapa-interactivo-google-maps-sonidos-naturaleza-raros
Kubah National Park, hogar de uno de los sonidos más bellos del mundo

Este apasionado de los sonidos naturales fundó también Wild Ambience en 2011, un sitio dedicado a los paisajes naturales, donde da a conocer algunos álbumes con grabaciones itinerantes.

Mientras que la fotografía captura una dimensión de la naturaleza, el sonido abre un nuevo mundo de hallazgos. —Marc Anderson

En 2014, Anderson ganó el premio al de la competencia Most Beautiful Sound in the World, con una grabación que llamó “Dusk by the Frog Pond”, realizada en Malasia, en el Kubah National Park. Se encuentra disponible también en Nature Sound Map para tu deleite, pero aquí te dejamos un fragmento de lo que Anderson definió como “una de las experiencias bioacústicas más ricas en la faz de la Tierra.”

 

Te invitamos a visitar Nature Sound Map y deleitarte con los sonidos del Amazonas, del Himalaya o de las arenas del místico desierto de Atacama. Porque los paisajes sonoros de la naturaleza son un patrimonio inmaterial que toca revalorar.

Aquí puedes visitar/escuchar la página.

 

*También en Ecoosfera: El enorme megáfono construido por estudiantes para escuchar los sonidos del bosque (fotos)