El magnesio y la salud humana (I)

El magnesio y la salud humana (I)

El magnesio (Mg) es un mineral esencial, es decir: nuestro organismo no lo produce, debe obtenerlo de los alimentos y su deficiencia afecta a nuestra salud.

El magnesio (Mg) es un mineral esencial, es decir: nuestro organismo no lo produce, debe obtenerlo de los alimentos y su deficiencia afecta a nuestra salud.

Fue aislado en 1810 por un químico británico llamado Sir Humphrey David.

Un dato que nos permite subrayar su gran importancia para nuestra vida y salud: aunque el magnesio está presente en todas nuestras células, y el 60% se encuentra en los huesos, los tejidos con mayor concentración del mineral son los más activos metabólicamente: cerebro, corazón, hígado y riñones ( 1). Por si fuera poco, digamos que el magnesio es el segundo elemento más abundante a nivel celular.

El magnesio está involucrado en numerosas reacciones enzimáticas y el proyecto sobre el genoma humano descubrió que 3751 proteínas tienen receptores para el magnesio(2). Hoy sabemos que el magnesio es crítico para la salud celular, que interviene en el equilibrio del ADN, el la manutención de la membrana celular, en el balance oxidativo de las células y diversos procesos reguladores de la vida y la reproducción celulares. De echo, su deficiencia se ha asociado con diversos tipos de cáncer (colon, próstata y mama).

Este mineral es muy importante para prevenir y/o tratar múltiples padecimientos como: enfermedades cardiovasculares ( hipertensión, infarto cardíaco agudo, hemorragia cerebral, angina de pecho, arritmias cardíacas, fallo cardíaco congestivo, prolapso de la válvula mitral, claudicación intermitente) osteopenia y osteoporosis, síndrome metabólico, hipoglucemia y diabetes, asma, fibromialgia, salud fetal y complicaciones durante el embarazo, migrañas y dolores de cabeza, fatiga, síndrome premenstrual, piedras en los riñones, glaucoma, , bajos niveles del colesterol bueno, enfermedades neurodegenerativas como esclerosis múltiple, Parkinson y Alzheimer, etc.

FUNCIONES.

Como ya dijimos son numerosas las funciones de este mineral en nuestro organismo, y cada día la ciencia descubre algunas más.

-Señalemos también que el magnesio resulta esencial para mantener el equilibrio sodio/potasio a nivel celular, lo cual resulta crítico no sólo para la salud cardiovascular sino también para la salud en general.

-Se sabe que la deficiencia de magnesio genera, a largo plazo un agrandamiento anómalo del corazón.

-Se ha reportado que el uso de magnesio intravenoso contribuye a disminuir las complicaciones ( arritmia) que pueden presentarse después de una cirugía cardiovascular ( otros estudios han negado este beneficio).

-También se ha reportado una asociación entre niveles bajos de magnesio y evento cerebrovascular ( hemorragia cerebral).

No es de extrañar que un estudio publicado en Junio del 2011 en la revista ATHEROESCLEROSIS haya encontrado que las personas con niveles bajos de magnesio tengan 200% mayor riesgo de morir por enfermedad cardiovascular (ECV) , en comparación con quienes tiene niveles normales, y también ¡un riesgo 7 veces mayor de todo tipo de causas de muerte (hay que señalar que no todos los estudios han encontrado una correlación tan abrumadora entre déficit de magnesio y muerte por ECV) ( 4).

HIPERTENSIÓN.

Numerosos estudios han señalado los beneficios del uso de magnesio ( en promedio 400 mg al día por vía oral) en paciente hipertensos. Consumir suplementos de magnesio puede ser muy importante si usted ha sido tratado de su hipertensión con fármacos diuréticos, mismos que pueden generar una deficiencia de magnesio potencialmente lesiva para su salud cardiovascular.

La mayoría de los estudios realizados en está área se basan en la medida de los niveles sanguíneos de magnesio, sin embargo el magnesio sanguíneo representa solo el 1% del magnesio corporal. En un estudio basado en la excreción urinaria de magnesio como medida de los niveles de ingesta de magnesio, los investigadores revisaron datos de la observación durante 7.6 años de 5511 varones y descubrieron que los niveles más altos de excreción urinaria de magnesio se correlacionaban con un 25% menor riesgo de presentar hipertensión, pero los niveles de magnesio en sangre de estos individuos no permitían establecer dicha correlación (5).

El magnesio actúa de varias formas para ayudarnos aprevenir y/o tratar la hipertensión arterial:

DISFUNCIÓN DEL ENDOTELIO.

El endotelio, HOY CONSIDERADO COMO UN ÓRGANO PRICIPALÍSIMO POR SUS FUNCIONES DE REGULACIÓN GLOBALES, tiene como función principal regular el equilibrio de nuestro sistema vascular. Está constituido por una sola capa de células que recubren las paredes internas de nuestros vasos sanguíneos ( unos 300 mil km) y nuestra sangre está en contacto directo con el endotelio. En total el endotelio pesa unos 3.5 kg. Las células que lo conforman tienen la capacidad de recibir y enviar señales que regulan la respuestas del sistema circulatorio. Las células del endotelio conforman una capa que protege a las paredes de los vasos sanguíneos impidiendo el depósito en las mismas de macromoléculas potencialmente lesivas ( colesterol y otras), y tiene la capacidad de detectar cambios físicos ( ejercicio, por ejemplo) o químicos (presencia de sustancias, hormonas del estrés, etc.) y generar las respuestas adaptativas necesarias por parte del sistema circulatorio. El endotelio es la glándula más grande del cuerpo: secreta infinidad de sustancias para regular las respuestas adaptativas de la circulación a los estímulos percibidos. Se sabe que el endotelio regula funciones críticas para la salud cardiovascular:

Hoy sabemos que tanto los factores de riesgo clásicos en la salud cardiovascular, como la vida sedentaria, el alcohol y el tabaco dañan el endotelio, como también que los factores terapéuticos restablecen su función. De suerte que la salud endotelial surge en los años recientes como una de las claves de la salud cardiovascular.

La disfunción endotelial, es pues una de las manifestaciones tempranas de la enfermedad cardiovascular: implica un incremento de los procesos inflamatorios, permeabilidad de la capa endotelial con agresión-oxidación continua sobre las paredes vasculares y lesión e inflamación de las mismas, constricción de los vasos sanguíneos, incremento de la formación de coágulos y otros mecanismos ( acumulación de grasas, acumulación de plaquetas, crecimiento celular anómalo, depósitos de calcio, inflamación progresiva, etc.) que de conjunto representan una ruptura de la capacidad bioreguladora del del endotelio a favor de un proceso inflamatorio crónico ( inflamación silenciosa).

¿ Y QUÉ PODEMOS DECIR DEL MAGNESIO Y LA DISFUNCIÓN ENDOTELIAL?

Diversos estudios han demostrado que la suplementación con magnesio en pacientes con padecimientos cardiovasculares mejora la función del endotelio. La suplementación con magnesio mejora la tolerancia al ejercicio y el flujo circulatorio, también disminuye la propensión a la formación de coágulos sanguíneos y los niveles de una sustancia llamada E-selectina, marcador de la disfunción endotelial. Se ha señalado que el magnesio podría actuar también inhibiendo el depósito de calcio en las arterias. Las dosis usadas en estos estudios, en promedio, son de 500 mg de magnesio por vía oral 2 veces por día, durante 4 a 6 meses ( 6)

FUENTES.

En la actualidad el aporte de magnesio tiende a ser deficitario, debido al empobrecimiento de los suelos, al alto consumo de alimentos refinados (que además de ser muy pobres en magnesio desplazan el consumo de los alimentos ricos en magnesio) y el consumo de agua potable baja en minerales.

El caso de los EEUU. Puede servir para ilustrar la situación actual a este respecto:

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Nutrición 2005/06, realizada en dicho país, el consumo dietético de magnesio es bajo, variando mucho según los grupos de edad, resumo algunos datos en el cuadro siguiente:

GRUPO DE EDAD

(los ordeno de mayor a menor deficiencia en la ingesta de magnesio)

% del grupocon un consumo de Mg inferior a la EAR(requerimiento promedio diario)

Mujeres de 14-18 años

89%.

Hombres de 71 años o más

80%

Mujeres de 71 años o más

70%

Hombres de 14-18 años

69%

Mujeres de 14-18 años

65%

Hombres de 55-70 años

58%

Mujeres de 51-70 años

55%

Hombres de 19-30 años

51%

Mujeres de 31-50 años

48%

Mujeres embarazadas

46%

Hombres de 31-50 años

45%

Mujeres de 9-13 años

30%

Hombres de 9-13 años

22%

(este % se refiere a la cantidad de personas dentro del grupo de edadcuyo consumo promedio diario de Mg es bajo).

(“ What we eat in America”, NHANES 2005-2006. En los EEUU, el EAR de Mg es de 350 mg para hombres adultos y 300mg para mujeres adultas )

¡ VERDADERAMENTE CATASTRÓFICO¡ es la expresión que viene a la mente al observar dichas cifras, sobretodo si tomamos en cuenta la importancia de un buen aporte de Mg para nuestra salud. No cuento con datos sobre el consumo alimentario de Mg en México, pero puedo citar, como botón de muestra, el estudio publicado por el Dr. Galván y sus colaboradores, quienes encontraron una asociación entre bajo consumo dietético de Mg y mortalidad por cáncer de mama en nuestro país (7).

Como ya lo expliqué, esta situación deriva del alto consumo de alimentos refinados bajo consumo de cereales integrales, frutas y verduras en la dieta moderna, entre otros factores.

Las principales fuentes dietéticas de magnesio son los cereales integrales, los vegetales verdes (ricos en clorofila), las legumbres y las nueces y semillas. Las carnes y la leche son pobres en magnesio.

Si a esto le añadimos el echo de que algunas situaciones comunes en la actualidad ( alto consumo de calcio, consumo de bebidas alcohólicas, uso de diuréticos, uso de anticonceptivos, consumo de antibióticos, cirugías y enfermedades renales o hepáticas, diabetes, etc.) pueden reducir la absorción o aumentar la excreción de magnesio, es comprensible que la deficiencia de este mineral sea algo muy frecuente en la actualidad.

BIBLIOGRAFÍA.

Total
0
Share